El ma­yor mé­ri­to de los triun­fa­do­res es su bue­na suer­te

Al­ber­to Ono­fre, Pe­pe Mar­tí­nez (Chi­vas) y mu­chos más que han si­do víc­ti­mas de su ma­la suer­te.

El Sol de Tampico - - Deportes - Raúl Na­va

El sor­pe­re­si­vo ini­cio de Ma­zatlán vs. Juá­rez no tu­vo na­da qué ver con el de­but de To­mas Boy co­mo nue­vo di­rec­tor téc­ni­co. Ni si­quie­ra los ju­ga­do­res de Ma­zatlán es­pe­ra­ban en­con­trar­se tan tem­prano con una ven­ta­ja que pa­re­cía inal­can­za­ble y, mi­ren us­te­des, en es­to sí que tu­vo que ver el men­ta­do "Je­fe", que a na­da es­tu­vo de que le sa­ca­ran el triun­fo, pues esa clá­si­ca me­ta­mor­fo­sis que pa­de­cen los equi­pos me­xi­ca­nos que sue­len con­ver­tir­se de prén­ci­pes en sa­pos y vi­ce­ver­sa.

Ape­nas ha­bían trans­cu­rri­do cua­tro mi­nu­tos, cuan­do el jo­ven Huer­ta con la fa­mo­sa ru­le­ta de Zi­zou, de­ja co­mo es­ta­tuas a los de­fen­sas jua­ren­ces, pa­ra que se pro­duz­ca un man­so re­cha­ce fron­tal que va a caer a los pies del go­lea­dor bra­si­le­ño Ca­mi­lo San­vez­zo, quien agra­de­ci­do sa­ca un fuer­te y co­lo­ca­do ba­lo­na­zo que se cue­la pe­ga­do al pos­te, a don­de Pa­los no pue­de lle­gar. ¿Aca­so to­da es­ta ac­ción fue pla­nea­da por To­más Boy? Creo que fue el más sor­pren­di­do de to­dos.

Pe­ro aún no ter­mi­na­ban de ce­le­brar los 6 ó 7 mil es­pec­ta­do­res en el es­ta­dio, cuan­do los jua­ren­ces co­me­ten fal­ta den­tro de su área, pa­ra que ven­ga Al­do Ro­cha a co­brar el cas­ti­go y, ano­ta. Ocho mi­nu­tos de jue­go y el suer­tu­do de To­más dis­fru­ta sin pro­po­nér­se­lo, de una ven­ta­ja que Pa­len­cia no tu­vo en va­rios par­ti­dos. Pe­ro ¿era to­do es­to pro­duc­to de un buen fut­bol por par­te de los ma­zatle­cos? es­ta no­che, los Bra­vos se pre­sen­ta­ron más man­sos que unos co­ne­ji­tos que, a los 33 mi­nu­tos no se da­ban cuen­ta aún de que el jue­go ha­bía co­men­za­do, así, San­vez­zo apro­ve­chó la mo­do­rra de los nor­te­ños pa­ra ha­cer­les el ter­cer gol, se­gun­do a su cuen­ta per­so­nal, em­pu­jan­do un ba­lón ha­cién­do­lo a un me­tro de la lí­nea de gol, 3-0 irre­mon­ta­ble.

Eso fue lo que pen­só el "Je­fe", pues a par­tir de en­ton­ces, con un con­for­mis­mo im­pre­sio­nan­te, se de­di­ca­ron a "dar bo­li­ta", así, los zom­bis del nor­te apro­ve­cha­ron un tre­men­do error de Or­tiz, que que­rien­do con­tro­lar un ti­ro de es­qui­na es­tan­do fren­te su por­te­ría, de­ja el ba­lón man­si­to pa­ra que lle­ga­ra Ru­bio y lo re­ven­ta­ra a bo­ca­ja­rro pa­ra te­ner el gol del des­cuen­to. era el mi­nu­to 39 y To­más Boy, al es­ti­lo de Miguel He­rre­ra, in­ten­tó ha­cer lo que no sa­ben, ma­ne­jar el re­sul­ta­do en lu­gar de bus­car au­men­tar la ven­ta­ja, ter­mi­nan­do así la pri­me­ra par­te.

En el se­gun­do tiem­po pre­va­le­ció la mis­ma tó­ni­ca, con un Juá­rez des­co­no­ci­do, len­to, des­ga­na­do, to­tal­men­te dis­tin­to del que he­mos vis­to que ha­ce ho­nor a su mo­te de "Bra­vos" y, que aho­ra, sin la pre­sen­cia de su go­lea­dor, Da­río Lez­cano, lu­cía to­tal­men­te inofen­si­vo. Lez­cano se en­con­tra­ba en la ban­ca, pe­ro co­mo re­gre­sa de una le­sión, Ca­ba­lle­ro con­si­de­ró me­jor no uti­li­zar­lo, pe­ro an­te la ne­ce­si­dad de go­les se de­ci­dió a me­ter­lo al par­ti­do sin que se no­ta­ra cam­bio al­guno, pe­ro los go­le­do­res son eso, go­lea­do­res que tie­nen el ol­fa­to de gol e, inex­pli­ca­ble­men­te ha­cen go­les, fue así que al mi­nu­to 79, Lez­cano fue por un bo­te al­to jus­to a un me­tro de gol y con un ca­be­za­zo lo­gró el se­gun­do gol pa­ra su equi­po.

Tal vez los se­gui­do­res de Bra­vos cus­tio­nen a Gabriel Ca­ba­lle­ro por no ha­ber me­ti­do an­tes a Lez­cano, pe­ro en­tien­do bien su si­tua­ción, el de­lan­te­ro vie­ne de una le­sión y ha en­tre­na­do po­co, el ries­go de una re­caí­da es al­to, ga­nar un jue­go pa­gan­do por ello la pér­di­da de un buen ju­ga­dor por un tiem­po X, no pa­re­ce ser una bue­na op­ción, así que se re­ser­vó has­ta lo úl­ti­mo pa­ra me­ter­lo y ca­si sa­ca el re­sul­ta­do. To­do es­to, res­pec­to de la de­ci­sión de Gabriel Ca­ba­lle­ro, pe­ro ¿Y el "Je­fe"?

Bueno, el "Je­fe" ga­nó, me di­rán to­dos... Pe­ro ¿Tu­vo el al­go que ver con el triun­fo de su equi­po? No creo que ha­ya en­tre­na­do­res que pi­dan a sus ju­ga­do­res me­ter dos go­les en los pri­me­ros nue­ve mi­nu­tos, pa­ra que el res­to del par­ti­do se de­di­quen a ver ju­gar al con­tra­rio. Pien­so que lo con­ve­nien­te pa­ra quien tie­ne esa suer­te es la de bus­car in­cre­men­tar la pro­duc­ción, pa­ra que una vez lo­gra­do es­to, te­ner la opor­tu­ni­dad de po­ner en prác­ti­ca al­gu­nas inova­cio­nes, o brin­dar opor­tu­ni­dad a ju­ga­do­res que no ha­yan te­ni­do mu­cha ac­ción. En fin, ve­re­mos más ade­lan­te si Ma­zatlán ha con­se­gui­do al fin quién les de­vuel­va la bri­llan­tez que te­nían sien­do Mo­nar­cas.

Se di­ce que na­die es­ca­pa de su bue­na o ma­la for­tu­na, hay quie­nes con muy po­co lle­gan muy al­to mien­tras que los hay que te­nién­do­lo to­do no tie­nen suer­te. Tal es el ca­so de Da­vid Ca­bre­ra, ju­ga­dor del Ne­ca­xa que en sus ini­cios des­ta­có con las se­lec­cio­nes me­no­res Sub-20 y Sub-23. Y fue pre­ci­sa­men­te con la se­lec­ción Sub-23, dispu­tan­do en Car­son Ba­ja Ca­li­for­nia, el pa­se de CONCA­CAF a las Olim­pia­das, cuan­do al co­rrer su pie se ato­ró mien­tras que su ro­di­lla con­ti­nuó en mo­vi­mien­to, pri­me­ro ha­cia aden­tro y des­pués ha­cia afue­ra y, des­pués sen­tir un tro­ni­di­to pa­ra de­jar­se caer al sue­lo.

Ese ac­ci­den­te pro­du­jo ro­tu­ra de li­ga­men­tos cru­za­dos, igual que la le­sión de Bruno Valdez en el Amé­ri­ca y Mar­co Asen­sio en el Real Ma­drid. La­men­ta­ble­men­te, es­ta­mos ha­blan­do de una le­sión se­ve­ra de la que di­fí­cil­men­te se pue­de cal­cu­lar el tiem­po de reha­bi­li­ta­ción, que siem­pre se­rá lar­ga. Da­vid Ca­bre­ra que ac­tual­men­te cuen­ta con 31 años, no só­lo se per­dió la opor­tu­ni­dad de com­pe­tir en Jue­gos Olím­pi­cos, per­dió ade­más mu­chas co­sas que aho­ra ya es de­ma­sia­do tar­de pa­ra con­cre­tar sue­ños im­por­tan­tes, se li­mi­ta a ser un ex­tra­or­di­na­rio con­duc­tor de jue­go, y asis­ti­dor, pues con­ser­vó las con­di­cio­nes téc­ni­cas y tác­ti­cas más im­por­tan­tes, que aho­ra le sir­ven pa­ra con­ti­nuar sien­do pro­fe­sio­nal, pe­ro ya le­jos de la se­lec­ción ma­yor... Sí, el ma­yor mé­ri­to de los triun­fa­do­res es su bue­na suer­te.

Has­ta pron­to ami­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.