¡Hay que cui­dar­se del frío!

El Sol de Sinaloa - - Círculos - CLAU­DIA AZ­CO­NA clau­dia_az­[email protected]­mail.com @clau­diaaz­co­na

Du­ran­te es­ta má­gi­ca es­ta­ción del año de­be­mos pro­te­ger­nos ya que con los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra, vie­nen al­gu­nos efec­tos en nues­tra sa­lud, apa­rien­cia y ca­rác­ter (ups...). A con­ti­nua­ción al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes para pre­ser­var la sa­lud del ca­be­llo y las ma­nos… EL PO­DER DEL ACEI­TE DE ARGAN

Si no das un cui­da­do co­rrec­to a las fi­bras ca­pi­la­res, és­tas sue­len se­car­se y lu­cir una tex­tu­ra ás­pe­ra y dé­bil. Para man­te­ner la sa­lud de tu ca­be­llo, es­ti­lis­tas de mo­roc­ca­noil su­gie­ren el uso de pro­duc­tos con acei­te de ar­gán co­mo ba­se, el cual, es un ex­ce­len­te alia­do para nu­trir el ca­be­llo des­de aden­tro y pro­te­ger­lo con­tra los per­sis­ten­tes cam­bios de cli­ma. La lí­nea de pro­duc­tos de lu­jo mo­roc­ca­noil, cu­bre las ne­ce­si­da­des de to­do ti­po de ca­be­llo.

¿EL CA­BE­LLO SE DE­BE LA­VAR DIA­RIO?

Ca­da per­so­na es di­fe­ren­te. Sin em­bar­go, para im­pe­dir que las fi­bras ca­pi­la­res se de­bi­li­ten y rom­pan, es­pe­cia­lis­tas de la mar­ca, su­gie­ren tur­nar el la­va­do del ca­be­llo uno o dos días, y apli­car un sham­poo en se­co para apro­ve­char los acei­tes na­tu­ra­les del cuer­po ca­be­llu­do los días que no se la­va. Du­ran­te su lim­pie­za, pre­fie­re uti­li­zar pro­duc­tos ela­bo­ra­dos con ingredientes nu­tri­ti­vos co­mo el acei­te de ar­gán que hi­dra­ta el ca­be­llo a pro­fun­di­dad.

RE­DU­CE EL DAÑO POR HE­RRA­MIEN­TAS DE CA­LOR

Es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan apli­car un pro­tec­tor de ca­lor an­tes de ex­po­ner el ca­be­llo a las al­tas tem­pe­ra­tu­ras de la plan­cha, se­ca­do­ra o te­na­za. Uti­li­zar pro­duc­tos que ac­ti­ven el tiem­po del se­ca­do, tam­bién es una mé­to­do prác­ti­co de cui­dar­lo.

APLI­CA UNA MAS­CA­RI­LLA UNA VEZ POR SEMANA

De­bi­do a la au­sen­cia de hu­me­dad y a las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras, el ca­be­llo pue­de lu­cir re­se­co y per­der fle­xi­bi­li­dad. A tra­vés de la apli­ca­ción de una mas­ca­ri­lla con nu­trien­tes, tu ca­be­llo lu­ci­rá hi­dra­ta­do y me­jo­ra­rá su apa­rien­cia.

HI­DRA­TA­CIÓN MÁ­XI­MA PARA TUS MA­NOS

La piel de las ma­nos es más frá­gil que el res­to del cuer­po, apli­car la cre­ma co­rrec­ta las re­vi­ta­li­za­ra y sua­vi­za­rá. De los crea­do­res del icó­ni­co bál­sa­mo para la­bios en for­ma de es­fe­ra; la cre­ma eos rá­pi­da­men­te se po­si­cio­na co­mo una atrac­ti­va pro­pues­ta y ac­ce­si­ble en cos­to.

Gracias a su com­bi­na­ción de ingredientes na­tu­ra­les con ac­ción an­ti­oxi­dan­te y re­ge­ne­ra­ti­va co­mo: man­te­ca de ka­ri­té, ex­trac­to de aloe y ex­trac­to de ave­na, ade­más de vi­ta­mi­nas C y E.

La cre­ma ofre­ce sua­vi­dad e hi­dra­ta­ción sin esa ho­rri­ble sen­sa­ción gra­so­sa. Los cua­tro aro­mas dis­po­ni­bles de la lí­nea son: Flo­ral, pe­pino, pé­ta­los de­li­ca­dos y vai­ni­lla (es­pe­cial para piel se­ca). Los pro­duc­tos es­tán ela­bo­ra­dos con ingredientes na­tu­ra­les de al­ta ca­li­dad, hi­poa­ler­gé­ni­cos, li­bres de pe­tro­la­tos y pa­ra­be­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.