Fal­tan di­plo­má­ti­cas, di­ce Mart­ha Del­ga­do

Só­lo el 20 por cien­to de las 80 em­ba­ja­das de Mé­xi­co en el ex­te­rior es­tán en­ca­be­za­das por mu­je­res

El Sol de Tampico - - Portada - ROXANA GON­ZÁ­LEZ / El Sol de Mé­xi­co

Al in­te­rior de la Se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res (SRE) per­sis­te un sesgo de gé­ne­ro que im­pi­de cre­cer a las mu­je­res en el Ser­vi­cio Ex­te­rior Me­xi­cano (SEM), re­co­no­ció la sub­se­cre­ta­ria pa­ra Te­mas Mul­ti­la­te­ra­les y De­re­chos Hu­ma­nos de la Can­ci­lle­ría.

MART­HA DEL­GA­DO SUB­SE­CRE­TA­RIA PA­RA TE­MAS MUL­TI­LA­TE­RA­LES

“En los as­cen­sos al in­te­rior del SEM, las mu­je­res se van que­dan­do atrás cuan­do es­tán en la edad re­pro­duc­ti­va“

CDMX. Al in­te­rior de la Se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res (SRE) per­sis­te un sesgo de gé­ne­ro que im­pi­de cre­cer a las mu­je­res en el Ser­vi­cio Ex­te­rior Me­xi­cano (SEM), re­co­no­ció Mart­ha Del­ga­do, sub­se­cre­ta­ria pa­ra Te­mas Mul­ti­la­te­ra­les y De­re­chos Hu­ma­nos de la Can­ci­lle­ría. “En los as­cen­sos al in­te­rior del SEM, las mu­je­res se van que­dan­do atrás cuan­do es­tán en la edad re­pro­duc­ti­va y no pue­den ir a la par en los es­tu­dios con los hom­bres o en las sa­li­das al ex­te­rior y en las res­pon­sa­bi­li­da­des. Es ob­vio que exis­te un sesgo de gé­ne­ro que im­pi­de a las mu­je­res cre­cer, pe­ro no só­lo su­ce­de en el ám­bi­to di­plo­má­ti­co, su­ce­de en la vi­da pú­bli­ca de Mé­xi­co y de la ma­yo­ría de los paí­ses”, afir­mó la fun­cio­na­ria en en­tre­vis­ta con OEM.

Pa­ra en­fren­tar es­te re­za­go re­ve­ló que ya se tra­ba­ja con el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca en mo­di­fi­ca­cio­nes a la Ley del Ser­vi­cio Ex­te­rior pa­ra que las mu­je­res, en­tre otras co­sas, as­cien­dan a pues­tos de ma­yor je­rar­quía. Ac­tual­men­te, só­lo 20 por cien­to de las 80 em­ba­ja­das con las que Mé­xi­co cuen­ta en el ex­te­rior, se­gún da­tos de la pro­pia Can­ci­lle­ría, es­tán en­ca­be­za­das por mu­je­res, des­ta­can­do la de Es­ta­dos Uni­dos cu­yo ti­tu­lar es Mart­ha Bár­ce­nas.

Ade­más, de las mil 117 per­so­nas que con­for­man el Ser­vi­cio Ex­te­rior Me­xi­cano (SEM), só­lo 31 por cien­to son mu­je­res mien­tras 69 por cien­to son hom­bres y la ma­yo­ría de ellas se en­cuen­tran en la ra­ma téc­ni­co-ad­mi­nis­tra­ti­va.

Se­gún Del­ga­do, las mo­di­fi­ca­cio­nes al SEM que se dis­cu­ten en la Cá­ma­ra Al­ta in­clui­rán, ade­más, vio­len­cia de gé­ne­ro, aco­so y po­lí­ti­cas de igual­dad, con el ob­je­ti­vo de erra­di­car la vio­len­cia con­tra las mu­je­res y dis­mi­nuir la bre­cha de gé­ne­ro que aún do­mi­na en la di­plo­ma­cia me­xi­ca­na. “Son va­rias co­sas que es­ta­mos tra­ba­jan­do y que que­re­mos ha­cer pa­ra ata­jar es­ta bre­cha de gé­ne­ro a tra­vés de los de­re­chos de las mu­je­res, la idea es al­can­zar lo que el can­ci­ller, Mar­ce­lo Ebrard, ha de­no­mi­na­do una Se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes de Gé­ne­ro Pa­ri­ta­ria, co­mo uno de los cin­co ejes de la po­lí­ti­ca ex­te­rior me­xi­ca­na, sa­be­mos que el ca­mino es lar­go, pe­ro es­ta­mos apor­tan­do”, agre­gó.

De acuer­do con los re­gis­tros que con­ser­va la SRE, a los que es­te dia­rio tu­vo ac­ce­so, las en­mien­das he­chas al re­gla­men­to del SEM en­tre los años 1940 y 1955, per­mi­tie­ron el in­gre­so li­mi­ta­do de las mu­je­res a la ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca. Fue en­ton­ces que sur­gie­ron las pri­me­ras fun­cio­na­rias, mien­tras que al­gu­nas mu­je­res más, a las que só­lo se les per­mi­tía par­ti­ci­par co­mo ta­qui­me­ca­nó­gra­fas, fue­ron nom­bra­das pa­ra ocu­par pues­tos con­su­la­res en el ex­tran­je­ro. El SEM fue crea­do en 1822, pe­ro fue has­ta 1967 que la ma­yo­ría de los obs­tácu­los ju­rí­di­cos que im­pe­dían el in­gre­so pleno de las mu­je­res fue­ron su­pe­ra­dos. La Ley Or­gá­ni­ca pro­mul­ga­da en 1982 y su re­gla­men­to otor­ga­ron ex­plí­ci­ta­men­te a la mu­jer la opor­tu­ni­dad de in­gre­sar al Ser­vi­cio Ex­te­rior, per­mi­tien­do su de­sa­rro­llo, pro­mo­ción y as­cen­so en igual­dad ju­rí­di­ca con el va­rón.

