El Sol de Tampico

Los va­lo­res en la so­cie­dad del fu­tu­ro

- Ru­bén Nú­ñez de Cá­ce­res V. Social Sciences · Francis Fukuyama · Mexico · United States of America · Singapore · Japan · Nordic countries

“,,,los va­lo­res dan pers­pec­ti­va: en el me­jor y peor de los tiem­pos…”

CHAR­LES GARFIELD

Ca­si to­dos

los fu­tu­ró­lo­gos ac­tua­les pre­di­cen una so­cie­dad del ma­ña­na sin mu­chas es­pe­ran­zas. Sus ra­zo­nes son va­ria­das e igual­men­te vá­li­das. La na­tu­ra­le­za es­tá sien­do sis­te­má­ti­ca­men­te ata­ca­da y em­pie­za ya a de­vol­ver­nos los gol­pes; una tec­no­lo­gía que in­con­te­ni­ble avan­za y no siem­pre pa­ra bien de su be­ne­fi­cia­rio, el hom­bre; la fa­mi­lia, que en su ver­ti­gi­no­so di­na­mis­mo no acier­ta a va­lo­rar su esen­cia fun­da­men­tal, tan ne­ce­sa­ria pa­ra la su­per­vi­ven­cia de la es­pe­cie hu­ma­na; las re­li­gio­nes que a ve­ces en lu­gar de unir se­pa­ran y mu­chos otros de­ta­lles que em­pie­zan a con­fi­gu­rar­se en nues­tras co­mu­ni­da­des co­mo ele­men­tos de un fu­tu­ro in­me­dia­to, no tan pro­mi­so­rio. Y la tor­men­ta se ha­ce per­fec­ta con el ad­ve­ni­mien­to de ese vi­rus que tie­ne al mun­do en­te­ro en vi­lo.

En una di­ser­ta­ción te­ni­da en un Sim­po­sium in­ter­na­cio­nal de Va­lo­res (l997), el no­ta­ble au­tor e his­to­ria­dor ame­ri­cano-ja­po­nés Fran­cis Fu­ku­ya­ma afir­mó que el pro­ble­ma de los va­lo­res éti­cos y mo­ra­les era ya una cues­tión que con­fron­ta­ban to­das las so­cie­da­des del mun­do. Exis­tía por igual en Mé­xi­co co­mo en EEUU; en paí­ses desa­rro­lla­dos y sub­de­sa­rro­lla­dos y afec­ta­ban de­fi­ni­ti­va­men­te la ra­cio­na­li­dad hu­ma­na con la que el mun­do de­be­ría na­ve­gar ha­cia un me­jor puer­to. Y que ese du­ro e inevi­ta­ble re­to só­lo po­dría ser en­fren­ta­do con ven­ta­ja con lo que él lla­mó “un nue­vo mo­tor de la his­to­ria”.

Fu­ku­ya­ma lle­vó al lí­mi­te sus ri­gu­ro­sos co­men­ta­rios afir­man­do que la mis­ma pros­pe­ri­dad ma­te­rial po­dría ver­se ame­na­za­da si di­chos va­lo­res no eran cui­da­dos con el mis­mo es­me­ro que se de­di­ca­ba al pro­gre­so cien­tí­fi­co y a la in­dus­tria­li­za­ción. Y dio un ejem­plo cla­ve de su pro­pio país, los Es­ta­dos Uni­dos: “So­mos ri­cos, de­cía en ese en­ton­ces, pe­ro vi­vi­mos una agu­da in­sa­tis­fac­ción en nues­tras fa­mi­lias, nues­tras igle­sias, en las es­cue­las, cen­tros de tra­ba­jo y en la co­mu­ni­dad en ge­ne­ral”. Y no lo de­ja­rían men­tir más tar­de las su­ce­si­vas cri­sis fi­nan­cie­ras y de cre­di­bi­li­dad que se su­ce­de­rían en­tre el fi­nal del si­glo pa­sa­do y el ini­cio del ac­tual, co­mo con­se­cuen­cia de la am­bi­ción y el des­me­di­do de­seo de lu­cro de las gran­des cor­po­ra­cio­nes, que arras­tra­ron con su co­di­cia a mu­chas otras en el mun­do, co­mo su­ce­dió tam­bién en nues­tro pais.

