En sus mar­cas, lis­tos, ¿fue­ra?

Ha­ce po­co más de un mes ini­ció for­mal­men­te el pro­ce­so elec­to­ral pa­ra 2021 en el cual se dispu­tarán más de 3 mil car­gos pú­bli­cos pa­ra los tres ni­ve­les de go­bierno. A la par, tam­bién se inau­gu­ró el pe­rio­do de vio­len­cia elec­to­ral.

El Sol de Tampico - - Análisis - @dd­blanc

Des­de el ini­cio se han re­gis­tra­do, al me­nos, cua­tro ho­mi­ci­dios de di­fe­ren­tes ac­to­res po­lí­ti­cos en el país: el al­cal­de de Te­mó­sa­chic, Carlos Ignacio Bel­trán, fue en­con­tra­do sin vi­da des­pués de ser pri­va­do de su li­ber­tad por un gru­po ar­ma­do; el exal­cal­de de Apat­zin­gán, Cé­sar Chá­vez, fue eje­cu­ta­do en una es­té­ti­ca; el ex­re­gi­dor de Ciu­dad Va­lles, Al­ber­to Zú­ñi­ga, fue ase­si­na­do afue­ra de un pues­to de co­mi­da; y, por úl­ti­mo, el ex­re­gi­dor y ex­dipu­tado fe­de­ral, Juan Ja­ra­mi­llo Fri­kas, fa­lle­ció tras un aten­ta­do ocu­rri­do afue­ra de su do­mi­ci­lio. Un arran­que pe­no­so y desa­pa­ci­ble, por de­cir lo me­nos.

El ase­si­na­to de ac­to­res po­lí­ti­cos du­ran­te pe­rio­dos elec­to­ra­les no es his­to­ria nue­va en nues­tro país. La elec­ción pa­sa­da se ca­rac­te­ri­zó por ser la más vio­len­ta de la que se tie­ne re­gis­tro, su­peran­do ca­si cin­co ve­ces el nú­me­ro de ase­si­na­tos res­pec­to a con­tien­das an­te­rio­res. Con­for­me a da­tos ofi­cia­les y he­me­ro­grá­fi­cos, du­ran­te la elec­ción de 2018 se re­gis­tra­ron, al me­nos, 140 ase­si­na­tos de as­pi­ran­tes, pre­can­di­da­tos, can­di­da­tos, ex­fun­cio­na­rios y ser­vi­do­res pú­bli­cos en ac­ti­vo; ca­si la mi­tad fue­ron de ac­to­res po­lí­ti­cos lo­ca­les (es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les). Asi­mis­mo, las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas con el ma­yor nú­me­ro de ase­si­na­tos fue­ron Gue­rre­ro, Oa­xa­ca y Puebla.

Es im­por­tan­te men­cio­nar que la vio­len­cia po­lí­ti­ca abar­ca más que los ase­si­na­tos: tam­bién in­clu­ye ame­na­zas, agre­sio­nes, aten­ta­dos, se­cues­tros, en­tre otros. En es­te sen­ti­do, du­ran­te la elec­ción pa­sa­da se re­gis­tra­ron más de 200 ac­tos de es­ta ín­do­le. De la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble, se ha con­clui­do que la vio­len­cia po­lí­ti­ca no tu­vo re­la­ción al­gu­na con la afi­lia­ción par­ti­dis­ta, la ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca ni la in­ci­den­cia de­lic­ti­va. Es de­cir, fue en con­tra de ac­to­res po­lí­ti­cos de to­dos los par­ti­dos, en to­do el país, y en lo­ca­li­da­des con ín­di­ces de­lic­ti­vos altos y ba­jos. Uno de los ejem­plos más gra­ves e in­con­ce­bi­bles de la vio­len­cia ejer­ci­da du­ran­te la elec­ción pa­sa­da su­ce­dió en Chi­la­pa, Gue­rre­ro. Du­ran­te fe­bre­ro de 2018, en un lap­so me­nor a 5 días, ase­si­na­ron a las pre­can­di­da­tas del PRI y PRD pa­ra la dipu­tación lo­cal. Las si­guien­tes dos as­pi­ran­tes del PRD pa­ra ocu­par di­cha can­di­da­tu­ra re­nun­cia­ron de­bi­do a la in­se­gu­ri­dad. Pos­te­rior­men­te, du­ran­te 2019, la ex­can­di­da­ta de Mo­re­na que con­ten­dió pa­ra la mis­ma dipu­tación fue ase­si­na­da a ba­la­zos sa­lien­do de una tien­da de­par­ta­men­tal. Y, por si fue­ra po­co, 13 días des­pués fue ase­si­na­do su hi­jas­tro, jun­to con el ex­can­di­da­to de Mo­re­na que con­ten­dió por la al­cal­día de Chi­la­pa. Sin du­da al­gu­na, un re­tra­to fe­roz de la reali­dad que de­ben en­fren­tar los ac­to­res po­lí­ti­cos en nues­tro país. Un re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble, y bas­tan­te ob­vio, pa­ra ce­le­brar cual­quier elec­ción es que ha­ya can­di­da­tos pa­ra ocu­par los car­gos pú­bli­cos en dispu­ta. Por ello, las au­to­ri­da­des lo­ca­les y fe­de­ra­les de­ben ga­ran­ti­zar un pro­ce­so li­bre y se­gu­ro pa­ra és­tos. De lo con­tra­rio, se­rá un sin­sen­ti­do: una com­pe­ten­cia sin par­ti­ci­pan­tes. La ca­rre­ra elec­to­ral co­men­zó de ma­ne­ra abrup­ta, así que de­be­rán apu­rar­se y ac­tuar a la al­tu­ra de la de­man­da, ya que lo úl­ti­mo que ne­ce­si­ta es­te país son más ase­si­na­tos, más vio­len­cia y más ca­sos co­mo Chi­la­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.