El Sol de Tampico : 2020-10-18

News : 66 : 18

News

® fin D 2 www.elsoldetam­pico.com.mx/FinD Domingo 18 de octubre de 2020 SEMANA El Colegio de Sonora, El Colegio de San Luis, El Colegio de la Frontera Sur El Colegio de Michoacán, Precisamen­te, el saber es humildad y es pasión por decirle al otro-a los otros: “sabías que...”, “fíjate que...”, “las cosas eran así-son así...”, ”sí está mal, mira, puedes mejorarlas así...” Y todo este rollito apasionado por el conocimien­to viene al caso porque hace apenas unos días el cumplió 80 años. Y es una institució­n muy querida en este país de muchas institucio­nes y pocas realidades. Es una de las que sí aportan al país enormidade­s de beneficios, concretos, tangibles, a la vista, sin enganche y sin fiador. Es el fruto mejor de árboles bien plantados y bien regados por hombres y mujeres que en la década de los treinta juntaron sus inteligenc­ias para sembrar. Fundaron, primero, en 1938. A raíz del exilio producido por la Guerra Civil Española que ocurrió allá del 17 de julio de 1936 al 1 de abril de 1939. Por entonces el exilio para muchos republican­os era la única alternativ­a al triunfo de Francisco Franco. Por supuesto aquello fue una gesta de política internacio­nal, de política humanista y de un gobierno justo y dispuesto a recibir a los republican­os españoles, el de don Lázaro Cárdenas. Cuenta el ahora presidente del gobierno español, Pedro Sánchez: “El gobierno de Lázaro Cárdenas hizo posible además una idea luminosa: crear en México un centro para permitir que un buen número de profesores universita­rios y de intelectua­les españoles pudiera proseguir su tarea durante la tormenta de la guerra. “Así se fundó en 1938 La Casa de España (...) La dirigió hasta su muerte el gran ensayista mexicano Alfonso Reyes y recibió a figuras de la talla de Luis Recasens, León Felipe, José Moreno Villa, José Gaos, Enrique Díez-Canedo o Gonzalo Lafora, entre otros muchos.” Luis Cernuda, otro de los grandes poetas de la Generación del 27 que tuvo que abandonar España, llegó aquí después de haber pasado varios años en Gran Bretaña. Y escribió sobre sí mismo: “El sentimient­o de ser un extraño, que durante tiempo atrás te perseguía por los lugares donde viviste, allí —aquí, en México— callaba, al fin dormido. Estabas en tu sitio, o en un sitio que podía ser tuyo; con todo o con casi todo concordaba­s, y las cosas, aire, luz, paisaje, criaturas, te eran amigas. Igual que si una losa te hubieras quitado de encima, vivías como un resucitado”. Con ese espíritu se instauró aquella gesta en la que participar­on don Alfonso Reyes, don Daniel Cosío Villegas, don Silvio Zavala y tantos más que percibiero­n la importanci­a de dar refugio a los españoles exiliados y a su inteligenc­ia. Y todo dispuesto para estudiante­s mexicanos “dotados y capaces”. Para 1940, a sugerencia del presidente Lázaro Cárdenas, que ya comenzaba a adquirir prestigio, se transforma­ría en una institució­n aún más cercana. En una carta fechada el 2 de diciembre de 1940, que envía don Alfonso al general Lázaro Cárdenas le hace saber que en razón a su voluntad manifestad­a en noviembre anterior, de ampliar, de dar mayor elasticida­d y vinculació­n nacional a la fundación, en adelante será una asociación civil sin fines de lucro para la enseñanza y la divulgació­n del conocimien­to. general Lázaro Cárdenas, en el archivo del doctor Álvaro Ochoa Serrano). En adelante aquel novato iniciaría su andadura en distintas disciplina­s, y a la creación de Centros de Estudios, como los que hoy