Y qué de­cir de Mé­xi­co en ese con­tex­to? Es­ta­mos in­clui­dos en­tre los paí­ses del lla­ma­do “ter­cer mun­do” o en vías de de­sa­rro­llo. Nues­tra eco­no­mía es­tá, por lo me­nos, en­tre las pri­me­ras vein­te del mun­do. Te­ne­mos ri­que­zas na­tu­ra­les que en­vi­di­rían otras na­cio­nes; una cul­tu­ra mi­le­na­ria ad­mi­ra­da por mu­chos; un pró­di­go y ex­ten­so te­rri­to­rio y, se­gún los ex­per­tos, to­do pa­ra lle­gar a ser si qui­sié­ra­mos, miem­bros del se­lec­to gru­pos de las na­cio­nes desa­rro­lla­das. Pe­ro no he­mos que­ri­do asu­mir con res­pon­sa­bi­li­dad la par­te que nos co­rres­pon­de en la cons­truc­ción de la gran­de­za que a ca­da uno to­ca. He­mos vi­vi­do y aún se­gui­mos ha­cién­do­lo, que­ján­do­nos del pa­sa­do; la con­quis­ta; las dic­ta­du­ras; las in­va­sio­nes ex­tran­je­ras y has­ta de nues­tra ma­la suer­te, pe­ro no de nues­tras ac­ti­tu­des fren­te a los va­lo­res. Y por eso nues­tro país apa­re­ce in­va­ria­ble­men­te en­tre los me­dio­cres en com­pe­ti­vi­dad y en­tre los me­nos trans­pa­ren­tes pe­ro muy co­rrup­tos. (Tras­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal y Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial)

Y la lec­ción se ha­ce más evi­den­te cuan­do ob­ser­va­mos la inequí­vo­ca co­rre­la­ción en­tre el es­cru­pu­lo­so res­pe­to a los va­lo­res y el de­sa­rro­llo de un país co­mo por ejem­plo Sin­ga­pur, Ja­pón o los paí­ses nór­di­cos hoy en día. Y tal vez un ejem­plo muy re­pre­sen­ta­ti­vo de ello en la Edad An­ti­gua, fue el del po­de­ro­so im­pe­rio ro­mano. Due­ño por si­glos de ca­si to­do el mun­do co­no­ci­do, crea­do­res del de­re­cho, de la len­gua que ha­bla­mos, cons­truc­to­res de ma­ra­vi­llas ar­qui­tec­tó­ni­cas, mo­nu­men­tos y obras de ar­te, cul­ti­va­do­res en sus ini­cios del con­cep­to “ho­gar” -lu­gar del fue­go- y la fa­mi­lia, los ro­ma­nos fue­ron sin fi­nal­men­te con­quis­ta­dos por una hor­da de gen­tes ig­no­ran­tes, des­ha­rra­pa­dos e in­cul­tos, que sin em­bar­go los so­me­tie­ron y los hu­mi­lla­ron. ¿Por qué?

Es cier­to que fue­ron mu­chas las cau­sas de la caí­da de su im­pe­rio, pe­ro una de ellas fue sin du­da al­gu­na, su ca­da día más evi­den­te de­ca­den­cia mo­ral y su irres­pe­to ha­cia los va­lo­res que de su fun­da­ción les hi­cie­ron fuer­tes y ca­si in­ven­ci­bles. Su rí­gi­da dis­ci­pli­na, la fiel obe­dien­cia a sus ins­ti­tu­cio­nes y sus creen­cias an­ces­tra­les, así co­mo su de­seo de ser siem­pre ga­na­do­res y com­pe­ti­ti­vos. Pe­ro to­das esas ac­ti­tu­des fue­ron su­pli­das por el ocio y la vi­da fá­cil; la for­ta­le­za de sus cos­tum­bres, por el pan y el cir­co y el es­fuer­zo y la de­di­ca­ción que an­tes te­nían, por el des­pre­cio ha­cia sus idea­les ori­gi­na­les, que les ha­bían lle­va­do a ser un ejem­plo de ciu­da­da­nía en el mun­do. Y así un gru­po de des­cal­zos e ile­tra­dos, que ellos lla­ma­ban des­pec­ti­va­men­te “bár­ba­ros” aca­ba­ron hu­mi­llán­do­los e ini­cian­do en el mun­do la épo­ca os­cu­ra que co­no­ce­mos co­mo la Edad Me­dia.

Por eso, si de al­go po­de­mos es­tar cier­tos, en es­ta era pos­mo­der­na, es de la im­por­tan­cia de los va­lo­res mo­ra­les co­mo re­qui­si­to fun­da­men­tal pa­ra que un so­cie­dad pue­da ser via­ble y tran­si­te con se­gu­ri­dad ha­cia un mun­do de pro­gre­so que sea en ver­dad sos­te­ni­ble. Hoy sa­be­mos que, sin trans­pa­ren­cia, sin ho­nes­ti­dad, sin ren­di­ción de cuen­tas y so­bre to­do sin un ma­ne­jo es­cru­pu­lo­so y pul­cro de to­das las es­truc­tu­ras, sean po­lí­ti­cas, re­li­gio­sas, aca­dé­mi­cas o so­cia­les, na­da po­drá cons­truir­se, pues es­ta­ría fun­da­do so­bre ba­ses en­de­bles, co­mo la fal­ta de con­fian­za, el en­ga­ño, la co­rrup­ción y la men­ti­ra, lo que aca­ba­rá por arrui­nar los ci­mien­tos mis­mos de la so­cie­dad hu­ma­na. Por­que de na­da sir­ve al mun­do una ri­que­za huér­fa­na de va­lo­res hu­ma­nos y me­nos una po­bre­za sin ellos.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico