La tragedia que dio nom­bre a una ca­lle

El Sol de Tampico - - Regional - PAU­LO MONSIVÁIS/Re­por­te­ro

Al­gu­nos di­cen que una grúa gol­peó una par­te del cas­co en el bar­co y sa­lió la chis­pa que co­men­zó el in­cen­dio. Otra ver­sión se­ña­la que las dispu­tas sin­di­ca­les que se re­gis­tra­ban en aque­llos días fue­ron la cau­sa de la con­fla­gra­ción, pues la em­pre­sa qui­so dar un es­car­mien­to a los tra­ba­ja­do­res pe­tro­le­ros.

Eran pa­sa­das las 11:00 de la ma­ña­na cuan­do se dio la alarma. 25 obre­ros de la em­pre­sa pe­tro­le­ra El Águi­la tra­ba­ja­ban en el Es­sex Is­les, un na­vío de na­cio­na­li­dad in­gle­sa, que ha­bía atra­ca­do en la Ter­mi­nal Ma­rí­ti­ma de Madero en el río Pá­nu­co pa­ra car­gar com­bus­ti­ble. El fue­go co­men­zó prác­ti­ca­men­te en el área del bar­co don­de se al­ma­ce­na­ba el pe­tró­leo.

Los obre­ros me­xi­ca­nos no tu­vie­ron opor­tu­ni­dad de po­ner­se a sal­vo, pues en mi­nu­tos una in­men­sa ex­plo­sión los hi­zo vo­lar en pe­da­zos, mien­tras cuerpos de au­xi­lio tra­ta­ban a to­da cos­ta de po­ner a sal­vo ins­ta­la­cio­nes don­de ha­bía al­ma­ce­na­dos más ba­rri­les de pe­tró­leo y don­de se en­con­tra­ban tam­bién di­ver­sas ofi­ci­nas ad­mi­nis­tra­ti­vas.

Nin­guno de los 25 tra­ba­ja­do­res pu­do ser iden­ti­fi­ca­do por sus fa­mi­lia­res pues el si­nies­tro arra­só con gran par­te del bar­co, que­dan­do las ce­ni­zas mez­cla­das con los res­tos de los com­bus­ti­bles y la es­truc­tu­ra del na­vío. La fe­cha es­tá mar­ca­da co­mo una de las peores tra­ge­dias en la in­dus­tria pe­tro­le­ra del sur de Ta­mau­li­pas.

Pe­ro tam­bién ese jue­ves 13 de enero de 1927 se di­men­sio­nó los gran­des ries­gos que re­pre­sen­ta­ban tra­ba­jar en la in­ci­pien­te in­dus­tria de la ex­trac­ción de los hi­dro­car­bu­ros, lo que avi­vó más la lu­cha por los de­re­chos de los obre­ros que por aquel en­ton­ces li­de­ra­ba Isau­ro Al­fa­ro Ote­ro en el sur de Ta­mau­li­pas y a la que se uni­rían los pe­tro­le­ros de las di­ver­sas com­pa­ñías que ope­ra­ban en es­ta re­gión del país.

En una lista gra­ba­da en una enor­me pie­dra so­bre la tum­ba de "Los Que­ma­dos", en el ce­men­te­rio de Ár­bol Gran­de en Ciu­dad Madero se leen los nom­bres de Ser­gio Ve­ga, Isi­dro Ban­da, Pa­blo Ri­ve­ra, Al­fre­do Ruiz, Pe­dro Arai­za, Pe­dro Gue­va­ra, Mar­tín Flo­res, Mi­guel Guz­mán, Gre­go­rio Ve­ga, Hi­la­rio Zúñiga, An­to­nio Ri­ve­ra, Me­li­tón Ri­ve­ra, Ni­co­lás Bo­la­ños, Be­ni­to Mar­tí­nez, Mi­guel Gon­zá­lez, Ma­riano Del­ga­do, Jo­sé Mon­te­lon­go, Juan S. Her­nán­dez, Eduar­do Cu­le­bro, An­to­nio Cisneros, Ga­briel Gon­zá­lez, Au­re­lio Gon­zá­lez, In­da­le­cio Mar­fil, Nor­ber­to Ro­drí­guez y Con­cep­ción Es­tra­da.

OBRE­ROS

de la em­pre­sa pe­tro­le­ra El Águi­la tra­ba­ja­ban en el

un na­vío de na­cio­na­li­dad in­gle­sa, que ha­bía atra­ca­do en la Ter­mi­nal Ma­rí­ti­ma de Madero

Es to­do lo que que­da de las per­so­nas que vi­vie­ron aque­lla ho­rri­ble tragedia, eri­gién­do­se un mo­nu­men­to tres años des­pués de los su­ce­sos en 1930. El mo­no­li­to fue traí­do de la Sie­rra de El Abra, en San Luis Potosí, mi­de 2.5 me­tros y du­ran­te mu­chos años los fa­mi­lia­res de los tra­ba­ja­do­res pe­tro­le­ros lle­va­ron flo­res has­ta es­ta par­te del ce­men­te­rio; sin em­bar­go, en las úl­ti­mas fe­chas se ha vis­to po­cas per­so­nas de­jar ofren­das en lo que se co­no­ce en­tre los tra­ba­ja­do­res de la ne­cró­po­lis co­mo la "Pie­dra de los Que­ma­dos". A par­tir de 1935, una vez que los pe­tro­le­ros pu­die­ron con­for­mar su sin­di­ca­to, se ini­cia­ron los ho­

13 DE ENERO

co­mien­za en la co­lo­nia Ar­bo­le­das, cru­za la zo­na cen­tro por atrás del Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal de Madero y se in­ter­na en la co­lo­nia Be­ni­to Juá­rez, cru­zan­do las vías del tren

me­na­jes pa­ra es­tos tra­ba­ja­do­res que per­die­ron la vi­da en el cum­pli­mien­to de su de­ber. Tres años más tar­de se reali­zó la ex­pro­pia­ción pe­tro­le­ra por par­te del Gral. Lá­za­ro Cár­de­nas del Río y la ca­lle pa­ra­le­la a la que se lla­ma Ál­va­ro Obregón en la zo­na cen­

tro de Madero fue nom­bra­da 13 de Enero en ho­me­na­je a es­tos obre­ros de la in­dus­tria del pe­tró­leo.

La ca­lle 13 de Enero co­mien­za en la co­lo­nia Ar­bo­le­das, cru­za la zo­na cen­tro por atrás de la Pre­si­den­cia Mu­ni­ci­pal de Madero y se in­ter­na en la co­lo­nia Be­ni­to Juá­rez, cru­zan­do las vías del tren. Se en­cuen­tra en­tre las prin­ci­pa­les ar­te­rias de la ur­be pe­tro­le­ra, pe­ro po­cos co­no­cen ya el ori­gen de la no­men­cla­tu­ra, que no só­lo re­pre­sen­ta la entrega de los 25 tra­ba­ja­do­res a su tra­ba­jo, sino tam­bién la lu­cha obre­ra que se vi­vió a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do pa­ra ob­te­ner los de­re­chos la­bo­ra­les que hoy to­dos los tra­ba­ja­do­res dis­fru­tan.

Ese jue­ves 13 de enero de 1927 se di­men­sio­na­ron los gran­des ries­gos que re­pre­sen­ta­ba tra­ba­jar en la in­ci­pien­te in­dus­tria de la ex­trac­ción de los hi­dro­car­bu­ros

/ PAU­LO MONSIVÁIS

La Pie­dra Gran­de de los Que­ma­dos, en la fi­la 10 del Tra­mo 1 en la zo­na sur­orien­te del Pan­teón de Ár­bol

MONSIVÁIS

Ac­tual­men­te la ar­te­ria es una de las más im­por­tan­tes de la ur­be pe­tro­le­ra/PAU­LO

MONSIVÁIS

La ca­lle 13 de Enero va des­de la co­lo­nia Ar­bo­le­das has­ta la Be­ni­to Juá­rez/PAU­LO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.