Cha­le­cos ama­ri­llos, fuer­zas y de­bi­li­da­des

Mo­vi­mien­to hos­til a cual­quier or­ga­ni­za­ción y par­ti­do po­lí­ti­co, sin di­ri­gen­tes ni ideo­lo­gía

El Sol de Tampico - - Mundo - CAR­LOS SIULA /Corresponsal

PARÍS, Fran­cia. La fuer­za y la de­bi­li­dad del mo­vi­mien­to de “cha­le­cos ama­ri­llos” es, cu­rio­sa­men­te, la mis­ma: su es­truc­tu­ra mul­ti­fa­cé­ti­ca y sus ca­rac­te­rís­ti­cas anár­qui­cas.

Esa re­be­lión que des­de ha­ce tres se­ma­nas lo­gró es­tre­me­cer a Fran­cia y sa­cu­dir la es­ta­bi­li­dad del go­bierno de Em­ma­nuel Ma­cron, na­ció a tra­vés de las re­des so­cia­les en for­ma es­pon­tá­nea, es abier­ta­men­te hos­til a to­da for­ma de or­ga­ni­za­ción, no se re­co­no­ce en nin­gún par­ti­do po­lí­ti­co, no tie­ne di­ri­gen­tes, ca­re­ce de ideo­lo­gía y su pla­ta­for­ma se li­mi­ta a una lar­ga lis­ta de reivin­di­ca­cio­nes con­fu­sas.

Sus in­te­gran­tes tam­po­co se de­fi­nen co­mo par­ti­da­rios de la iz­quier­da ni de la de­re­cha, aun­que de­trás de al­gu­nos ac­ti­vis­tas se adi­vi­na la mano ocul­ta del par­ti­do Reuni­fi­ca­ción Na­cio­nal (ex Fren­te Na­cio­nal) de Ma­ri­ne Le Pen o del mo­vi­mien­to po­pu­lis­ta de iz­quier­da Fran­cia In­su­mi­sa de Jean­Luc Me­len­chon.

“Rechazan to­do lo que re­pre­sen­ta al po­der. Aun­que no lo ex­pre­san de esa ma­ne­ra, su lu­cha es con­tra el sis­te­ma”, in­ter­pre­ta Édouard Mar­tin, eu­ro­dipu­tado del Par­ti­do So­cia­lis­ta fran­cés. Es por eso que, has­ta el mo­men­to,

Las fuer­zas se han ne­ga­do sis­te­má­ti­ca­men­te a or­ga­ni­zar­se co­mo par­ti­do o mo­vi­mien­to es­truc­tu­ra­do.

del or­den lle­va­rán a ca­bo una enor­me mo­vi­li­za­ción sin pre­ce­den­tes des­de la su­ble­va­ción es­tu­dian­til de Ma­yo de 1968

Esa fres­cu­ra y es­pon­ta­nei­dad fue el fac­tor cla­ve que les per­mi­tió bro­tar co­mo hon­gos en to­do el país y ob­te­ner la sim­pa­tía de más de 80% de los fran­ce­ses. Pe­ro esas cua­li­da­des se trans­for­ma­ron en su ta­lón de Aqui­les cuan­do de­bie­ron en­fren­tar la cruel reali­dad de la lu­cha po­lí­ti­ca.

El mo­vi­mien­to ha­bía co­men­ za­do co­mo una pro­tes­ta con­tra el au­men­to de im­pues­tos a los com­bus­ti­bles. Pe­ro ese nue­vo gra­va­men, úl­ti­mo es­la­bón de una ca­de­na de ajus­tes im­po­si­ti­vos, ad­qui­rió un va­lor al­ta­men­te sim­bó­li­co.

“La Re­vo­lu­ción Francesa que de­rrum­bó a la mo­nar­quía en 1789 em­pe­zó co­mo una ex­plo­sión de có­le­ra con­tra los im­pues­tos”, afir­ma el his­to­ria­dor Ge­rard Noi­riel, es­pe­cia­lis­ta de las lu­chas po­pu­la­res de Fran­cia.

El go­bierno no su­po reac­cio­nar a tiem­po y per­mi­tió que, de­trás de ese re­cla­mo ini­cial, co­men­za­ran a acu­mu­lar­se nue­vas exi­gen­cias que iban des­de un pe­di­do de re­va­lo­ri­za­ción del po­der ad­qui­si­ti­vo, las di­fi­cul­ta­des de la vi­da en las zo­nas pe­riur­ba­nas, la re­nun­cia de Em­ma­nuel Ma­cron, la su­pre­sión del Se­na­do, la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes, la or­ga­ni­za­ción de un re­fe­rén­dum y has­ta la crea­ción de una asam­blea po­pu­lar.

“En ese sen­ti­do, el mo­vi­mien­to de los “cha­le­cos ama­ri­llos” tra­du­ce la an­gus­tia de la cla­se media fren­te a la bru­tal trans­for­ma­ción de los mo­dos de vi­da que im­po­ne el si­glo XXI y que tam­bién ex­pli­can el sur­gi­mien­to del po­pu­lis­mo”, es­ti­mó el so­ció­lo­go Mi­chel Wie­vior­ka.

Aun­que sus reivin­di­ca­cio­nes fue­ran po­si­bles, los “cha­le­cos ama­ri­llos” com­pro­ba­ron que no te­nían re­pre­sen­tan­tes ca­pa­ces de ha­blar en nom­bre del mo­vi­mien­to ni para dia­lo­gar con el po­der. Ca­da por­ta­voz que de­sig­na­ban, era cues­tio­na­do por los mi­li­tan­tes o ame­na­za­do por una co­rrien­te ra­di­cal que no se sen­tía re­pre­sen­ta­da ni les con­si­de­ra­ba autorizados para ha­blar.

Ese va­cío de po­der per­mi­tió, por un la­do, que al­gu­nos sec­to­res tra­ta­ran de apro­piar­se de la re­be­lión para lan­zar­la en aven­tu­ras in­cier­tas. Una de las es­tre­llas me­diá­ti­cas del mo­vi­mien­to, Eric Drouet, pro­pu­so en la red so­cial Fa­ce­book lan­zar­se a la con­quis­ta del Pa­la­cio del Elí­seo (se­de del po­der).

Ma­xi­me Ni­co­lle, co­no­ci­do en in­ter­net por su seu­dó­ni­mo de Fl­yRi­der, mul­ti­pli­có las an­da­na­das de ru­mo­res, fa­ke­news, ver­sio­nes fan­ta­sio­sas y con­sig­nas ex­tre­

mis­tas ­co­mo la “des­ti­tu­ción de Ma­cron”­ que ter­mi­na­ron de per­tur­bar a los “cha­le­cos ama­ri­llos”.

A pe­sar de un dé­fi­cit fla­gran­te de mé­to­do para ha­cer pros­pe­rar sus reivin­di­ca­cio­nes, el mo­vi­mien­to per­sis­tió en rehu­sar la coope­ra­ción con par­ti­dos y sin­di­ca­tos que ­gus­te o no­ son los úni­cos que tie­nen ofi­cio y ex­pe­rien­cia para or­ga­ni­zar, ca­na­li­zar y ex­pre­sar mo­vi­mien­tos.

El di­vor­cio con los sin­di­ca­tos, por ejem­plo, im­pi­dió que las gran­des ma­ni­fes­ta­cio­nes rea­li­za­das en París y en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del in­te­rior con­ta­ra con ade­cua­dos “ser­vi­cios de or­den”.

Esos “es­pe­cia­lis­tas” no só­lo sir­ven para im­pe­dir agre­sio­nes y des­bor­des de los mi­li­tan­tes más exal­ta­dos, sino sir­ven para evi­tar la ac­ción de gru­púscu­los de ex­tre­mis­tas y ván­da­los, que son los prin­ci­pa­les fac­to­res de dis­tur­bios, des­tro­zos, in­cen­dios y ro­bos.

Eso ex­pli­ca la fa­ci­li­dad con que la ultra de­re­cha, la ex­tre­ma iz­quier­da, los ván­da­los y los jó­ve­nes des­cla­sa­dos de los su­bur­bios in­fil­tra­ron a los ma­ni­fes­tan­tes y pro­vo­ca­ron los vio­len­tos dis­tur­bios que con­mo­cio­na­ron al país.

En el fon­do, los “cha­le­cos ama­ri­llos” pa­re­cen ha­ber co­men­za­do a com­pren­der al­go que los sin­di­ca­lis­tas y po­lí­ti­cos “pro­fe­sio­na­les” apren­die­ron con la ex­pe­rien­cia: para en­fren­tar el po­der, es ne­ce­sa­rio te­ner ideas cla­ras, es­truc­tu­ras or­ga­ni­za­das y reivin­di­ca­cio­nes pre­ci­sas.

Esas con­di­cio­nes, co­mo en cual­quier otro ofi­cio, se apren­den con el tiem­po y la ex­pe­rien­cia.

Mien­tras tan­to, hoy lle­va­rán a ca­bo una nue­va ma­ni­fes­ta­ción que ha des­per­ta­do los te­mo­res del go­bierno fran­cés por la ra­di­ca­li­za­ción de la pro­tes­tas, en­ca­be­za­da por mo­vi­mien­tos de ex­tre­ma de­re­cha y de ex­tre­ma iz­quier­da, con la ame­na­za de ane­xión de mi­les de es­tu­dian­tes.

/EFE

Ne­go­cios de París se blin­da­ron para re­ci­bir a los ma­ni­fes­tan­tes

Sá­ba­do8 de di­ciem­bre de 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.