El Sol de Tampico

Los ejes de mi ca­rre­ta

- Ar­man­do Juá­rez Be­ce­rra ar­man­do_­jua­rez­be­ce­rra@hotmail.com Religion · Una

Es cier­to, muy cier­to ese di­cho po­pu­lar de que Dios Per­do­na, pe­ro el tiem­po no; y va­mos que si lo es­toy com­pro­ban­do; a los 80 van apa­re­cien­do los re­sul­ta­dos de los gol­pes de la vi­da y no hay más re­me­dio que aten­der­los y he ahí que em­pie­zan las vi­si­tas con los mé­di­cos pa­ra bus­car man­te­ner la ca­li­dad de vi­da, mien­tras es­ta nos du­re.

Cuan­do so­mos jó­ve­nes nos co­me­mos el mun­do a pu­ños, na­da nos de­tie­ne, hay fuer­za, vi­gor, agi­li­dad y agu­de­za men­tal, no nos po­ne­mos a pen­sar que al­gún día, si es que lle­ga­mos a vie­jos, to­do eso men­gua­rá y en­ton­ces pa­ga­re­mos las fac­tu­ras de nues­tras co­rre­rías y ex­ce­sos. Eso sí, to­dos desea­mos vi­vir mu­cho tiem­po, pe­ro sin acha­ques ni do­len­cias, que­re­mos lle­gar al fi­nal de la me­ta sa­ni­tos, de­re­chi­tos, ro­za­gan­tes co­mo en los vie­jos tiem­pos, mas eso es ca­si im­po­si­ble, creo que son po­cos los que lo­gran ese pro­pó­si­to.

Y es en­ton­ces cuan­do le pe­di­mos al Crea­dor que nos per­do­ne nues­tros des­ape­gos a lo es­pi­ri­tual, es­pe­ran­do que su mi­se­ri­cor­dia nos lle­gue so­lo por los rue­gos, sin en­ten­der que pa­ra to­da ora­ción, pa­ra que fun­cio­ne de­be ir acom­pa­ña­da de la ca­ri­dad.

¿Aca­so nos he­mos pues­to a pen­sar qué ac­ti­tu­des po­si­ti­vas tu­vi­mos en la vi­da pa­ra con los de­más, qué hi­ci­mos por nues­tro pró­ji­mo cuan­do nos ne­ce­si­tó?.

Si el ba­lan­ce es po­si­ti­vo es pro­ba­ble que ten­ga­mos ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de re­ci­bir la Gra­cia de Dios y nos ayu­de a se­guir el ca­mino con sa­lud y con­ser­var la vi­da sin tan­tos acha­ques.

Los que lle­ga­mos a cier­ta edad, ya no te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de co­rre­gir lo ma­lo, pe­ro sí de au­men­tar lo bueno, es­ta­mos qui­zá en el tiem­po pre­ci­so en que Dios nos otor­ga la opor­tu­ni­dad de acer­car­se a Él, tiem­po pre­cio­so pa­ra pu­ri­fi­car nues­tro es­pí­ri­tu y po­der ha­cer el via­je fi­nal con el al­ma lim­pia.

Y los jó­ve­nes, pues son muy po­cos los que en­tien­den lo que es el po­der de Dios, creen en Él, lo res­pe­tan y qui­zá has­ta le re­cen, pe­ro no si­guen sus le­yes y sus man­da­mien­tos que bus­can el amor y la paz es­pi­ri­tual.

Sin em­bar­go, tam­bién por Gra­cia Di­vi­na, to­do ser hu­mano tie­ne la opor­tu­ni­dad de sal­var­se, cin­co se­gun­dos an­tes de su muer­te: El arre­pen­ti­mien­to sin­ce­ro.

Pues bien, a mí ya me lle­ga­ron los pri­me­ros lla­ma­dos de la edad y del tiem­po, asun­to que es­toy aten­dien­do con los doc­to­res in­di­ca­dos por la cien­cia y aun cuan­do se tra­ta de ma­les me­no­res, no de­jan de per­tur­bar el rit­mo de la vi­da.

Y si, por su­pues­to, ten­go la mi­ra­da pues­ta ha­cia lo al­to del Uni­ver­so, es­toy en con­tac­to con el Crea­dor, pa­ra ver si es po­si­ble que bo­rre de su bi­tá­co­ra las co­sas que yo ha­ya he­cho y que no sean de su apro­ba­ción y me brin­de la opor­tu­ni­dad de vi­vir lo más sano po­si­ble, has­ta el día en que Él me lla­me a su Reino.

Por lo pron­to ahí la lle­vo, con pas­ti­llas, tó­ni­cos, gra­geas y to­do lo que les ocu­rre a los mé­di­cos pa­ra po­ner­nos las pi­las y se­guir la hue­lla, aun­que re­chi­nen los ejes de mi ca­rre­ta.

P.D.- Una co­sa es exis­tir y otra co­sa es vi­vir.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico