El Sol de Tampico : 2020-10-18

News : 69 : 21

News

® fin D 5 Domingo 18 de octubre de 2020 www.elsoldetam­pico.com.mx/FinD SEMANA NIÑOS CIBERACOSO SEXUAL ALEJANDRO JIMÉNEZ Dejar que niñas, niños y adolescent­es naveguen por las redes sociales sin límite ni supervisió­n es un error que cometen los padres creyendo que así respetan su privacidad, cuando en realidad los pone en peligro UN RIESG RENATA DÍAZ “Al dar internet ilimitado a los pequeños en realidad los estamos exponiendo a un mundo, que si bien es una puerta para salir de casa de alguna forma, también es una puerta de entrada a nuestra vida a desconocid­os” ¿QUÉ HACER? Renata Díaz menciona seis medidas para cuidar la seguridad de los niños al momento de navegar por internet: 1.- que la supervisió­n de lo que ven en redes es intromisió­n en su vida privada, sino que es una medida de prevención equivalent­e a ponerles el cinturón de seguridad en el auto. Los menores no pueden estar solo en las redes sociales. 2.- la informació­n que se sube a redes pasa de ser privada a púbica y que sólo se debe interactua­r con personas conocidas. 3.- controles parentales que todos los dispositiv­os electrónic­os contienen. 4.- para el uso de pantallas, en función al grupo de edad. Por ejemplo, de 0 a 6 años usar los dispositiv­os o tabletas pero sin acceso a internet. Para niños de entre 6 y 12 años acompañarl­es y definirles el tiempo del uso de dispositiv­os móviles. 5.- ejemplo en el uso moderado de dispositiv­os y acceso a redes, pues niños y adolescent­es nos están viendo todo el tiempo, “qué pasa si nos están viendo siempre metidos en el celular, ellos van a replicar nuestro comportami­ento”, y 6.- puente de confianza entre menores y adultos para propiciar el diálogo y que sea más fácil detectar algún problema o que ellos nos lo cuenten. No asumir Enseñarles que Activar los Enfoque de niñez para atacar la violencia sexual infantil ANNAYANCY VARAS GARCÍA* crea confusión de las conductas sancionada­s; b) la legislació­n penal no respeta el interés superior de la niñez; y c) hay interpreta­ciones que llevan a la impunidad y poco acceso a la justicia. En particular, y por mencionar una consecuenc­ia de esta heterogene­idad, hoy 30 estados (junto con la Federación) regulan el abuso sexual en contra de NNA con distintos nombres, mientras que Aguascalie­ntes y Nayarit no contemplan ningún tipo penal específico en sus códigos penales bajo esa denominaci­ón, sino como atentados al pudor. Evidenteme­nte esto minimiza el problema. Es así como la multiplici­dad y la falta de homologaci­ón de delitos, origina una falta de visibiliza­ción y abre la posibilida­d de que los delitos de esta índole queden sin castigo. Es obligación del Estado, en correspons­abilidad con los particular­es, prevenir, atender, denunciar y sancionar la violencia sexual en contra de niñas, niños y adolescent­es, pero urge que el problema se atienda con una perspectiv­a de niñez, hasta ahora inexistent­e. Actuar con este enfoque implicaría, según el Análisis de los delitos sexuales en contra de niñas, niños y adolescent­es en México, años de prisión y hasta dos mil días de multa, debido a que la configurac­ión de los delitos es diferente. Por la relevancia de atender esta problemáti­ca de una manera distinta a como se ha estado haciendo, Alumbra Contigo —iniciativa de Early Institute que reúne a más de 40 aliados en una comunidad de conocimien­to— pone a disposició­n una plataforma con recomendac­iones a padres y educadores para identifica­r la violencia sexual contra NNA, ofrecer asesoría telefónica y canalizar denuncias. Asimismo, da a conocer una serie de estadístic­as sobre el tema en su portal alumbramx.org que está disponible para quien desee más informació­n. Nuestras intencione­s son contundent­es: por un lado, visibiliza­r las deficienci­as en el respeto, la protección y la garantía al acceso a una vida sin violencia de este grupo social, pero sobre todo, evitar que se enfrente a una de las experienci­as que, sin duda, deja huellas muy profundas de por vida. Poner reglas En un tema tan indignante y doloroso como es la violencia sexual contra niños, niñas y adolescent­es (NNA), todo esfuerzo para erradicarl­o es bienvenido y necesario, pero hay que hacer cada vez más. En 2019, México registró 51 mil 662 delitos sexuales en contra de este sector, lo que equivale a un aumento de 20% con respecto a 2018. La situación es alarmante y se agrava por la falta de una perspectiv­a de niñez en su combate, entre otros factores de carácter legal. Para empezar, en nuestro país, tanto la Federación como los estados tienen las facultades para crear y reformar los tipos penales que crean necesarios en sus respectiva­s jurisdicci­ones. Esto genera una diversidad de tipos penales en cada entidad federativa, los cuales carecen de lineamient­os homologado­s, claros y objetivos. Esto viene al caso porque hoy se cuenta con al menos 40 delitos sexuales tipificado­s en los 32 estados de la República Mexicana y a nivel federal. En resumen, el problema de esta diversidad: a) editado por Early Institute: “el reconocimi­ento de las niñas, niños y adolescent­es como personas titulares de derechos, con base en el respeto de su dignidad, vida, superviven­cia, bienestar, salud, desarrollo, participac­ión y no discrimina­ción, garantizan­do el disfrute de sus derechos de manera integral”. Lo anterior porque cuando un niño, niña o adolescent­e sufre de violencia sexual, no solo se da una afectación de carácter sexual, sino que se violentan otros derechos. Hay que decir que en los últimos meses se ha propuesto en el Congreso de la Unión, la creación de un Código Penal Único que homologue los delitos de abuso sexual contra NNA en todo el país. La propuesta, además de buscar la unificació­n de criterios en torno a estas graves faltas, también homologarí­a las penas. Hoy, por ejemplo, en Yucatán se prevén sanciones de uno a cinco años de prisión y de 40 a 100 días de multa; mientras que en Veracruz se establecen de seis a 12 Poner el Establecer un * Directora de Early Institute yancy.varas@earlyinsti­tute.org /@Yancyvaras