Crí­ti­ca de Con Amor, Si­món (Lo­ve, Si­mon)

El Sol de Tijuana - - Gossip - Adrián An­dra­de

Ba­sa­da en el bes­tse­ller de Becky Al­ber­ta­lli, del cual en­con­tré fas­ci­nan­te por re­la­tar­nos la sen­ci­lla his­to­ria de amor de Si­món, un ado­les­cen­te co­mún y co­rrien­te cu­yo se­cre­to es pues­to en jue­go al te­ner que arries­gar a sus amis­ta­des cer­ca­nas con el fin de pro­te­ger a la per­so­na mis­te­rio­sa de la cual se ha enamo­ra­do.

Des­pués de ha­ber vis­to “Ready Pla­yer One” y “Tomb Rai­der”, me hi­ce la idea de no ob­se­sio­nar­se 100% de la fuen­te ori­gi­nal, y en par­te fue un gus­ta­zo por­que el re­sul­ta­do fi­nal fue me­jor que la no­ve­la y eso es una sor­pre­sa co­men­tar­lo por­que es di­ver­ti­da, in­ge­nua, sen­ti­men­tal y cla­ra en la eje­cu­ción de su men­sa­je.

El director Greg Ber­lan­ti mos­tró respeto a la for­ma de acer­ca­se a es­te con­tex­to ju­ve­nil, siem­pre es­pon­tá­neo, ho­nes­to y fa­mi­liar. No es­car­bó en la con­tro­ver­sia ni exa­ge­ró en su me­lo­dra­ma, siem­pre en­fo­ca­do al cre­ci­mien­to. In­clu­so se sien­te ma­du­ra e inocen­te por la for­ma en que se desen­vuel­ven los su­ce­sos que po­drían traer­nos un par de iden­ti­fi­ca­bles re­cuer­dos.

Los guio­nis­tas fue­ron crea­ti­vos al ter­gi­ver­sar cier­tas ac­cio­nes dán­do­les es­pa­cio y pro­pó­si­to a per­so­na­jes se­cun­da­rios que no lo­gra­ban de­jar su hue­lla en el li­bro. Es­to be­ne­fi­ció al elen­co por­que com­ple­men­ta­ban al pro­ta­go­nis­ta de una for­ma que no po­días des­pe­gar­te de sus in­ter­ac­cio­nes y diá­lo­gos. Al­gu­nos re­co­no­ci­bles para los lec­to­res, gra­cias por ello.

Ape­nas ubi­qué al jo­ven Nick Ro­bin­son en Mun­do Jurásico, in­tere­san­te ver lo que pue­de ha­cer cuan­do se le da una opor­tu­ni­dad. En el rol de Si­món Spier se desen­vuel­ve tal co­mo era des­cri­to. In­se­gu­ro, te­me­ro­so y re­traí­do, pe­ro con esa gran ini­cia­ti­va en su bús­que­da por aque­lla iden­ti­dad se­cre­ta con la que se enamo­ra al es­tar­le tes­tean­do.

Esas se­cuen­cias de tes­teo se tor­nan di­ná­mi­cas, as­tu­to fue re­em­pla­zar­los con los po­si­bles can­di­da­tos al igual que re­cu­rrir a las fan­ta­sías vi­sua­les. Muy di­fe­ren­te leer los co­rreos que es­cu­char­los y ver­los co­brar vi­da. De­bo dár­se­las al equi­po de edi­ción por sus ade­cua­dos en­cua­dres y uso de mú­si­ca.

Te­ner a Jen­ni­fer Gar­ner y Josh Duha­mel le brin­da emo­ti­vi­dad al dra­ma, y, a pe­sar de es­tar en mo­men­tos, el tiem­po es su­fi­cien­te para for­jar a Nick y dar­le esa se­gu­ri­dad de au­ten­ti­ci­dad. Aun­que sien­to que hi­zo fal­ta in­ser­tar aque­lla es­ce­na de dis­ci­pli­na para dar­le una fa­ce­ta com­ple­ta a su re­la­ción de pa­dres e hi­jos.

En cuan­to a Kat­he­ri­ne Lang­ford, si­gue ro­ban­do la aten­ción co­mo Leah, no hay na­die co­mo ella para ex­pre­sar una con­ta­gio­sa vul­ne­ra­bi­li­dad y ni se di­ga de Na­tas­ha Roth­well, quien es es­pec­ta­cu­lar co­mo la maes­tra de dra­ma, quién hu­bie­se creí­do de su ca­pa­ci­dad para ha­cer­nos reír. Por otro la­do, Ala­xan­dra Shipp se tor­na dis­tin­ta a la ima­gen gra­ba­da en “X-Men: Apo­ca­lip­sis”.

En con­clu­sión, una adap­ta­ción sim­pá­ti­ca que cum­ple con las ex­pec­ta­ti­vas an­ti­ci­pa­das y que sin du­da re­sul­ta una sin­ce­ra adap­ta­ción a las es­te­reo­ti­pa­das adap­ta­cio­nes ju­ve­ni­les. Sa­na­men­te di­ver­ti­da, li­ge­ra­men­te dra­má­ti­ca y cer­ca­na al desen­vol-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.