El re­gla­men­to de es­ta ley to­da­vía se­ña­la en su ar­tícu­lo sex­to, que cuan­do am­bos cón­yu­ges per­te­ne­cen al ser­vi­cio, és­tos no pue­den ser co­mi­sio­na­dos en una mis­ma mi­sión di­plo­má­ti­ca o con­su­lar, lo que sig­ni­fi­ca que la ma­yo­ría de las ve­ces, la mu­jer que es­tá ca­sa­da con un miem­bro del ser­vi­cio ex­te­rior, ge­ne­ral­men­te con un ran­go ma­yor al de ella, se ve obli­ga­da a sus­pen­der pro­vi­sio­nal o de­fi­ni­ti­va­men­te su ca­rre­ra. Exis­te otro ele­men­to que li­mi­ta el nom­bra­mien­to en al­to car­go de re­pre­sen­ta­ción di­plo­má­ti­ca a las mu­je­res, des­ca­li­fi­cán­do­las en tér­mi­nos de igual­dad de opor­tu­ni­da­des fren­te a los va­ro­nes y que tie­ne que

El SEM fue crea­do en 1822, pe­ro fue has­ta 1967 que obs­tácu­los ju­rí­di­cos que im­pe­dían in­gre­so de mu­je­res fue­ron su­pe­ra­dos

ver con la im­po­si­bi­li­dad de su tras­la­do a aque­llos paí­ses que cu­ya cul­tu­ra, re­li­gión o ideo­lo­gía nie­gan la fa­cul­tad de desem­pe­ñar­se en ta­reas di­fe­ren­tes a las “pro­pias de la mu­jer” co­mo el cui­da­do del ho­gar o los hi­jos.

La pri­me­ra mu­jer a la que se le asig­nó un al­to ran­go en el ser­vi­cio di­plo­má­ti­co fue a la pro­fe­so­ra Pal­ma Guillén de Ni­co­lau, a quien se nom­bró en­via­do ex­tra­or­di­na­rio y mi­nis­tro ple­ni­po­ten­cia­rio de Mé­xi­co an­te el go­bierno de Co­lom­bia, en la dé­ca­da de los años cua­ren­ta. La pri­me­ra mu­jer que fue nom­bra­da em­ba­ja­do­ra del go­bierno de Mé­xi­co fue la maes­tra, Ama­lia Ca­ba­lle­ro de Cas­ti­llo Le­dón, re­pre­sen­tan­te an­te el go­bierno de Sui­za en­tre 1956 y 1957; y más tar­de em­ba­ja­do­ra an­te el go­bierno de Aus­tria en 1964.

Mé­xi­co só­lo ha con­ta­do con tres can­ci­lle­res mu­je­res en la his­to­ria de su di­plo­ma­cia. La pri­me­ra Rosario Green, quien en­ca­be­zó la SRE en el go­bierno priis­ta de Er­nes­to Ze­di­llo, la se­gun­da Pa­tri­cia Es­pi­no­sa en el go­bierno pa­nis­ta de Fe­li­pe Cal­de­rón y la ter­ce­ra Clau­dia Ruiz Mas­sieu, quien asu­mió la ti­tu­la­ri­dad de la po­lí­ti­ca ex­te­rior en 2015. La sub­se­cre­ta­ria Del­ga­do con­si­de­ró que la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro de­be re­gir des­de el in­gre­so al SEM, pues si hay me­nos pri­me­ras, se­gun­das y ter­ce­ras se­cre­ta­rias, me­nos con­se­je­ras y mi­nis­tras, ob­via­men­te ha­brá me­nos em­ba­ja­do­ras. “Es una es­ca­le­ri­ta que, des­de aba­jo, des­de el in­gre­so al SEM de­be es­tar la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro. Aun­que la ge­ne­ra­ción 2019 que in­gre­só al Ser­vi­cio Ex­te­rior fue la pri­me­ra pa­ri­ta­ria, pa­ra po­der al­can­zar los miem­bros va­ro­nes en nú­me­ro, ne­ce­si­ta­mos que la ley per­mi­ta cier­tas co­sas que hoy no es­tán con­tem­pla­das”, di­jo.

El tema de la equi­dad de gé­ne­ro se to­ca­rá du­ran­te el Fo­ro Ge­ne­ra­ción Igual­dad en 2020, a ce­le­brar­se del 29 al 31 de mar­zo de 2021 en la Ciu­dad de Mé­xi­co. En el en­cuen­tro, que to­da­vía se ana­li­za si se­rá vir­tual o pre­sen­cial, se ana­li­za­rán los avan­ces de la De­cla­ra­ción de Bei­jing pa­ra el em­po­de­ra­mien­to de mu­je­res y ni­ñas en el mun­do a 25 años de su fir­ma.

/FEDERICOXO­LOCOTZI

Mart­ha Del­ga­do, sub­se­cre­ta­ria pa­ra Te­mas Mul­ti­la­te­ra­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.