El Sol de Tampico

75 AÑOS DE TRA­DI­CIÓN

- SIL­VIA RAN­GEL IBA­RRA Food · Restaurants · Dining Out · Recreation · Luis Miguel · Monterey · Brownsville · Texas · United States of America · Mexico

no de lo ne­go­cios de ma­yor tra­di­ción en el puer­to es Su­per Cream, fun­da­do por ini­cia­ti­va de Est­her Eli­zon­do de Go­ve­la, quien des­de muy jo­ven tu­vo un gus­to muy es­pe­cial por la re­pos­te­ría y se ca­rac­te­ri­zó por ser una da­ma muy em­pren­de­do­ra. Ilea­na Lu­cía Go­ve­la Eli­zon­do, de Gru­po Su­per Cream, char­ló pa­ra la sec­ción Ade­re­zo de El Sol de Tam­pi­co, don­de pla­ti­có có­mo su ma­dre co­men­zó con es­te ne­go­cio, que hoy cuen­ta con un to­tal de diez res­tau­ran­tes.

UASÍ CO­MEN­ZÓ SU­PER CREAM

“Mi ma­má co­men­zó a ela­bo­rar pasteles en la ca­sa con gran acep­ta­ción, ya des­pués fui­mos na­cien­do mis her­ma­nos y yo, el ne­go­cio con­ti­nua­ba cre­cien­do y fue tan­to el éxi­to que nues­tra ca­sa se con­vir­tió en res­tau­ran­te, por­que se tu­vo que ir am­plian­do, se qui­ta­ron las áreas del jar­dín del pa­tio y la sa­la co­me­dor des­apa­re­ció”, re­cuer­da.

El ne­go­cio en ese en­ton­ces era de pas­te­le­ría y he­la­dos, su ma­má les ha­cía hin­ca­pié siem­pre di­cién­do­les: “te­ne­mos que cui­dar la ca­li­dad y la hi­gie­ne, ha­gan de cuen­ta que un hi­jo de us­te­des va a co­mer ahí y por nin­gún mo­ti­vo na­die pue­de en­fer­mar­se, por­que te­ne­mos que ven­der el me­jor pro­duc­to”.

Des­de pe­que­ños los her­ma­nos Go­ve­la Eli­zon­do apren­die­ron a tra­ba­jar en Su­per Cream y lo mis­mo ha­cían pasteles e iban a ven­der­los, que la­va­ban tras­tes.

“Mi ma­má nos en­se­ñó que fué­ra­mos per­so­nas trabajador­as y ade­más a que cui­dá­ra­mos la hi­gie­ne; y mi pa­dre a cui­dar el ser­vi­cio pa­ra que los clien­tes es­tu­vie­ran con­ten­tos y así cul­ti­va­mos el ser­vi­cio y la ca­li­dad pa­ra ha­cer de es­te ne­go­cio una em­pre­sa que te hi­cie­ra sen­tir co­mo si es­tu­vie­ras co­mien­do en tu ca­sa”, re­fi­rió Ilea­na.

SUS PRI­ME­ROS NE­GO­CIOS

Aun­que co­men­zó a ope­rar des­de 1945 de ma­ne­ra ca­se­ra, en 1958 tra­jo a un Pas­te­le­ro Re­pos­te­ro de Mon­te­rrey y em­pe­zó a cre­cer el ne­go­cio. El pri­mer ne­go­cio de Res­tau­rant lo abrió Luis mi her­mano en un lo­cal de la Ave­ni­da Hi­dal­go de es­te puer­to jai­bo, ha­cien­do el me­nú de los platillos; el con­cep­to de pas­te­le­ría cam­bió con­vir­tién­do­se en res­tau­ran­te, cafetería y pas­te­le­ría a prin­ci­pios de 1970.

El éxi­to de es­te ne­go­cio ha si­do siem­pre cui­dar la ca­li­dad de nues­tros pro­duc­tos y la prin­ci­pal en­se­ñan­za de nues­tra ma­dre fue que si es­tás or­gu­llo­sa del pro­duc­to que ha­ces és­te se ven­de so­lo, y que la hi­gie­ne es muy im­por­tan­te pa­ra que el clien­te ten­ga con­fian­za en lo que va a co­mer y he­mos con­ti­nua­do con su le­ga­do”.

SU RES­TAU­RAN­TE EN ES­TA­DOS UNI­DOS 2012

Cuan­do de­ci­die­ron po­ner un res­tau­ran­te en Browns­vi­lle, Te­xas, la gen­te les de­cía que era muy di­fí­cil que lo con­si­guie­ran por­que el de­par­ta­men­to de sa­lud de Es­ta­dos

Uni­dos era muy es­tric­to, sin em­bar­go con esa con­fian­za que les da es­tar en el mun­do gas­tro­nó­mi­co por más de 50 años de­ci­die­ron pro­bar suer­te en el ex­tran­je­ro.

“El día que fue el ins­pec­tor yo an­da­ba tras él ob­ser­van­do qué ha­cía, des­pués de que vio to­do me di­jo muy son­rien­te y com­pla­ci­do 'un día de es­tos ven­go a co­mer con mi fa­mi­lia', por­que ha­bía­mos pa­sa­do la prue­ba y es­to nos lle­nó de fe­li­ci­dad, por­que gra­cias a los con­se­jos de mi ma­dre con­se­gui­mos otra me­ta más”, re­fi­rió quien con­ti­núa con es­te le­ga­do de tra­di­ción.

El si­guien­te re­to fue con­se­guir dar­le a nues­tros clien­tes el mis­mo sa­bor de Mé­xi­co. Es­to no fue fá­cil re­sal­ta Ilea­na “so­lo pa­ra la cre­ma pas­te­le­ra de nues­tras Tar­ta­le­tas tu­vi­mos que pro­bar sie­te le­ches; la tor­ti­lla me­xi­ca­na tie­ne un sa­bor di­fe­ren­te y ni se di­ga las za­naho­rias en es­ca­be­che allá es más dul­ce, pe­ro lo con­se­gui­mos gra­cias a nues­tro em­pe­ño y que so­mos muy per­se­ve­ran­tes, siem­pre pro­cu­ran­do dar­le a nues­tros clien­tes un ex­ce­len­te sa­bor”.

En 1999 lle­gó Su­per Cream 360, el cual con sa­lón de even­tos y res­tau­ran­te bar, ofre­ce Car­nes, Ma­ris­cos y nues­tros ya tra­di­cio­na­les platillos, se su­mó a la ofer­ta de la ca­de­na sien­do en la ac­tua­li­dad uno de los más pres­ti­gia­dos en el puer­to de Tam­pi­co.

SUS ES­PE­CIA­LI­DA­DES

Su­per Cream cuen­ta con di­ver­sas es­pe­cia­li­da­des, pe­ro exis­ten va­rias que son clá­si­cas co­mo el desa­yuno ca­po­ral, el ma­cha­ca­do con hue­vo, la car­ne asa­da a la tam­pi­que­ña y el pla­to de ma­ris­cos, en­tre otras de­li­cias.

Otra de las de­li­cias que siem­pre ha ofre­ci­do a sus co­men­sa­les son sus tra­di­cio­na­les bo­co­les, en­chi­la­das sui­zas, ham­bur­gue­sas, pan de dul­ce, pos­tres y pasteles y sin du­da el ini­gua­la­ble ca­fé.

www.el­sol­de­tam­pi­co.com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico