El Sol de Tampico

El ar­tis­ta del ce­re­bro

- Science · Santiago de los Caballeros · Germany · Germany national football team · Spain · Como · Cuba · United States of America · Berlin · Isabella of Castile · Alfonso XIII of Spain · Zaragoza · Madrid · Santiago Ramón y Cajal · University of Zaragoza · Hermann von Helmholtz · Petilla de Aragon

En 1889, San­tia­go Ra­món y Ca­jal lle­vó sus re­sul­ta­dos a un con­gre­so cien­tí­fi­co en Ale­ma­nia

El fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro y las neu­ro­nas eran ma­te­ria des­co­no­ci­da a fi­na­les del si­glo XIX. En es­ta oca­sión co­men­ta­re­mos so­bre la vi­da y obra de uno de los ma­yo­res cien­tí­fi­cos es­pa­ño­les de to­dos los tiem­pos, ca­be­za de la lla­ma­da Ge­ne­ra­ción de Sa­bios, quien nos des­ve­ló los se­cre­tos de la re­la­ción en­tre la men­te y el cuer­po.

San­tia­go Ra­món y Ca­jal na­ció el 1 de ma­yo de 1852, en Pe­ti­lla de Ara­gón, Na­va­rra, Es­pa­ña. Su pa­dre pro­ve­nía de una fa­mi­lia de cam­pe­si­nos, y a ba­se de una vi­da de es­fuer­zo y tra­ba­jo, con­si­guió ser mé­di­co ru­ral, ade­más de ca­te­drá­ti­co de ana­to­mía en la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za.

Fue un ni­ño muy re­bel­de y pron­to se con­vir­tió en un do­lor de ca­be­za, so­lía rom­per cris­ta­les y ro­bar fru­ta, a pe­sar de las pa­li­zas que re­ci­bía de sus pa­dres. Lle­gó al ex­tre­mo de pa­sar unos días en la cár­cel, a los on­ce años, de­bi­do a que de­rri­bó el por­tal de la ca­sa de su ve­cino. A pe­sar de su mal com­por­ta­mien­to, sen­tía una gran cu­rio­si­dad por la na­tu­ra­le­za. En esos años que­dó im­pac­ta­do por la caí­da de un ra­yo en la igle­sia y el eclip­se de 1860, con lo que ini­ció su amor por la cien­cia.

Con muy po­cas es­pe­ran­zas, sus pa­dres lo ins­cri­bie­ron en un co­le­gio re­li­gio­so. Co­mo era de es­pe­rar­se, los re­sul­ta­dos fue­ron desas­tro­zos, ya que se ne­ga­ba a apren­der de me­mo­ria el la­tín, y avan­zó muy po­co en los es­tu­dios de cien­cias. La úni­ca ha­bi­li­dad que de­mos­tró, en me­dio de los con­ti­nuos cas­ti­gos a que era so­me­ti­do, fue el di­bu­jo –ac­ti­vi­dad que le se­ría su­ma­men­te útil en el fu­tu­ro–.

Le en­can­ta­ba di­bu­jar to­do lo que veía, así fue­ra un pai­sa­je, una es­ce­na ca­lle­je­ra o ca­ri­ca­tu­ras de sus com­pa­ñe­ros y pro­fe­so­res. Resignado a que San­tia­go no te­nía ca­be­za pa­ra la es­cue­la y con el fin de ale­jar­lo de sus aven­tu­ras, su pa­dre lo sa­ca del co­le­gio y lo po­ne a tra­ba­jar en una bar­be­ría y, pos­te­rior­men­te, en un ta­ller de za­pa­te­ría.

ES­TU­DIOS SU­PE­RIO­RES

Con el fin de apro­ve­char el don que po­seía San­tia­go pa­ra el di­bu­jo, su pa­dre lo lle­va un día a la cla­se de ana­to­mía que im­par­tía pa­ra que ilus­tra­ra las di­sec­cio­nes. Que­da fas­ci­na­do al ver la com­ple­ji­dad del cuer­po hu­mano y de­ci­de ini­ciar la ca­rre­ra de Me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za.

Des­pués de gra­duar­se, en 1873, es lla­ma­do al Ejér­ci­to co­mo mé­di­co mi­li­tar; aun­que po­día ha­ber com­pra­do la li­cen­cia, San­tia­go es­ta­ba con­ven­ci­do de que de­bía cum­plir con su de­ber. Lo en­vían a Cu­ba, don­de cre­cían los sen­ti­mien­tos de in­de­pen­den­cia. Des­pués de pa­sar me­ses en las peo­res con­di­cio­nes, en­fer­mó de pa­lu­dis­mo, tu­bercu­losis y di­sen­te­ría, por lo que es da­do de ba­ja y en­via­do de vuel­ta a Es­pa­ña.

La pri­me­ra vez que ob­ser­vó un te­ji­do hu­mano ba­jo el mi­cros­co­pio de­ci­dió que que­ría de­di­car­se a la in­ves­ti­ga­ción, así que es­tu­dia el Doc­to­ra­do en Me­di­ci­na –con la opo­si­ción de su pa­dre, quien que­ría que fue­ra mé­di­co ru­ral, co­mo él–, y ob­tie­ne el gra­do en 1877.

Su pri­mer mi­cros­co­pio lo com­pra con su pro­pio di­ne­ro, y ar­ma un la­bo­ra­to­rio en su ca­sa, de­ci­di­do a de­di­car­se por com­ple­to a la his­to­lo­gía, en par­ti­cu­lar al es­tu­dio de los te­ji­dos ce­re­bra­les. En 1833 ob­tie­ne la cá­te­dra de Ana­to­mía en Va­len­cia. Un año des­pués se desata una epi­de­mia de có­le­ra en es­ta ciu­dad, y el Ayun­ta­mien­to le en­car­ga un es­tu­dio so­bre el ba­ci­lo cau­san­te de la en­fer­me­dad. San­tia­go con­clu­ye que la bac­te­ria que­da­ba inac­ti­va si se co­cía, por lo que les ha­ce una se­rie de re­co­men­da­cio­nes hi­gié­ni­cas. Co­mo agra­de­ci­mien­to, el Ayun­ta­mien­to de Va­len­cia le regala un mo­derno mi­cros­co­pio con lo que se pu­so al mis­mo ni­vel de los in­ves­ti­ga­do­res de otros paí­ses.

APOR­TA­CIO­NES

Con ayu­da de su mi­cros­co­pio, San­tia­go se aden­tró en el es­tu­dio del ce­re­bro, me­dian­te la ob­ser­va­ción del la­be­rin­to de neu­ro­nas. In­ten­tó te­ñir­las, con el fin de po­der des­ci­frar las in­fi­ni­tas re­des ce­re­bra­les, pe­ro nin­gún mé­to­do fun­cio­na­ba. Es­to cam­bió en 1887, cuan­do un co­le­ga le mos­tró el mé­to­do pa­ra tin­ción desa­rro­lla­do por el cien­tí­fi­co ita­liano Ca­mi­lo Gol­gi, el cual ti­ñe só­lo unos cuan­tos ca­mi­nos neu­ro­na­les, por lo que era po­si­ble des­en­tra­ñar­los.

En esa épo­ca la úni­ca ma­ne­ra de ilus­trar sus ob­ser­va­cio­nes era a tra­vés de di­bu­jos, así que uti­li­zó su gran ha­bi­li­dad pa­ra rea­li­zar de­ta­lla­das ilus­tra­cio­nes de las neu­ro­nas – mu­chas de las cua­les se uti­li­zan has­ta nues­tros días– y enun­ció la for­ma en que en­vían y re­ci­ben in­for­ma­ción. Por ejem­plo, pa­ra to­ser la la­rin­ge man­da una se­ñal al ner­vio va­go, lue­go al bul­bo ra­quí­deo y a la mé­du­la es­pi­nal, ahí las neu­ro­nas en­vían la se­ñal a los múscu­los del pe­cho y ab­do­men pa­ra que se con­trai­gan.

Ade­más, des­cu­brió el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ner­vio­so, y gra­cias a su ojo de ar­tis­ta, pu­do ver las es­pi­nas den­drí­ti­cas, unas di­mi­nu­tas ra­mi­fi­ca­cio­nes que son la ba­se de la ma­yo­ría de las co­ne­xio­nes ce­re­bra­les y es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­das con la me­mo­ria y el apren­di­za­je. Sus teo­rías tu­vie­ron que es­pe­rar a la apa­ri­ción del mi­cros­co­pio elec­tró­ni­co, en los años cin­cuen­ta, pa­ra ser com­pro­ba­das.

En 1889, San­tia­go Ra­món y Ca­jal lle­vó sus re­sul­ta­dos a un con­gre­so cien­tí­fi­co en Ale­ma­nia. Ahí mon­tó su mi­cros­co­pio e in­vi­tó a los hom­bres de cien­cia a que vie­ran y com­pro­ba­ran to­do lo que él ha­bía des­cu­bier­to. El cien­tí­fi­co ale­mán Albert von Kö­lli­ker que­dó im­pre­sio­na­do con su tra­ba­jo y co­men­zó a tra­du­cir los ar­tícu­los de San­tia­go a su idio­ma, por lo que la doc­tri­na que di­ce que las neu­ro­nas son cé­lu­las in­di­vi­dua­les em­pe­zó a ser di­fun­di­da y acep­ta­da.

RECONOCIMI­ENTOS

A par­tir de la pu­bli­ca­ción de su obra re­ci­bió una se­rie de dis­tin­cio­nes. En 1899 la Clark Uni­ver­sity, de Es­ta­dos Uni­dos, lo in­vi­tó a im­par­tir una se­rie de con­fe­ren­cias. En 1905 la Aca­de­mia de Cien­cias de Ber­lín le con­ce­dió la Me­da­lla de oro Helm­holtz. En Es­pa­ña se le con­ce­dió la Gran Cruz de Isa­bel la Ca­tó­li­ca y la de Al­fon­so XIII. Ade­más, re­ci­bió una gran can­ti­dad de ho­me­na­jes de or­ga­nis­mos pú­bli­cos y pri­va­dos. Po­de­mos ano­tar que ca­si en ca­da po­bla­ción es­pa­ño­la hay una ca­lle que lle­va su nom­bre.

En 1906 re­ci­bió, jun­to con Ca­mi­lo Gol­gi, el Pre­mio Nobel de Me­di­ci­na “en re­co­no­ci­mien­to a su tra­ba­jo en la es­truc­tu­ra del sis­te­ma ner­vio­so”. Al­gu­nos his­to­ria­do­res pien­san que no de­bió com­par­tir el pre­mio, ya que Gol­gi só­lo apor­tó una me­to­do­lo­gía, mien­tras que Ra­món y Ca­jal fun­dó la neu­ro­cien­cia. De­bi­do a sus in­ves­ti­ga­cio­nes pos­te­rio­res se con­si­de­ra que pu­do re­ci­bir un se­gun­do Pre­mio, si no hu­bie­ra fa­lle­ci­do (los Nobel no se en­tre­gan de for­ma pós­tu­ma).

VI­DA PER­SO­NAL

A raíz de per­der una com­pe­ten­cia de ven­ci­das con un ami­go de la uni­ver­si­dad, fren­te a la chi­ca que le gus­ta­ba, San­tia­go se ini­ció en la prác­ti­ca del fi­si­co­cul­tu­ris­mo, y te­nía una en­vi­dia­ble fi­gu­ra atlé­ti­ca. Des­pués de ob­te­ner la di­rec­ción de mu­seos anató­mi­cos de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de Za­ra­go­za, se ca­só ca­si en se­cre­to con Sil­ve­ria Fa­ña­nás Gar­cía, en 1880.

Aun­que pa­sa­ron di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas du­ran­te años, la ab­ne­ga­ción y cor­du­ra de su es­po­sa lo ani­ma­ron siem­pre a se­guir ade­lan­te con su tra­ba­jo. El pa­pel de ella era tan im­por­tan­te que sus ami­gos de­cían: “la mi­tad de Ca­jal es su mu­jer”. El ma­tri­mo­nio tu­vo sie­te hi­jos.

Ade­más del di­bu­jo y la gim­na­sia, le gus­ta­ba la poe­sía y la fi­lo­so­fía. Era un ra­cio­na­lis­ta al que las ideas sin fun­da­men­to cien­tí­fi­co le re­sul­ta­ban di­fí­ci­les de asi­mi­lar. Se­gún sus pro­pias pa­la­bras, prac­ti­ca­ba “la re­li­gión de los he­chos”, que se con­vir­tió en su prin­ci­pio pa­ra rea­li­zar in­ves­ti­ga­ción to­da su vi­da.

LE­GA­DO

San­tia­go Ra­món y Ca­jal des­ve­ló los se­cre­tos del ce­re­bro y el sis­te­ma ner­vio­so, los cua­les ha­bían per­ma­ne­ci­do in­son­da­bles pa­ra los hom­bres de su épo­ca. Su doc­tri­na so­bre el fun­cio­na­mien­to de las neu­ro­nas dio ini­ció a la neu­ro­cien­cia mo­der­na. Fa­lle­ció el 17 de oc­tu­bre de 1934, en Ma­drid. De­je­mos aquí el re­co­no­ci­mien­to pa­ra es­te gran cien­tí­fi­co quien nos mos­tró que es po­si­ble al­can­zar gran­des lo­gros a par­tir de una vi­da de es­fuer­zo y tra­ba­jo, y tam­bién que se pue­de co­rre­gir el rum­bo de un jo­ven­ci­to des­ca­rria­do.

 ?? /COR­TE­SÍA RO­DOL­FO ECHA­VA­RRÍA ?? San­tia­go Ra­món y Ca­jal
/COR­TE­SÍA RO­DOL­FO ECHA­VA­RRÍA San­tia­go Ra­món y Ca­jal
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico