Las tri­bus que si­guie­ron a AMLO aho­ra son go­bierno

El Sol de Tampico - - Analisis -

La mis­te­rio­sa cuen­ta de ni­vel, que du­ran­te mu­chas dé­ca­das ma­ne­ja­ba di­rec­ta­men­te el Pri­mer Man­da­ta­rio sin ren­dir cuen­tas a na­die, es­tá por des­apa­re­cer, jun­to con to­dos los ex­ce­sos co­mo la com­pra anual de au­tos, el pa­go de ser­vi­cio de ce­lu­lar, gas­tos mé­di­cos ma­yo­res en el ex­tran­je­ro, co­mi­das, be­bi­das, via­jes, ba­ca­na­les y tan­tos otros abu­sos que pa­re­cían nor­ma­les para la al­ta bu­ro­cra­cia.

La aus­te­ri­dad no de­be de­te­ner el de­sa­rro­llo del país. En pri­mer lu­gar, por­que só­lo de­be eli­mi­nar­se el dis­pen­dio ge­ne­ra­li­za­do; en se­gun­do plano, es ne­ce­sa­rio re­en­cau­sar el aho­rro para in­fra­es­truc­tu­ra o pro­gra­mas so­cia­les.

La pri­me­ra gran me­di­da en con­tra del boa­to y de los gas­tos mi­llo­na­rios fue de­vuel­ta el lu­nes a los Es­ta­dos Uni­dos para po­ner­la en ven­ta. Se tra­ta de la ae­ro­na­ve Boeing 787­8 que cos­tó 218 mi­llo­nes de dó­la­res y que só­lo sir­vió du­ran­te dos años 10 me­ses al ex­pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña, tiem­po su­fi­cien­te para que pre­sen­ta­ra fa­lla y de­ja­ra de fun­cio­ nar, al me­nos, tres oca­sio­nes.

El mis­mo sá­ba­do que Ló­pez Obra­dor ini­ció el cam­bio en la for­ma de go­ber­nar, se abrie­ron las puer­tas de otro sím­bo­lo que mar­ca­ba la di­fe­ren­cia en­tre Pre­si­den­te y el pue­blo. Se tra­ta de Los Pi­nos.

El man­te­ni­mien­to one­ro­so de los lu­jos pre­si­den­cia­les se echó al ba­su­re­ro de la his­to­ria y se res­ti­tu­yó al pue­blo lo que se le ha­bía qui­ta­do des­de los tiem­pos de Lá­za­ro Cárdenas, quien de­ci­dió mu­dar­se a una sec­ción del Bos­que de Cha­pul­te­pec só­lo por­que le gus­ta­ba el lu­gar y cam­biar­le el nom­bre de ran­cho “La Hor­mi­ga” por el de Los Pi­nos, en re­cuer­do al lu­gar don­de co­no­ció a su es­po­sa, do­ña Ama­lia, en Ta­cám­ba­ro, Mi­choa­cán.

ADIÓS A LOS EX­CE­SOS PRE­SI­DEN­CIA­LES

A la lle­ga­da de ca­da uno de los nue­vos pre­si­den­tes, se ha­cían ade­cua­cio­nes se­gún sus “ne­ce­si­da­des”. Con Mi­guel Ale­mán se cons­tru­ye­ron unas ca­ba­ñas adi­cio­na­les para su fa­mi­lia. Don Adol­fo Ruiz Cor­ti­nes tam­bién cons­tru­yó una vi­vien­da. Vicente Fox am­plió Las Ca­ba­ñas, que ocu­pó con to­da su fa­mi­lia y la de Mar­ta Saha­gún.

Du­ran­te las pre­si­den­cias de Fe­li­pe Cal­de­rón y En­ri­que Pe­ña Nie­to se ge­ne­ra­ron en Los Pi­nos dos mil 638 con­tra­tos, con po­co más de mil pro­vee­do­res, por más de 30 mil mi­llo­nes de pe­sos en se­gu­ri­dad, aba­rro­tes, man­te­le­ría y ali­men­tos, en­tre otros ru­bros.

Esa re­si­den­cia era im­po­si­ble que se man­tu­vie­ra en los tiem­pos de aus­te­ri­dad y don­de se es­tán eli­mi­nan­do los fue­ros y pri­vi­le­gios.

Aho­ra, Ló­pez Obra­dor ha si­do cri­ti­ca­do por re­gre­sar a Pa­la­cio Na­cio­nal, don­de no vi­vi­rá y só­lo ten­drá su ofi­ci­na. Ade­más, en su pri­mer men­sa­je a la Na­ción úni­ca­men­te se res­pon­sa­bi­li­zó por las ac­cio­nes de su hi­jo me­nor, de los ma­yo­res “ellos son res­pon­sa­bles de sus ac­tos”.

El Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca via­ja en au­tos que no son de lu­jo, ni blin­da­dos lo que sí es un error por­que una agre­sión ha­cia su per­so­na ge­ne­ra­ría ines­ta­bi­li­dad al país y, po­si­ble­men­te, has­ta una re­vo­lu­ción ar­ma­da.

Has­ta aho­ra, las ac­cio­nes de Ló­pez Obra­dor han ge­ne­ra­do una re­vo­lu­ción sin ar­mas, to­tal­men­te pa­cí­fi­ca, y po­nien­do el ejem­plo en los ren­glo­nes más sig­ni­fi­ca­ti­vos co­mo el suel­do del Pre­si­den­te que lo dis­mi­nu­yó de 300 mil pe­sos a 108 mil men­sua­les.

Quien no crea que Mé­xi­co ya cam­bió, es­tá en un gra­ve error.

Y has­ta la pró­xi­ma se­ma­na, en es­te mis­mo es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.