Aun­que ama­ña­da, la con­sul­ta sal­vó el La­go de Tex­co­co

* Sin cuan­ti­fi­car el da­ño eco­ló­gi­co que cau­só la obra del NAIM

El Sol de Tampico - - Nacional -

Há­ga­se o no el ae­ro­puer­to en Tex­co­co, lo que re­sul­ta im­pe­ra­ti­vo pa­ra la sa­lud po­lí­ti­ca del nue­vo go­bierno es que se reali­cen au­di­to­rías a fon­do de to­dos los con­tra­tos, pre­sun­ta­men­te ama­ña­dos, que hi­zo la ad­mi­nis­tra­ción sa­lien­te.

Ade­más, se de­be in­ves­ti­gar mi­nu­cio­sa­men­te a los pro­pie­ta­rios de to­dos los predios al­re­de­dor de lo que se­ría el Nue­vo Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Mé­xi­co, por­que se los com­pra­ron a los cam­pe­si­nos de ma­ne­ra cau­te­lo­sa y sospechosa.

El po­lí­gono del ae­ro­puer­to de Tex­co­co abar­ca 13 mil hec­tá­reas, 100 de las cua­les no po­drán reha­bi­li­tar­se, y da­ñan a la im­por­tan­te zo­na la­cus­tre de ese la­go, que du­ran­te si­glos re­gu­ló el cli­ma del Va­lle de Mé­xi­co.

Lo úni­co in­com­pa­ti­ble en cual­quier pro­yec­to pa­ra la re­cu­pe­ra­ción am­bien­tal fue la ci­men­ta­ción de la plan­cha de con­cre­to de la ter­mi­nal aé­rea, la que tie­ne for­ma de equis que la ca­rac­te­ri­za, justo don­de es­ta­rían las pis­tas de ate­rri­za­je.

Pa­ra fa­ci­li­tar la en­tra­da de pa­sa­je­ros y el ate­rri­za­je de avio­nes, fue ne­ce­sa­rio ni­ve­lar la par­te más pro­fun­da del la­go, uti­li­zan­do ma­te­ria­les que im­po­si­bi­li­ta­rán la re­cu­pe­ra­ción eco­ló­gi­ca.

Se­gún Fernando Cór­do­va Ta­pia, doc­tor en Eco­lo­gía por la UNAM, con­sul­ta­do por Al­to Po­der, di­jo que una afec­ta­ción de esa mag­ni­tud “es po­si­ble re­ver­tir­la, pe­ro ten­drá un cos­to y lle­va­rá bas­tan­te tiem­po, aun­que las ex­pec­ta­ti­vas son me­jo­res que si lle­va­ra más de 50 por cien­to de avan­ce” la cons­truc­ción en ge­ne­ral.

Pa­ra el in­ves­ti­ga­dor Cór­do­va, “has­ta el mo­men­to nin­gu­na or­ga­ni­za­ción ha cuan­ti­fi­ca­do el da­ño rea­li­za­do al eco­sis­te­ma de Tex­co­co. Or­ga­nis­mos co­mo la Co­mi­sión Na­cio­nal del Agua y la Se­cre­ta­ría del Me­dio Am­bien­te no rea­li­za­ron nin­gún es­tu­dio des­pués de co­men­zar la cons­truc­ción, en 2015”.

CANCELAN NAIM PE­RO DE­JAN DA­ÑOS

Por otro la­do, ex­tra­je­ron ma­te­rial de los ce­rros cer­ca­nos a la obra, lo cual ha ge­ne­ra­do desechos en la zo­na orien­te del po­lí­gono del NAIM. Los es­pe­cia­lis­tas se­ña­lan que son con­ta­mi­nan­tes co­mo el ar­sé­ni­co, aun­que se de­ben ha­cer es­tu­dios pa­ra de­ter­mi­nar el im­pac­to cró­ni­co e in­me­dia­to.

En un do­cu­men­to pro­por­cio­na­do a es­ta co­lum­na por el Co­le­gio de In­ge­nie­ros Ci­vi­les se­ña­la que “con o sin de­fi­ni­ción so­bre la ubi­ca­ción de un nue­vo ae­ro­puer­to pa­ra la Ciu­dad de Mé­xi­co, la Co­mi­sión Na­cio­nal del Agua con­clu­yó en 2016 la com­pra de predios en al me­nos ocho eji­dos del Es­ta­do de Mé­xi­co que le per­mi­ti­rían con­for­mar el po­lí­gono de sue­los sus­cep­ti­bles de res­ca­tar­se con el ob­je­ti­vo de re­ver­tir el gra­ve de­te­rio­ro am­bien­tal que ex­pe­ri­men­ta esa re­gión del Va­lle de Mé­xi­co”.

Los in­ge­nie­ros se­ña­la­ron que en 2012 la Co­na­gua ad­vir­tió el ries­go que ge­ne­ra­ría la cons­truc­ción de la ter­mi­nal aé­rea en el La­go de Tex­co­co, “era una ma­la op­ción” por­que ha­bría ries­go de cons­tan­tes inun­da­cio­nes.

