El Sol de Tampico

La pan­de­mia, so­lo un res­pi­ro

Dos re­lo­jes es­tán mar­can­do la ex­tin­ción de la Tie­rra

- Ma­ría G. Ri­co Mar­tí­nez lu­pi­ta­ri­co@hotmail.com Climate Change · Science · Ecology · Consumer Goods · Como · York · United Nations · China · United States of America · Spain

Co­mo si no tu­vié­ra­mos con las pre­sio­nes que día a día nos da el co­no­cer las ci­fras de en­fer­mos y muer­tos en el mun­do en­te­ro por la pan­de­mia del Co­vid -19, en New York aca­ban de ins­ta­lar un re­loj que mar­ca el tiem­po que fal­ta pa­ra que el pla­ne­ta lle­gue a su fin. Se tra­ta del Re­loj Cli­má­ti­co (Cli­ma­te Clock), crea­do por la fun­da­ción que lle­va el mis­mo nom­bre, in­te­gra­da por cien­tí­fi­cos, ac­ti­vis­tas y ar­tis­tas.

La pie­za di­gi­tal que se mue­ve ca­da se­gun­do bus­ca crear con­cien­cia so­bre las ac­cio­nes pa­ra evi­tar que los efec­tos del ca­len­ta­mien­to glo­bal se vuel­van irre­ver­si­bles y mues­tra un con­teo re­gre­si­vo pa­ra la Tie­rra.

Hoy nues­tro pla­ne­ta es­tá vi­vien­do un res­pi­ro tem­po­ral, a cau­sa del co­ro­na­vi­rus. El agua de los ríos, ma­res, la­gu­nas, se tor­nan en su co­lor na­tu­ral, ba­jó el ex­ce­so en el uso de avio­nes, au­to­mó­vi­les, au­to­bu­ses, fá­bri­cas, etc. Sin em­bar­go, en 2020, ma­yo fue el mes más cá­li­do re­gis­tra­do, y las con­cen­tra­cio­nes de dió­xi­do de car­bono tam­bién es­ta­ble­cie­ron un ni­vel es­ta­cio­nal nun­ca an­tes re­gis­tra­do. La cri­sis ha ra­len­ti­za­do las emi­sio­nes, pe­ro no lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra apa­re­cer per­cep­ti­ble­men­te, de acuer­do al Ob­ser­va­to­rio Cien­tí­fi­co de Mau­na Loa, en Ha­wai.

El re­loj di­gi­tal a fi­na­les de sep­tiem­bre, mes en que fue ins­ta­la­do, fi­jó co­mo fe­cha res­tan­te pa­ra fin del pla­ne­ta, 7 años, 99 días y 18 ho­ras.

Por otro la­do es­tá el “re­loj del apo­ca­lip­sis” -del cual ya he­mos ha­bla­do en otras oca­sio­nes- que es­te año mar­ca es­ta­mos a 199 se­gun­dos del fin del mun­do. El ins­tru­men­to sim­bó­li­co que fun­cio­na des­de 1947 fue di­se­ña­do por los miem­bros de la Re­vis­ta de los cien­tí­fi­cos Ató­mi­cos en­tre los que des­ta­can va­rios pre­mios Nobel; tam­bién re­fie­re a los fac­to­res de es­te ace­le­ra­mien­to en fe­cha de la ex­tin­ción: cam­bios am­bien­ta­les, con­flic­tos po­lí­ti­cos pro­gra­mas nu­clea­res, prin­ci­pal­men­te.

An­te el pa­no­ra­ma so­bre el es­ce­na­rio mun­dial es que la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das (ONU) pro­po­ne “una re­cu­pe­ra­ción so­cio­eco­nó­mi­ca más ver­de, pos­te­rior a la cri­sis de la pan­de­mia, que pro­te­ja la bio­di­ver­si­dad y el fu­tu­ro de la hu­ma­ni­dad”.

Dos re­lo­jes, dos coin­ci­den­cias, el cam­bio cli­má­ti­co. Son ya un par de lla­ma­dos a la con­cien­cia de los po­lí­ti­cos, so­bre to­do de las dos gran­des po­ten­cias Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos, que lu­chan por co­lo­car­se en la su­pre­ma­cía. Exis­te el te­mor de que en cuan­to la pan­de­mia re­pre­sen­te me­nor pe­li­gro vuel­van las gran­des eco­no­mías a reac­ti­var su en­gra­na­je in­dus­trial.

QUE EL QUE­SO NO ES QUE­SO.Si el go­bierno se ha echa­do a cues­tas ve­lar por la sa­lud de los me­xi­ca­nos, tie­ne una mi­sión de ex­tre­ma di­fi­cul­tad, so­lo de pen­sar en po­ner con­tra co­rrien­te en su ma­yo­ría, a em­pre­sas tras­na­cio­na­les de mag­ni­tud eco­nó­mi­ca.

La Pro­cu­ra­du­ría Fe­de­ral del Con­su­mi­dor (Pro­fe­co) in­for­mó que un to­tal de 19 mar­cas de que­sos y dos pro­duc­tos de yo­gurt fue­ron prohi­bi­dos por­que no cum­plen con lo es­ta­ble­ci­do en las nor­mas ofi­cia­les me­xi­ca­na y se les en­ga­ña a los con­su­mi­do­res al ofre­cer­les le­che y es so­la­men­te gra­sa ve­ge­tal.

Mi es­ti­ma­do lec­tor, y con­ti­nua­rán las au­to­ri­da­des la di­sec­ción de ar­tícu­los que por años han pa­re­ci­do lo que no son, he­mos si­do en­ga­ña­dos, bur­la­dos. ¡Qué ver­güen­za!

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico