¡El mu­ro es­tá abier­to!

No me es­toy re­fi­rien­do al mu­ro de mu­ros, al mu­ro de nues­tra fron­te­ra nor­te...

El Sol de Tampico - - Nacional -

Al mu­ro con el cual Do­nald Trump hi­zo enar­de­cer a los nor­te­ame­ri­ca­nos al gra­do de gri­tar ¡que lo pa­gue Mé­xi­co!, al mu­ro de las ig­no­mi­nias, al mu­ro que de­ten­drá las ar­mas que nos vie­nen y las dro­gas que les van, al mu­ro del si­glo 21, al mu­ro que se­pa­ra a los grin­gos ojia­zu­les de los pe­la­dos me­xi­ca­nos, al mu­ro que de­be­rá de­te­ner a la ca­ra­va­na de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos, ca­ra­va­na per­fec­ta­men­te or­ga­ni­za­da y sub­ven­cio­na­da por va­ya us­ted a sa­ber y que trae­rá con­se­cuen­cias. Ca­ra­va­na que me­re­ce va­rios edi­to­ria­les de es­tu­dio.

¡El Mu­ro Es­tá Abier­to! Con es­te en­ca­be­za­do, las es­ta­cio­nes de ra­dio y te­le­vi­sión de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na (so­cia­lis­ta) y de la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral de Ale­ma­nia da­ban cum­pli­mien­to a la di­fu­sión del pro­yec­to de Ley del Con­se­jo de Mi­nis­tros del Po­lit­bu­ró de la RDA. El tex­to de­cía: “Los via­jes pri­va­dos al ex­tran­je­ro se au­to­ri­zan sin la pre­sen­ta­ción de un jus­ti­fi­can­te del mo­ti­vo de via­je o lu­gar de re­si­den­cia. Las au­to­ri­za­cio­nes se­rán emi­ti­das sin de­mo­ra. Los De­par­ta­men­tos de la Po­li­cía Po­pu­lar, res­pon­sa­bles de los vi­sa­dos, han si­do ins­trui­dos pa­ra au­to­ri­zar los per­mi­sos de via­je, sin que las con­di­cio­nes en vi­gor de­ban cum­plir­se. Los via­jes pue­den ha­cer­se en to­do pues­to fron­te­ri­zo de la RFA”.

“¿Cuán­do en­tra­rá en vi­gor?...pre­gun­tó un pe­rio­dis­ta a Gunt­her Scha­bowsky, miem­bro del Co­mi­té Cen­tral del úni­co par­ti­do de Ale­ma­nia Orien­tal. Scha­bowsky con­tes­tó: ¡En cuan­to lo di­ga…..in­me­dia­ta­men­te!

En ese mo­men­to eran las 18.57 ho­ras del jue­ves 9 de no­viem­bre de 1989. En for­ma de­fi­ni­ti­va, el Mu­ro, tam­bién lla­ma­do “de pro­tec­ción an­ti­fas­cis­ta” o “mu­ro de la ver­güen­za”, fue des­trui­do un día des­pués, el 10 de no­viem­bre, en un día co­mo hoy, ha­ce 29 años.

La no­ti­cia cir­cu­ló el mun­do en se­gun­dos. A la sa­zón, yo me desem­pe­ña­ba co­mo di­rec­tor de No­ti­cia­rios y Pro­gra­mas Es­pe­cia­les de Ime­vi­sión, em­pre­sa del Es­ta­do me­xi­cano que trans­mi­tía a tra­vés de sus ca­na­les 7, 13 y 22 del Va­lle de Mé­xi­co, y otros más en Nue­vo León y Chihuahua. Nues­tro co­rres­pon­sal en Eu­ro­pa más cer­cano a Ber­lín era el le­gen­da­rio co­men­ta­ris­ta de ra­dio y te­le­vi­sión Jorge Sal­da­ña, ra­di­ca­do en Pa­ris. Le di­je que se­ría “nues­tro hom­bre en Ber­lín”; se tras­la­dó de in­me­dia­to al lu­gar del even­to, y esa mis­ma noche es­ta­ba trans­mi­tien­do des­de el co­ra­zón de Ale­ma­nia. Aquí en los es­tu­dios, Carmen Aris­te­gui, Pi­lar Álvarez La­so y Javier So­lór­zano in­da­ga­ban y es­car­ba­ban en los ca­bles no­ti­cio­sos y en las se­ña­les de sa­té­li­te pa­ra lo­grar más da­tos y de­ta­lles pa­ra sus es­pa­cios al ai­re. Nues­tra co­ber­tu­ra del even­to del fin de si­glo fue vas­ta, y nos sen­ti­mos sa­tis­fe­chos de ha­ber in­for­ma­do a tiem­po y con ob­je­ti­vi­dad.

A par­tir de en­ton­ces otra se­ría la his­to­ria del fa­mo­so mu­ro. Cons­trui­do en agos­to de 1961, y en me­dio de la es­ca­la­da de la gue­rra fría, el mu­ro su­pues­ta­men­te de­bía pro­te­ger a la RDA con­tra “la in­mi­gra­ción, el es­pio­na­je, el sa­bo­ta­je, las ven­tas ile­ga­les y la agre­sión de los oc­ci­den­ta­les”. Lo cier­to es que acen­tuó la di­vi­sión de Ber­lín y pro­vo­có el ais­la­mien­to to­tal de 14 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de la RDA.

Fue no­to­ria la de­sin­te­gra­ción de los nú­cleos fa­mi­lia­res. El des­em­pleo au­men­tó y los ca­sos de de­pre­sión y otros des­ór­de­nes emo­cio­na­les cons­ti­tuían el se­llo de las múl­ti­ples res­tric­cio­nes del ré­gi­men so­cia­lis­ta.

El mu­ro te­nía una lon­gi­tud de 120 ki­ló­me­tros. En 1975 su cons­truc­ción fue me­jo­ra­da a ba­se de hor­mi­gón ar­ma­do. Su al­tu­ra so­bre­pa­sa­ba los 3.5 me­tros, y es­ta­ba for­ma­do por 45 mil sec­cio­nes de 1.5 me­tros de an­chu­ra. La fron­te­ra es­ta­ba pro­te­gi­da por una va­lla de te­la me­tá­li­ca, ca­bles de alam­bre pa­ra for­mar una red de alar­ma, trin­che­ras pa­ra evi­tar el trán­si­to de vehícu­los, más de 300 to­rres de vi­gi­lan­cia y 30 bun­kers. No se veía des­de el es­pa­cio, co­mo la Gran Mu­ra­lla Chi­na, pe­ro sí se sin­tió pro­fun­da­men­te en la con­cien­cia de la hu­ma­ni­dad.

De las 5 mil fu­gas re­gis­tra­das con des­tino a Ber­lín oc­ci­den­tal, 192 per­so­nas fa­lle­cie­ron por dis­pa­ros al in­ten­tar cru­zar, y 200 re­sul­ta­ron he­ri­das de gra­ve­dad. Las fu­gas exi­to­sas in­clu­ye­ron a 57 ber­li­ne­ses que lo lo­gra­ron a tra­vés de un tú­nel de 145 me­tros de lon­gi­tud.

La des­truc­ción del mu­ro tam­bién pro­vo­có la caí­da del vie­jo y ob­so­le­to ré­gi­men de la RDA. Po­co des­pués -dos años más, qui­záel mun­do con­tem­pló la de­sin­te­gra­ción del blo­que so­vié­ti­co. Las dos par­tes es­cin­di­das de la ciu­dad de Ber­lín re­co­bra­rían su ver­da­de­ra uni­dad te­rri­to­rial, eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral, so­cial y po­lí­ti­ca. Los cam­bios en su iden­ti­dad sir­vie­ron co­mo un ancla en me­dio del caos im­pe­ran­te.

Ha­bría que de­cir que la bom­ba ató­mi­ca sí re­pre­sen­tó una real ame­na­za pa­ra to­do el mun­do, no los ber­li­ne­ses a am­bos la­dos de la ig­no­mi­nia. Los paí­ses eu­ro­peos con­ce­die­ron asi­lo sin res­tric­cio­nes a mi­les de ber­li­ne­ses, y la gue­rra fría se fue des­va­ne­cien­do. Los ves­ti­gios de la bar­ba­rie de la pos­gue­rra cons­ti­tu­yen el me­jor de los tes­ti­mo­nios. La gran ba­ta­lla por el do­mi­nio co­mer­cial ten­dría lu­gar en otros es­ce­na­rios.

Fun­da­dor de No­ti­mex

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.