WEWA DE LA NA­DIE SE SAL­VA

De la re­gión huas­te­ca pa­ra el mun­do, la wewa es des­cri­ta co­mo un rit­mo de­ri­va­do de la cum­bia tro­pi­cal ori­gi­nal que es irre­sis­ti­ble y su to­na­da ha­ce vi­brar los co­ra­zo­nes

El Sol de Tampico - - Regional - EU­GE­NIA GÓ­MEZ

De la wewa na­die se sal­va; al es­cu­char can­cio­nes co­mo El ma­ni­ce­ro, Ma­na­gua Ni­ca­ra­gua y Sa­bor a Du­razno re­sul­ta im­po­si­ble no pa­rar­se a bai­lar, al me­nos así lo afir­man quie­nes a tra­vés de sus te­cla­dos lle­van la fies­ta huas­te­ca a cum­plea­ños, bo­das y bau­ti­zos.

La wewa es el rit­mo popular por ex­ce­len­cia del sur de Ta­mau­li­pas, nor­te de Ve­ra­cruz y co­mu­ni­da­des cer­ca­nas de San Luis Po­to­sí e Hi­dal­go, don­de una ce­le­bra­ción es­ta­ría in­com­ple­ta sin es­tos in­con­fun­di­bles so­ni­dos tro­pi­ca­les.

SUS ORÍ­GE­NES

Aun­que a cien­cia cier­ta se des­co­no­ce có­mo sur­gió, lo in­dis­cu­ti­ble es que des­de su au­ge -ha­cia fi­na­les de 1980 y prin­ci­pios de 1990ha trans­mi­ti­do ale­gría y sa­bor.

Adrián Gon­zá­lez Ro­drí­guez, me­jor co­no­ci­do co­mo El Ma­go de los Te­cla­dos, ex­pli­ca que ha vi­vi­do muy de cer­ca la evo­lu­ción de la mú­si­ca a lo lar­go de los úl­ti­mos 40 años, “cuan­do yo em­pe­cé se to­ca­ba en gru­po com­ple­to siem­pre, por ahí de la dé­ca­da de los 90 em­pe­zó a ha­ber te­cla­dis­tas, pe­ro an­tes lo que so­na­ba eran las cum­bias co­mo las de Los Váz­quez y Los Osos del Rit­mo, era otro ti­po de mú­si­ca”.

Aña­de que fue “por ahí de los no­ven­tas o qui­zá un po­co an­tes que em­pe­zó a aga­rrar vue­lo la wewa”. Es­te rit­mo re­gio­nal, co­men­ta, es el que se to­ca­ba en los ran­chos de­bi­do a que en aquel tiem­po so­na­ban ar­tis­tas co­mo Ri­go To­var y Xavier Pas­sos “El tor­be­llino de la cum­bia”. Sin em­bar­go, aun­que eran to­do un éxi­to, sus me­lo­días so­lían ser cor­tas.

“Su mú­si­ca du­ra­ba al­re­de­dor de 2 a 3 mi­nu­tos y la gen­te se que­da­ba con ga­nas de bai­lar, en­ton­ces em­pe­za­ron a agre­gar y alar­gar los so­ni­dos, aho­ra has­ta se avien­tan 15 mi­nu­tos o me­dia ho­ra con una mis­ma can­ción y la gen­te pues bai­le y bai­le, se pren­de bas­tan­te el am­bien­te con la wewa por­que lo que bus­can es bai­lar”.

Agre­ga que ade­más es un ar­ma “de do­ble fi­lo” pues en las ran­che­rías y eji­dos si la gen­te no se pa­ra a bai­lar, el gru­po no co­bra, “al gru­po le con­vie­ne que la gen­te bai­le por­que es ahí cuan­do aga­rran a to­dos los que va­yan a bai­lar y le co­bran; aho­ra sí que si ya te co­bra­ron pues hay que des­qui­tar, hay que bai­lar”.

LA CIEN­CIA DE­TRÁS DE LA FIES­TA

Al ser un mú­si­co ver­sá­til, El Ma­go de los Te­cla­dos sa­be cuán­do “sol­tar” ca­da can­ción pa­ra ga­ran­ti­zar que el áni­mo no de­cai­ga, “si es en co­lo­nia popular es 100% wewa, pe­ro por lo re­gu­lar es­te ti­po de mú­si­ca va al in­ter­me­dio de un even­to. Si ha­bla­mos de una quin­cea­ñe­ra es­pe­ra­mos el mo­men­to del vals y lue­go, en­ton­ces sí, ya em­pie­za la wewa. Tam­bién en bo­das o even­tos pa­re­ci­dos pri­me­ro es mú­si­ca pop, ba­la­das y lue­go ya avien­tas El Ma­ni­ce­ro, que pue­de ir en wewa, sal­sa o cum­bia”.

En es­te pun­to agre­ga que hay cier­tas can­cio­nes que son in­fa­li­bles, ya que la gen­te las iden­ti­fi­ca y “lue­go, lue­go se pa­ran a bai­lar”.

AP­TO PA­RA CHI­COS Y GRAN­DES

Por su par­te, Jo­siel Ald­hair Sán­chez Cruz, me­jor co­no­ci­do co­mo "El Os­tión de la Wewa", in­cur­sio­nó en el mun­do de la mú­si­ca cuan­do te­nía 12 años. “Es­ta­ba to­can­do en un cum­plea­ños fa­mi­liar, era una fies­ta in­fan­til y ha­bía un pa­ya­si­to que me pu­so el nom­bre, yo to­da­vía no te­nía uno, pe­ro co­mo vi­vo en Con­gre­ga­ción Anáhuac, Pue­blo Vie­jo y acá se da mu­cho la pes­ca del os­tión, pues de ahí sur­gió”, des­cri­be re­cor­dan­do sus ini­cios ha­ce 8 años. Men­cio­na que pos­te­rior­men­te to­ca­ba con un Dj y po­co a po­co fue­ron lla­mán­do­lo a even­tos chi­cos, “ya des­pués nos em­pe­za­ron a bus­car pa­ra bo­das y quin­cea­ños, em­pe­cé a co­no­cer gen­te de afue­ra que me pe­día ir y así se­gui­mos tra­ba­jan­do”.

Re­mar­ca que su ex­pe­rien­cia le ha per­mi­ti­do ob­ser­var que la wewa es el género con el que se sien­ten có­mo­dos los adul­tos ma­yo­res, pe­ro al fi­nal tam­bién po­ne a bai­lar a los más jó­ve­nes, “las can­cio­nes que más nos pi­den en los even­tos son las que pe­ga­ron en su tiem­po y si­guen pre­ser­ván­do­se pa­ra bai­lar. Cuan­do yo ini­cié pe­dían mu­cho te­mas de Mr. Chi­vo e in­clu­so de Gru­po Li­be­ra­ción, Top­paz y Pe­ga­so”.

A FA­VOR DE LA WEWA

De­bi­do a su cor­ta edad, ase­gu­ra que siem­pre ha si­do cri­ti­ca­do por “otros cha­vos” de su edad, “pe­ro dé­jen­me de­cir­les que al fi­nal na­die se sal­va de bai­lar es­te género”. Ha­cien­do una com­pa­ra­ción con el reg­gae­tón, in­di­ca que la wewa tam­bién es muy cri­ti­ca­da, so­bre to­do por la ju­ven­tud, ya que di­cen que eso es pa­ra los ma­yo­res, “pe­ro siem­pre lle­ga un mo­men­to en el que vas a bai­lar­la, por­que son rit­mos muy pe­ga­jo­sos; los rit­mos la­ti­nos co­mo el reg­gae­tón, la cum­bia, la sal­sa y la wewa, que es una va­rian­te de la cum­bia tro­pi­cal ori­gi­nal, siem­pre po­nen a to­dos a bai­lar”.

Re­mar­can­do que el gus­to se rom­pe en gé­ne­ros, fi­na­li­za in­vi­tan­do a to­dos los que no es­tán muy fa­mi­lia­ri­za­dos con la wewa a dar­le una opor­tu­ni­dad, “so­bre to­do a los jó­ve­nes que so­lo quie­ren oír ban­da o co­rri­dos, les su­gie­ro que le den un es­pa­cio a es­te género por­que es muy bo­ni­to, sé que les va a gus­tar. Ade­más, no hay me­jor ejer­ci­cio que es­tar bai­lan­do”.

Ya sea en fies­tas, en el trans­por­te pú­bli­co, al co­mer a un res­tau­ran­te tra­di­cio­nal o por ca­sua­li­da­des del des­tino, to­dos en la zo­na co­n­ur­ba­da he­mos es­cu­cha­do wewa, un género que sur­gió de­bi­do a las ga­nas de bai­lar de los huas­te­cos y que hoy en día si­gue ca­rac­te­ri­zan­do y ale­gran­do a la re­gión.

“Cuan­do yo em­pe­cé se to­ca­ba en gru­po com­ple­to siem­pre, por ahí de la dé­ca­da de los 90 em­pe­zó a ha­ber te­cla­dis­tas, pe­ro an­tes lo que so­na­ba eran las cum­bias co­mo las de Los Váz­quez y Los Osos del Rit­mo”

/ COR­TE­SÍA: ADRIÁN GON­ZÁ­LEZ

Adrián Gon­zá­lez Ro­drí­guez, me­jor co­no­ci­do co­mo "El Ma­go de los Te­cla­dos"

ALD­HAIR SÁN­CHEZ / COR­TE­SÍA:

Jo­siel Ald­hair Sán­chez Cruz, "El Os­tión de la Wewa"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.