A LA SOM­BRA

El Sol de Tijuana - - Análisis -

La apa­ri­ción de Carlos Slim en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co, a unos días del de­ba­te, fue leí­do por los ra­di­ca­les de las re­des so­cia­les (esos que avien­tan pie­dras sin dar la ca­ra des­de las som­bras del Me­tro­bús) co­mo un men­sa­je de la “ma­fia del po­der” que le pi­dió ayu­da al in­ge­nie­ro para fre­nar a An­drés Ma­nuel López Obra­dor.

Mien­tras eso de­cían, se mos­tra­ron sor­pren­di­dos, por­que su na­rra­ti­va se rom­pió, pues el otro que apa­re­ció ayer fue el Sub­co­man­dan­te Mar­cos, me­nos co­no­ci­do co­mo Rafael Sebastián Guillén Vicente, esa fi­gu­ra de los 90 que hi­zo soñar a mu­je­res con un aman­te gue­rri­lle­ro me­xi­cano de las mon­ta­ñas del sur, ese que im­pul­só a gru­pos co­mo el Pan­teón Ro­co­có y dio ar­gu­men­tos para pro­tes­tar a fi­na­les del si­glo pa­sa­do por la glo­ba­li­za­ción y “el mal go­bierno”. Cri­ti­có ayer a los ór­ga­nos elec­to­ra­les por su­pues­ta­men­te pri­vi­le­giar a quie­nes ha­cen tram­pa y ha­cer a un la­do a la gen­te ho­nes­ta. “¿Y a él quién lo man­dó?”, pre­gun­tan los otros.

La vio­len­cia en la zo­na del Aca­pul­co tra­di­cio­nal de­be ser ata­ca­da de ma­ne­ra di­rec­ta para evi­tar afec­ta­cio­nes en ma­te­ria tu­rís­ti­ca, afir­ma­ron em­pre­sa­rios de la in­dus­tria ho­te­le­ra, res­tau­ran­te­ra y pres­ta­do­res de ser­vi­cios acuá­ti­cos de pla­ya Ca­le­ta y Ca­le­ti­lla, lue­go del ase­si­na­to en la pla­ya que le dio la vuel­ta al mun­do a tra­vés de los len­tes de Reuters.

Sin em­bar­go, di­ce Héc­tor Astudillo Flo­res, el go­ber­na­dor de Gue­rre­ro, que a pe­sar de la in­ci­si­va vio­len­cia, la in­dus­tria tu­rís­ti­ca no ha si­do afec­ta­da y los nú­me­ros de vi­si­tan­tes, ocu­pa­ción ho­te­le­ra y de­rra­ma eco­nó­mi­ca si­guen al al­za. Me­nos mal, los que ve­mos des­de fue­ra la vio­len­cia en Aca­pul­co, Chi­la­pa, Tixtla y Chil­pan­cin­go, por men­cio­nar al­gu­nos pun­tos ca­lien­tes, creía­mos que to­do era tie­rra sin con­trol.

La Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca (SFP), de Arely Gó­mez, le dio un fuer­te gol­pe al ne­go­cio que de­jó don An­to­nio López de Si­la­nes, la far­ma­céu­ti­ca me­xi­ca­na que cuan­do él vi­vía fac­tu­ra­ba más de mil mi­llo­nes de pe­sos anua­les. Ayer man­dó una cir­cu­lar a las de­pen­den­cias, la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (PGR) y en­ti­da­des de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca fe­de­ral para abs­te­ner­se de acep­tar pro­pues­tas o ce­le­brar con­tra­tos con La­bo­ra­to­rios Si­la­nes. No hu­bo de­ta­lles, so­la­men­te la ad­ver­ten­cia que me­te­rá en pro­ble­mas fi­nan­cie­ros al gru­po.

A la som­bra de los gol­pe­teos de cam­pa­ña, a los me­xi­ca­nos del nor­te lo que les in­tere­sa que de­ba­tan los can­di­da­tos son te­mas de eco­no­mía. En el sur exis­te es­pe­cial én­fa­sis en los con­cep­tos de sa­la­rio, em­pleo y pro­gra­mas so­cia­les. En el cen­tro, de acuer­do con el INE, de Lorenzo Cór­do­va, no des­ta­ca al­gu­na ca­te­go­ría en par­ti­cu­lar. “En el cen­tro se men­cio­na eco­no­mía por de­ba­jo del nor­te, pe­ro por en­ci­ma del sur, y se man­tie­ne em­pa­ta­do con el sur en el nú­me­ro de men­cio­nes a em­pleo y sa­la­rios”.

“En mi vi­da he vis­to un pro­yec­to que pue­da te­ner tan­to im­pac­to eco­nó­mi­co en un área co­mo lo es el nue­vo ae­ro­puer­to. Es un gran detonador, so­lo lo pue­do com­pa­rar con el Ca­nal de Pa­na­má”, di­jo el em­pre­sa­rio me­xi­cano Carlos Slim, el hom­bre más ri­co de Mé­xi­co. “Es un pa­ra­dig­ma detonador del desa­rro­llo fan­tás­ti­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.