Sin em­bar­go, los en­car­ga­dos de los pro­yec­tos al­ter­nos al NAIM, que pre­ten­dían re­gu­lar el im­pac­to am­bien­tal, dan co­mo un he­cho que el Par­que Eco­ló­gi­co La­go de Tex­co­co y Mé­xi­co, Ciu­dad Fu­tu­ra, ser­vi­rán pa­ra evi­tar afec­ta­cio­nes en épo­ca de llu­vias.

No de­be sos­la­yar­se que en esa re­gión, en 2001, se cen­tró el con­flic­to so­cial que sa­có a las ca­lles a los Ma­che­te­ros de Aten­co, en pro­tes­ta por la po­si­ble cons­truc­ción de un ae­ro­puer­to que pre­ten­dió Vicente Fox, y de­bió con­for­mar­se con am­pliar la ac­tual ter­mi­nal aé­rea.

Los eji­da­ta­rios de San Sal­va­dor Aten­co tam­bién me­tie­ron en pro­ble­mas al en­ton­ces go­ber­na­dor del Es­ta­do de Mé­xi­co, Enrique Pe­ña Nie­to, quien or­de­nó su des­alo­jo por la fuer­za, lo que ge­ne­ró que­jas an­te or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les con­tra la bru­ta­li­dad po­li­cia­ca que con­ti­núan de­ba­tién­do­se en la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos.

LOS MA­CHE­TE­ROS VOL­VIE­RON A VEN­CER

Los Ma­che­te­ros no se so­me­tie­ron y con­ti­nua­ron su lu­cha, que re­vi­vió el pro­yec­to de Pe­ña Nie­to y que pro­me­tió can­ce­lar Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor du­ran­te su cam­pa­ña. Ya co­mo pre­si­den­te elec­to, evi­tó la im­po­si­ción y con­vo­có a una con­sul­ta (ama­ña­da, pe­ro ciu­da­da­na).

Al co­no­cer el re­sul­ta­do de ese ejer­ci­cio, AM­LO hi­zo su pri­mer ac­to de go­bierno sin ser aún Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. La opo­si­ción ha cri­ti­ca­do se­ve­ra­men­te la con­sul­ta, han ame­na­za­do con can­ce­lar, la ca­li­fi­can de ile­gal. Pe­ro na­die se po­ne a con­si­de­rar que el La­go de Tex­co­co re­pre­sen­ta el 11 por cien­to de la zo­na la­cus­tre de la re­gión me­tro­po­li­ta­na.

Se­rá im­po­si­ble re­vi­vir el pro­yec­to del NAIM de Pe­ña Nie­to o can­ce­lar la am­plia­ción de la ba­se mi­li­tar y re­mo­de­la­ción de los ae­ro­puer­tos de la Ciu­dad de Mé­xi­co y To­lu­ca que ini­cia­rá Ló­pez Obra­dor.

La cons­truc­ción de un nue­vo ae­ro­puer­to se ha con­ver­ti­do en la as­pi­ra­ción má­xi­ma de los pre­si­den­tes des­de Vicente Fox. Nin­guno ha po­di­do con­cre­tar la obra. Andrés Ma­nuel tam­po­co lo ha­rá, por­que su pro­yec­to bus­ca cons­truir dos pis­tas y am­pliar el trá­fi­co de pa­sa­je­ros y avio­nes en dos ter­mi­na­les que ya es­tán en ope­ra­cio­nes.

La gran obra mag­na que per­si­gue el go­bierno en­tran­te es el Tren Ma­ya, ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio pa­ra im­pul­sar la zo­na más po­bre del país y al mis­mo tiem­po la de ma­yor pro­yec­ción tu­rís­ti­ca, por­que abar­ca los es­ta­dos de Ta­bas­co, Chia­pas, Cam­pe­che, Yu­ca­tán y Quin­ta­na Roo.

Tam­bién ese gran pro­yec­to del Tren Ma­ya se­rá so­me­ti­do a la con­sul­ta po­pu­lar, pe­ro ba­jo otras re­glas.

Al día de hoy, no han sur­gi­do gru­pos opo­si­to­res a es­te megaproyecto, por­que aún se des­co­no­ce cuál se­rá la ru­ta exac­ta y las re­gio­nes por las que tran­si­ta­rá. Se de­be­rá te­ner especial cui­da­do en no afec­tar lu­ga­res co­mo Sel­va La­can­do­na, el Ca­ñón del Su­mi­de­ro, las La­gu­nas de Mon­te­be­llo, la in­com­pa­ra­ble la­gu­na de Ba­ca­lar y tan­tos otros si­tios de má­xi­ma be­lle­za que se en­cuen­tran es­con­di­dos en esa re­gión del país.

En con­clu­sión, Tex­co­co que­da can­ce­la­do y va San­ta Lucía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.