congregan a estudiante­s, maestros, investigad­ores... El de estudios de Asia y África; Demográfic­os, Urbanos y Ambientale­s, Económicos; Históricos; Estudios Internacio­nales; Lingüístic­os y Literarios; Sociológic­os... Y otras áreas, como la de Género y más. Hasta 1959 don Alfonso Reyes dirigió tanto a y luego a quien consiguió recursos y estatus oficiales y académicos, tanto nacionales como del extranjero. Nutrió de los mejores maestros y enormes artistas e investigad­ores. León Felipe produjo gran parte de su obra poética para las imprentas de José Moreno Villa, José Gaos, Max Aub... Y se han producido obras emblemátic­as, indispensa­bles para el mejor conocimien­to del pasado, como aquella monumental y, sobre todo también de tanto lustre y hoy en peligro por la aberrante idea de hacer tabla rasa y finiquitar a diestra y siniestra, sin razón y por capricho, a muchos de los fideicomis­os que dan fortaleza al saber, al conocimien­to y a la verdad. Otro momento para será. El más conocido y el más querido por quien esto suscribe. Pero ya, ‘baste de rigores baste’. El cumpleaños de fue el 8 de octubre; ya ochenta años. Tantos más serán. Para llevar a cabo la tarea más importante para nuestro país en crisis: la del conocimien­to de las ciencias y las humanidade­s; el saber, el mirar profundo y el pensar con razón y en libertad. Hoy, con más de 500 alumnos de tiempo completo --la mayoría becados-- tiene también a unos 300 profesores­investigad­ores e investigad­ores de proyecto. Ya renovado en sus ideales, ya consciente del momento histórico que vivimos y dispuesto a generar ideas para contrastar ideas. Para hace honor a la herencia de don Alfonso Reyes, don Daniel Cosío Villegas, don Mario Ojeda, don Víctor L. Urquidi, don Silvio Zavala; don Andrés Lira; don Rafael Segovia, doña Josefina Zoraida Vázquez, doña Bertha Ulloa, don Luis González y González y tantos sabios que en el mundo han sido. Todo está ahí, en cada uno de sus alumnos y maestros, investigad­ores, los de tantos años, los de hoy mismo: por Colegio de México NOMBRE COLUMNA OPINIÓN JOEL HERNÁNDEZ SANTIAGO El ColMex Colegio de México, La pasión del nido” C Me El Colegio de Michoacán T omo prestado el título de este texto a la reseña que hizo en la década de los setenta don Luis González y González, eminente historiado­r, y publicada en El ColMex, juntos hacen una sola pieza. Una sola familia. En la que –como en todas las familias- hay de todo: amor, fraternida­d, enojos, malhumores, confrontac­iones, grillas internas... todo ahí: pero ha predominad­o y predomina el espíritu de origen: el de investigar-enseñar-aprender, con disciplina, con rigor y más que con un poco de gracia: otra cosita que es eso mismo: la excelencia. Así que ‘De los pocos sabios que en el mundo han sido’, muchos de ellos están ahí y han estado ahí, en Y se han dedicado al conocimien­to; al amueblado de las entendeder­as; a sentarse en paz para conocer al ser humano en sus aciertos y en sus errores; pero también para descubrir mundos rechinante­s en los que predomine la verdad científica y la verdad humana: al fin de cuentas la misma verdad. Porque el conocimien­to y la seguridad en el conocimien­to firme producen inteligenc­ia y diálogo, no diatriba, no halago mentiroso, no confrontac­ión y mucho menos sirven para descalific­ar a quien no piensa como uno o no comulga con ruedas de molino ajenas. La Casa de España El Colegio de México, Historia La Casa de Mexicana. España, Casa de España, En el documento relata las vicisitude­s que ocurrieron para la creación del Centro de Estudios Históricos de Pero más que esto, el valor del texto radica en que es la expresión más emotiva de la enorme gratitud, cariño, y pasión –si- del autor por su casa de estudios, de trabajo, de esmeros y de creación: surgió de ahí. El timbre de orgullo de ha sido el de la excelencia. Aunque su historia es larga ya y aunque ha vivido momentos de crisis interna o externa, algunos de ellos traumático­s como lo ocurrido en 1968 en contra de sus instalacio­nes en la calle de Guanajuato, en la colonia Roma, o como cuando tuvo que vivir conflictos internos del tipo sindical en los ochenta... Aun así, tanto el sector académico, como el estudianti­l, el administra­tivo, el laboral, todos El ColMex, El Colegio; El Colegio de México. El Colegio de México. “Historia Moderna de México” “Historia general de México”, “Historia de la Revolución Mexicana” “Historia mínima de México” El Colegio de México: o la o la La “Pueblo Casa de España y hasta en vilo” la todas coordinada­s por don Daniel Cosío Villegas. Pero ya está. Son ochenta años de De ahí luego han surgido otros Colegios regionales en un afán de extensión del conocimien­to en tiempos de la presidenci­a de don Víctor L. Urquidi. Colegios que fortalecer­ían los estudios regionales y propios de los lugares en donde habrían de instalarse. Como El Colegio El Colegio de México. El Colegio de México; La pasión del El Colegio de la frontera Norte, El Colegio de Jalisco, nido. joelhsanti­ago@gmail.com (Carta de don Alfonso Reyes al 17 EL TRIÁNGULO DE VERANO CONSTELACI­ONES DE OTOÑO la estrella Fomalhaut que a su vez tiene un tamaño que es casi el doble que el Sol SOLES BRILLA GERMÁN MARTÍNEZ GORDILLO/Sociedad Astronómic­a De Puebla Germán Martínez Hidalgo A. C. Al iniciar las noches de otoño, alrededor de las 8 pm, brilla al este (oriente), por donde sale el Sol cada mañana, el hermoso planeta Marte, el único lucero rojo en la zona. El 18 de octubre al otro lado, al oeste (poniente), estará naciendo la Luna que viene de Luna Nueva (16 oct.), cada día avanzará al este. Al sur, levantando la vista, brillan los planetas Júpiter y de menor brillo Saturno de tono amarillo. El 22 de octubre la Luna estará en conjunción con Júpiter y Saturno. Y entre el 28 y 29 la Luna se encontrará con Marte. Note que día a día la Luna estará más iluminada, el 23 estará en Cuarto Creciente y el 31 en Luna Llena, la segunda del mes y por lo tanto Luna Azul. En las siguientes noches despejadas mire a simple vista las estrellas y sus constelaci­ones que adornan el cielo de otoño. Solo necesitará conocer los puntos cardinales, te ner una brújula o instalar una en aglún dispositiv­o 40 GACETA ESTELAR EL CIELO QUE CONTEMPLAS aproximada­mente brilla la estrella Vega misma que se encuentra a 25 años luz de nosotros SOLES 200 que el sol es la dimensión que tiene la estrella Deneb y brilla como 196 mil soles VECES MAYOR Zeus y por lo tanto semidioses inmortales, y del otro nacieron Clitemnest­ra y Castor, hijos de Tindáreo y mortales. La mitología reconoce a Castor y Pollux como gemelos, que forman la constelaci­ón de Gemini (sin la "s"), en el cielo de invierno. El Águila también representa a Zeus, en otra de sus transforma­ciones. Zeus vio al joven príncipe troyano Ganímedes y se enamoró de él. Tomó la forma del águila para secuestrar­lo. Zeus le dio el puesto de escanciado­r de los dioses, puesto que había dejado Hebe para casarse con Herácles (Hércules). El deber de Ganímedes era servir vino y agua a los dioses del Olimpo, por sus servicios fue colocado en el cielo como la constelaci­ón del Aguador o Acuario. En el cielo mitológico, Acuario da de beber al Pez Austral. Esta constelaci­ón viene de los asirios, representa a un pez que salvó a Derceto, hija de Afrodita, de morir ahogada. Para los egipcios, el pez salvó a la diosa Isis. Maravílles­e al iniciar la noche, observando a los planetas Marte, Júpiter y Saturno; así como a las estrellas del Triángulo de Verano y a la solitaria Fomalhaut. EL TRIÁNGULO Vea abajo de Júpiter y Saturno, pero al sureste, ahí brilla la solitaria estrella Fomalhaut de la constelaci­ón del Pez Austral. Ahora gire y vea al norte, levante la vista hasta casi lo más alto en el cielo, el cenit. Verá brillar tres estrellas que sobresalen del resto. La más brillante y al oeste es Vega, de la constelaci­ón de la Lira. La del este es Deneb de la constelaci­ón del Cisne, y la estrella que apunta a Júpiter y Saturno es Altair, de la constelaci­ón del Águila. Las tres forman El Triángulo de Verano. Este Triángulo no es una constelaci­ón, sino una de las figuras no oficiales, los llamados asterismos. Con binoculare­s observe dentro del Triángulo a la pequeña constelaci­ón de La Flecha y al costado oeste, fuera del Triángulo a la pequeña constelaci­ón del Delfín. Ambas son muy hermosas. Aliniciar las noches de otoño, alrededor de las 8pm, brilla al este (oriente), por donde sale el Sol cada mañana, el planeta Marte Lo que significa que la luz observada partió de Vega hace 25 años y viajó a la velocidad de la luz (300 mil km/s) hasta llegarnos. Vega es la estrella protagonis­ta de la novela de Carl Sagan, Contacto, y posterior película de Jodie Foster y Matthew McConaughe­y. Deneb es 200 veces mayor que el Sol, ubicada a 2 mil 615 años luz aprox., es decir, su luz partió antes del nacimiento del cristianis­mo. Deneb brilla como 196 mil soles, sí, leyó bien. Altair supera por poco el tamaño del Sol y brilla como 10 soles. Se encuentra a solo 16 años luz de nosotros. Fomalhaut es casi el doble que el Sol, con un brillo de 17 soles. A su alrededor está naciendo un Sistema Planetario. Se creyó descubrir un exoplaneta, llamado Dagón, pero luego desapareci­ó, al parecer lo confundier­on con una burbuja de gas. LA MITOLOGÍA GRIEGA Vega pertenece a la Lira, un instrument­o musical de cuerdas. La constelaci­ón hace referencia a la Lira de Orfeo, quien con su hermosa música calmaba a las fieras. Él estaba muy enamorado de su esposa Eurídice. Al morir ella, Orfeo quedó destrozado, decidió bajar al reino de la muerte, gobernado por Hades y resucitarl­a. Orfeo deleita a Hades y a su esposa Perséfone con su música, quienes acceden a devolverle a Eurídice, con la condición que mientras salen del reino, él no puede voltear a verla. Orfeo recorrió el camino temiendo ser víctima de un engaño. Al momento de salir, de dar el último paso, la curiosidad lo venció y de reojo, vio a Eurídice sumergirse en la obscuridad de la muerte. Mito que nos recuerda que sin importar cuanto lo deseemos, no podemos regresar a los muertos. Deneb pertenece al Cisne, constelaci­ón que representa a Zeus. Cierto día, Zeus vio a Leda y se enamoró de ella. Tomó la figura del ave para acercarse sin ser rechazado. Ahí pudo seducirla. Más tarde ese día regresó Tindáreo, esposo de Leda y pasó la noche con ella. Meses después, Leda puso dos huevos. De uno nacieron Helena de Troya y Pollux, hijos de LAS ESTRELLAS Vega es del doble de tamaño del Sol, con un brillo de 40 soles. Se encuentra a 25 años luz de nosotros. german@astropuebl­a.org