Es­qui­na de los mi­la­gros

En Is­rael, cuan­do al­guien ago­bia­do por los pro­ble­mas que lo aco­san sien­te la ur­gen­te ne­ce­si­dad de ser es­cu­cha­do y así ali­viar su pe­sa­da car­ga...

El Sol de Tampico - - Analisis - Da­niel Cha­va­rría Gar­cía

Se di­ri­ge a un lu­gar de Je­ru­sa­lén que es con­si­de­ra­do sa­gra­do y en el mun­do en­te­ro se le co­no­ce co­mo el Mu­ro de las La­men­ta­cio­nes”. Alli, el ape­sa­dum­bra­do vi­si­tan­te es­ta­ble­ce co­mu­ni­ca­ción con Dios y le ha­bla de to­do lo que acon­te­ce. Pos­tra­do, en fer­vo­ro­so re­co­gi­mien­to, ha­bla, llo­ra, re­za, pi­de, pro­me­te, exi­ge. Y des­pues de la vi­si­ta, na­tu­ral­men­te se sien­te bien: ha he­cho su ca­tar­sis. To­do en san­ta paz.

En un cén­tri­co par­que de la ciu­dad de Lon­dres, In­gla­te­rra, se ha­lla un si­tio de­no­mi­na­do “Spea­kers Cor­ner”, en el cual los ciu­da­da­nos que desean pro­tes­tar por agra­vios de la au­to­ri­dad o quie­ran cri­ti­car al go­bierno, a la rei­na o que­jar­se de su dipu­tado, sim­ple­men­te se suben al ban­qui­llo que ahí se en­cuen­tra ex pro­fe­so y ex­ter­nan sus in­quie­tu­des. Ter­mi­na­do su dis­cur­so las da­mas to­man su bol­so y los ca­ba­lle­ros el som­bre­ro, y ca­da quien se re­ti­ra tran­qui­la­men­te a al­mor­zar.

Ha­ce dé­ca­das, en to­das las de­pen­den­cias ofi­cia­les de nues­tro país ha­bía una ver­sión de Spea­kers Cor­ner, trans­fi­gu­ra­da en una ofi­ci­na de que­jas que po­ día ser gran­de o pe­que­ña y en la cual la gen­te ejer­cía el de­re­cho de reclamo y la for­ma de ex­po­ner una que­ja. Aho­ra, en la in­ti­mi­dad y pe­num­bra del ci­be­res­pa­cio, las per­so­nas pue­den ma­ni­fes­tar sus in­quie­tu­des ciu­da­da­nas, pe­ro tam­bién ati­zar su ra­bia y frus­tra­ción.

En Mé­xi­co, las re­des so­cia­les han co­bra­do un gran au­ge, al gra­do que 12% de los usua­rios de es­te ca­nal lo em­plean pa­ra con­tac­tar con el ser­vi­cio de aten­ción al clien­te de mul­ti­tud de em­pre­sas. Na­da ni na­die pa­re­ce es­ca­par de las que­jas, ae­ro­lí­neas, gi­gan­tes de las co­mu­ni­ca­cio­nes, ins­ti­tu­cio­nes de cré­di­to, res­tau­ran­tes, dis­tri­bui­do­res, in­clu­so las pro­pias pla­ta­for­mas so­cia­les. La ló­gi­ca de los usua­rios, de acuer­do a ob­ser­va­do­res, “es que en mu­chas oca­sio­nes las que­jas que so­lo lle­ gan a oí­dos de la mar­ca tie­nen me­nos “ur­gen­cia” que las que ob­tie­nen mayor di­fu­sión en­tre la co­mu­ni­dad y, por tan­to, es más pro­ba­ble que los ca­sos pue­dan re­sol­ver­se fa­vo­ra­ble­men­te pa­ra ellos y por la “vía rá­pi­da” si lo ha­cen vi­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.