For­ta­le­cer lo men­tal

EL AS­PEC­TO PSI­CO­LÓ­GI­CO RE­SUL­TA PRI­MOR­DIAL AL MO­MEN­TO DE TO­MAR LA SA­LI­DA EN UNA CA­RRE­RA

El Sol de Tampico - - Carrera Virtual - POR JO­SÉ ÁN­GEL RUE­DA

Es im­por­tan­te an­ti­ci­par obs­tácu­los, qué pa­sa si me aca­lam­bro, qué pa­sa si de re­pen­te ya no pue­do más, có­mo pue­do su­pe­rar­lo pa­ra ter­mi­nar la ca­rre­ra. Sa­ber qué voy a ha­cer pa­ra su­pe­rar­los”

CLAU­DIA RIVAS PSICÓLOGA

Al mo­men­to de co­rrer una ca­rre­ra se po­nen a prue­ba to­dos los as­pec­tos de nues­tro cuer­po. Si la pre­pa­ra­ción fí­si­ca re­sul­ta fun­da­men­tal pa­ra conseguir las me­tas, el as­pec­to men­tal es igual­men­te im­por­tan­te. Pa­ra la maes­tra Clau­dia Rivas, es­pe­cia­lis­ta en psi­co­lo­gía de­por­ti­va, lo pri­me­ro que de­be ha­cer un co­rre­dor es es­ta­ble­cer sus ob­je­ti­vos y te­ner muy cla­ro qué es lo quie­re lo­grar al par­ti­ci­par en una ca­rre­ra.

“Lo pri­me­ro es lo fí­si­co, que se­pas có­mo es­tán tus ca­pa­ci­da­des, y sa­ber qué es lo que quie­res, esa se­ría la pri­me­ra pre­gun­ta, ¿qué quie­ro con es­ta ca­rre­ra?, si ten­go ex­pe­rien­cia ya sé más o me­nos có­mo es­tán mis tiem­pos, si no a ve­ces lo im­por­tan­te es ter­mi­nar, ter­mi­nar en dos días, o en cua­tro, ter­mi­nar co­mo sea, pe­ro ter­mi­nar”, ex­pli­có en char­la con el Dia­rio de los De­por­tis­tas .

Lo ex­te­nuan­te de la pre­pa­ra­ción o lo de­man­dan­te que pue­de lle­gar a ser una ca­rre­ra, a me­nu­do nos pue­de ju­gar una ma­la pa­sa­da. La pér­di­da de la mo­ti­va­ción es una con­di­ción hu­ma­na a la que to­dos nos en­fren­ta­mos, sin em­bar­go, el tra­ba­jo de la psi­co­lo­gía de­por­ti­va se en­fo­ca pre­ci­sa­men­te en una se­rie de téc­ni­cas que nos man­ten­gan con los ob­je­ti­vos en men­te. Las sen­sa­cio­nes son fun­da­men­ta­les.

“Lo me­jor que se pue­de ha­cer es en­fo­car­se en las sen­sa­cio­nes, fi­nal­men­te to­dos de­ci­mos: se lo de­di­co a mi hi­ja, a mi pa­re­ja, pe­ro a fi­nal de cuen­tas to­do se tra­ta en las sen­sa­cio­nes, de có­mo me voy a ver cuan­do lo lo­gre. En ese mo­men­to yo pue­do es­tar con ma­yo­res re­cur­sos pa­ra lo­grar ese ob­je­ti­vo”, pun­tua­li­zó.

Uno de los prin­ci­pa­les pun­tos al mo­men­to de pre­pa­rar­se o de co­rrer una ca­rre­ra es co­no­cer bien nues­tras de­bi­li­da­des. Más allá de ver­las co­mo al­go ne­ga­ti­vo, es im­por­tan­te te­ner­las cla­ras pa­ra, con ba­se en ellas, plan­tear los ob­je­ti­vos.

“Las de­bi­li­da­des son pa­sa­je­ras, y pa­sa­rán a me­di­da de que yo en­tre­ne más, van a pa­sar si yo es­toy fo­ca­li­za­do. Ha­cer­me ami­ga de la de­bi­li­dad. Por ejem­plo, cuan­do una per­so­na se des­mo­ti­va, eso es una de­bi­li­dad, có­mo pue­do ha­cer pa­ra man­te­ner las ra­zo­nes por las cua­les me ins­cri­bo a una ca­rre­ra, re­cor­dar por qué me ins­cri­bí, por qué qui­se es­tar ahí. Las de­bi­li­da­des son el pun­to de ini­cio del pró­xi­mo ob­je­ti­vo”.

El es­trés pre­vio a la com­pe­ten­cia pue­de in­cre­men­tar­se con el pa­so de las ho­ras, sin em­bar­go, la psicóloga Clau­dia Rivas acon­se­ja ir un día a la vez y evi­tar los pen­sa­mien­tos ca­tas­tró­fi­cos.

“Hay que ir un día la vez. De re­pen­te es­tán las fan­ta­sías ca­tas­tró­fi­cas, si lle­gan a pa­sar, ya se ve­rá có­mo se so­lu­cio­nan, pe­ro en ese mo­men­to no es­tán pa­san­do y cuan­do yo veo eso, mi ce­re­bro se pue­de tran­qui­li­zar y en­ton­ces de­jo de te­ner es­te es­trés que só­lo nos de­bi­li­ta, que es nor­mal, pe­ro hay que bus­car res­pi­rar, y ha­blar­le al ce­re­bro, de­cir­le que to­do va a es­tar bien, que es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra que to­do es­té bien”, pun­tua­li­zó.

FOTO: RA­MÓN RO­ME­RO

De­ci­dir­se a co­rrer va más allá de po­ner­se unos te­nis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.