¿Quién fue Juan Rul­fo?

La no­ve­la “Pe­dro Pá­ra­mo” y “El Llano en Lla­mas” son las dos obras que cons­ti­tu­yen el uni­ver­so li­te­ra­rio

El Sol de Tampico - - 2 Nacional -

de Juan Rul­fo.

En otras pa­la­bras en es­tos dos tex­tos me­mo­ra­bles es­tá cap­tu­ra­do ma­gis­tral­men­te el uni­ver­so Rul­fiano que lo con­vir­tió con el tiem­po en in­fi­ni­to.

“Pe­dro Pá­ra­mo” es la no­ve­la más con­tun­den­te que se ha es­cri­to en idio­ma es­pa­ñol; en es­ta obra Juan Rul­fo ha­ce de la muer­te una cues­tión co­ti­dia­na con la que ter­mi­na­mos fa­mi­lia­ri­zán­do­nos y acep­tán­do­la co­mo par­te de nues­tra exis­ten­cia. “Pe­dro Pá­ra­mo”, la úni­ca no­ve­la de Juan Rul­fo, lo con­vir­tió en uno de los prin­ci­pa­les ex­po­nen­tes de lo Real Ma­ra­vi­llo­so, que co­no­ce­mos co­mo la co­rrien­te li­te­ra­ria de­no­mi­na­da Rea­lis­mo Má­gi­co, es una obra la­ti­noa­me­ri­ca­na y fi­gu­ra tras­cen­den­tal en las le­tras me­xi­ca­nas. Una na­rra­ción que tran­si­ta en­tre fan­tas­mas y som­bras que van y vie­nen en el tiem­po ines­pe­ra­do y eterno, que co­mien­za así: “Vi­ne a Co­ma­la por­que me di­je­ron que acá vi­vía mi pa­dre, un tal Pe­dro Pá­ra­mo. Mi ma­dre me lo di­jo. Y yo le pro­me­tí que ven­dría a ver­lo en cuan­to ella mu­rie­ra. Le apre­té sus ma­nos en se­ñal de que lo ha­ría, pues ella es­ta­ba por mo­rir­se y yo en un plan de pro­me­ter­lo to­do”.

Pe­dro Pá­ra­mo es, en la no­ve­la, el hom­bre acri­so­la­do con la du­re­za de un es­pí­ri­tu egoís­ta. Só­lo qui­so a tres per­so­nas: su pa­dre, muer­to en una fies­ta por una ba­la per­di­da y en ven­gan­za hi­zo ma­tar a to­dos los que asis­tie­ron al fes­te­jo; su hi­jo Mi­guel Pá­ra­mo, hom­bre ma­lo que ya de­bía mu­chas al mo­rir en un ac­ci­den­te de ca­ba­llo, y Su­sa­na San Juan, mu­jer que nun­ca lo qui­so, al mo­rir ella tam­bién de­jó mo­rir sus tie­rras y su ha­cien­da. Cu­rio­sa com­bi­na­ción exis­ten­cial ha­ce Juan Rul­fo en su obra li­te­ra­ria: La muer­te es una for­ma de vi­da.

“El Llano en Lla­mas” es una obra bre­ve en don­de Rul­fo reúne un con­jun­to de cuen­tos in­mor­ta­les, en­tre los que so­bre­sa­len "En es­te Pue­blo no hay la­dro­nes”. Ca­si to­dos sus cuen­tos fue­ron lle­va­dos al ci­ne­ma­tó­gra­fo. Por ejem­plo en “Tal­pa”, que vi­sua­li­za­mos co­mo un mo­nó­lo­go que ape­nas du­ra unos cuan­tos mi­nu­tos, en la que pa­sa el llan­to ca­lla­do de Ama­lia en bra­zos de su ma­dre. Se lo­gra en es­te re­du­ci­dí­si­mo tiem­po cons­truir una per­pe­tua ri­que­za de sen­ti­mien­tos y pa­sio­nes, un trián­gu­lo lleno de per­ver­sio­nes y arre­pen­ti­mien­tos, de amor-pa­sión y cruel­dad, que trans­cu­rre a lo lar­go de una sen­ti­da pe­re­gri­na­ción en bus­ca de ali­vio pa­ra el hom­bre que ago­ni­za y de­be mo­rir pa­ra que flo­rez­ca una nue­va re­la­ción. Los ex­per­tos opi­nan que Rul­fo con­si­guió en unas cuan­tas pá­gi­nas lo que pa­ra otros es­cri­to­res enor­mes, por ejem­plo Wi­lliam Faulk­ner o Juan Car­los Onet­ti y el maes­tro Jo­sé Re­vuel­tas, les lle­va­ría cen­te­na­res de pá­gi­nas pa­ra cons­truir las imá­ge­nes na­rra­ti­vas que hi­cie­ron cé­le­bre a Juan Rul­fo.

El mis­mí­si­mo Ga­briel Gar­cía Már­quez es­cri­bió en 1980 que era ca­paz de re­ci­tar ca­pí­tu­los en­te­ros de “Pe­dro Pá­ra­mo”; agre­gó: "Soy ca­paz de re­ci­tar la no­ve­la com­ple­ta de me­mo­ria". Tam­bién re­co­no­ció que el cuen­to "La He­ren­cia de Ma­til­de Ar­cán­gel", que ca­sual­men­te ha­bía leí­do en el con­sul­to­rio de un den­tis­ta en Co­lom­bia, in­flu­yó de­fi­ni­ti­va­men­te en su obra; acep­tan­do que Rul­fo li­te­ra­ria­men­te ha­blan­do ha­bía si­do una es­pe­cie de pre­cep­tor en su for­ma­ción de es­cri­tor y pre­cur­sor del Rea­lis­mo Má­gi­co, que Ga­bo con sus imá­ge­nes li­te­ra­rias lle­vó a las cum­bres.

A la muer­te de Juan Rul­fo en 1986, Fer­nan­do Be­ní­tez so­li­ci­tó al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca en turno, que los res­tos del es­cri­tor de Sa­yu­la des­can­sa­ran, a un año de su par­ti­da, en la Ro­ton­da de las Per­so­nas Ilus­tres; con es­te ac­to la in­te­li­gen­cia na­cio­nal re­cu­pe­ró gran par­te del te­rreno per­di­do an­te la pre­sen­cia y la so­ber­bia de esa nu­me­ro­sa co­rrien­te de pre­po­ten­tes que con­si­de­ran ocio­sa la fe­cun­da ta­rea de los in­te­lec­tua­les que con­sa­gran su exis­ten­cia al cul­ti­vo de las le­tras y a la ta­rea de trans­mi­tir a las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras el ar­te y la be­lle­za de la vi­da.

Al­gu­nas ve­ces me he pues­to a pen­sar en la in­men­sa di­men­sión que León Tols­toi uti­li­zó en las pá­gi­nas pa­ra he­re­dar a la hu­ma­ni­dad “La Gue­rra y la Paz” y lle­gué a pen­sar en aque­lla épo­ca que so­la­men­te en un li­bro de pá­gi­nas in­con­ta­bles es­ta­ba la fór­mu­la pa­ra que un es­cri­tor al­can­za­ra la gran­de­za y la in­mor­ta­li­dad. Exis­tían pa­ra re­for­zar es­ta idea, erró­nea­men­te con­ce­bi­da, “Los Mi­se­ra­bles” de Víc­tor Hu­go y “La Co­me­dia Hu­ma­na”, re­dac­ta­da por ese por­ten­to­so na­rra­dor de la vi­da y los ac­tos de las per­so­nas en su con­duc­ta co­ti­dia­na que fue Ho­no­ra­to de Bal­zac. Tam­bién me in­tri­ga­ba en el ca­so de es­tos dos úl­ti­mos ge­nios, las ra­zo­nes que los mo­vie­ron a des­cu­brir y pro­yec­tar al fu­tu­ro, por me­dio de la li­te­ra­tu­ra, mun­dos a los que no per­te­ne­cían. Víc­tor Hu­go era un re­fi­na­do es­cri­tor de la cla­se al­ta fran­ce­sa de la épo­ca y se cu­brió de glo­ria cuan­do re­dac­tó el ho­rror y do­lor en el que vi­vían los fran­ce­ses mi­se­ra­bles, que tra­ba­ja­ban en una for­ma de es­cla­vi­tud pa­ra po­der so­bre­vi­vir mien­tras la mo­nar­quía les ro­ba­ba su vi­da y su fuer­za de tra­ba­jo. Hay es­ce­nas en “Los Mi­se­ra­bles” don­de una po­bre mu­jer da a luz a su hi­jo pa­ra­da por­que sus pa­tro­nes no le per­mi­tie­ron que sus­pen­die­ra el tra­ba­jo que es­ta­ba rea­li­zan­do.

En el ca­so de Ho­no­ra­to de Bal­zac él era un in­mi­gran­te que lle­gó a Fran­cia y que ape­nas te­nía pa­ra co­mer, lo cual desa­rro­lló en él un vo­raz ape­ti­to se­xual que lo hi­zo el aman­te pre­fe­ri­do de las da­mas que per­te­ne­cían a la mo­nar­quía. En “La Co­me­dia Hu­ma­na”, Ho­no­ra­to ela­bo­ra una na­rra­ti­va des­crip­ti­va de la for­ma de vi­da, de las de­bi­li­da­des, des­via­cio­nes y ex­ce­sos de la aris­to­cra­cia de la épo­ca.

A Juan Rul­fo le bas­ta­ron so­lo dos tex­tos li­ge­ros en cuan­to a vo­lu­men, pe­ro in­men­sos en cuan­to a la pro­fun­di­dad de su in­ves­ti­ga­ción y di­fu­sión de la psi­que hu­ma­na. Creo que lo­ca­li­zó la lla­ve pa­ra co­no­cer la na­tu­ra­le­za hu­ma­na en otra di­men­sión; en don­de se en­cuen­tran los os­cu­ros im­pon­de­ra­bles: Ese mun­do, des­gra­cia­dí­si­mo, que lo aprie­ta a uno por to­dos la­dos, que va va­cian­do pu­ños de nues­tro pol­vo aquí y allá des­cuar­ti­zán­do­nos en pe­da­zos co­mo si re­ga­ra la tie­rra con nues­tra pro­pia san­gre. Pe­dro Pá­ra­mo se pre­gun­ta: ¿Qué he­mos he­cho? ¿Por qué se nos ha po­dri­do el al­ma?

El me­jor reconocimiento a Rul­fo, sin du­da el es­cri­tor me­xi­cano más gran­de que ha­ya te­ni­do es­ta pa­tria, es con­sul­tar y re­leer su obra que, por bre­ve, es­tá con­ver­ti­da en una de las más in­ten­sas y pro­fun­das de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.