Es­tán de vuel­ta LOS IN­CREÍ­BLES

El Sol de Tijuana - - Portada - ITZEL SE­GU­RA La fa­mi­lia Parr lle­ga­rá a los ci­nes hoy

Han pa­sa­do 14 años des­de que Dis­ney Pi­xar es­tre­na­ra “Los In­creí­bles”, la pri­me­ra pe­lí­cu­la de ani­ma­ción que tra­ta so­bre una fa­mi­lia de su­per­hé­roes.

Han pa­sa­do 14 años des­de que Dis­ney Pi­xar es­tre­na­ra “Los In­creí­bles”, la pri­me­ra pe­lí­cu­la de ani­ma­ción que tra­ta so­bre una fa­mi­lia, cau­ti­ván­do­nos a gran­des y chi­cos.

Pa­ra mu­chos la es­pe­ra fue eter­na y nun­ca pen­sa­mos que ten­dría­mos la opor­tu­ni­dad de ver una se­cue­la de es­ta pe­lí­cu­la, pe­ro los dio­ses del olim­po es­cu­cha­ron nues­tras ple­ga­rias y el día de hoy po­de­mos ver có­mo la fa­mi­lia In­creí­ble pe­lea­rá con­tra El To­po, esa pe­lea que he­mos ima­gi­na­do por más de una dé­ca­da, y es que con muy po­cos avan­ces y mu­chí­si­ma ex­pec­ta­ti­va, fi­nal­men­te pu­di­mos dis­fru­tar de la se­gun­da par­te, que sin du­da al­gu­na se­rá muy bien re­ci­bi­da.

Vi­sual­men­te la pe­lí­cu­la cum­ple y re­ba­sa to­das las ex­pec­ta­ti­vas y con gran­des me­jo­ras en la ani­ma­ción, Pi­xar nos vuel­ve a des­lum­brar con una ani­ma­ción y una pa­le­ta de co­lo­res que ha­cen de sus pe­lí­cu­las un gran es­pec­tácu­lo, a eso sú­ma­le la idea de es­ta ciu­dad fu­tu­ris­ta con tin­tes de la épo­ca de los cin­cuen­ta, que ha­ce que la ex­pe­rien­cia sea úni­ca, a eso se le in­te­gra que es su­ma­men­te en­tre­te­ni­da y nos­tál­gi­ca, pues no sien­tes en ese mo­men­to que ha­ya pa­sa­do tan­to tiem­po y vuel­ves a ser un ni­ño en la sa­la de ci­ne.

El di­rec­tor Brad Bird ha si­do el en­car­ga­do, una vez más, de lle­var las rien­das de es­ta y sin du­da no lo te­nía na­da fá­cil, ya que era tan­to el fa­na­tis­mo des­pués de la pri­me­ra par­te que las exi­gen­cias fue­ron gran­des, pe­ro es­te lo­gró rea­li­zar una se­cue­la muy por en­ci­ma de las ex­pec­ta­ti­vas.

Du­ran­te mu­chos años se es­pe­cu­ló con lo que po­dría­mos ver en una fu­tu­ra se­cue­la de “Los In­creí­bles”, des­de ver a los ni­ños sien­do adul­tos o el re­gre­so del vi­llano Sín­dro­me a la sa­ga, pe­ro Bird op­tó sim­ple­men­te por con­ti­nuar con aque­llo que vi­mos allá por el 2004 y sin du­da no de­frau­da.

En un mun­do don­de los su­per­hé­roes son ile­ga­les por or­den del Go­bierno, la fa­mi­lia Parr in­ten­ta lle­var una vi­da nor­mal, pe­ro las cir­cuns­tan­cias ha­rán que vuel­van a lu­char con­tra el cri­men pa­ra de­mos­trar que los su­per­hé­roes son ne­ce­sa­rios, pa­ra es­to es el tiem­po que “Elas­ti­girl”, con voz de Con­sue­lo Du­val, de­mues­tre que es­tán equi­vo­ca­dos y les de una opor­tu­ni­dad a to­dos esos hé­roes que es­tán ocul­tos y sal­gan pa­ra ha­cer el bien.

LA HIS­TO­RIA

Pe­ro co­mo en ca­da par­te bue­na exis­ten pe­que­ños de­ta­lles que se des­cui­da­ron, co­mo la na­rra­ti­va, que no es na­da ori­gi­nal, cae en el cli­ché en su ma­yor par­te, mien­tras que uti­li­za mu­cho la mis­ma es­truc­tu­ra que la pri­me­ra, so­lo in­vir­tien­do el jue­go de ro­les, don­de por mo­men­tos pue­des pen­sar que es la mis­ma pe­lí­cu­la. Aun­que a su fa­vor es­tá que en es­te tiem­po de pe­lí­cu­las ani­ma­das el hu­mor le ga­na al ar­gu­men­to, ade­más el fac­tor nos­tál­gi­co nos ha­ce no pres­tar aten­ción a las fa­llas o al guión que es muy po­bre, re­cu­rrien­do a cir­cuns­tan­cias al­go re­pe­ti­ti­vas.

El hu­mor ma­ne­ja­do en la pe­lí­cu­la es ex­ce­len­te y es­pon­tá­neo, ade­más la ter­nu­ra de Jack Jack se ro­ba la cin­ta, sa­ca mu­chas car­ca­ja­das, por más de que ha­ga mu­chas ve­ces lo mis­mo, el he­cho de sim­ple­men­te ver­lo es di­ver­ti­do. Por otra par­te, ve­mos más de Fro­zono y su "Sú­per Tra­je", aun­que nos que­da a de­ber nue­va­men­te en la par­te de que quién es su es­po­sa o có­mo ella di­ce su “Gran ha­za­ña”.

GIRL PO­WER

Al­go que se tie­ne que ala­bar es el em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino en to­da es­ta pe­lí­cu­la, ya que en to­do mo­men­to ve­mos có­mo el fo­co cen­tral es el cam­bio que tie­ne Elas­ti­girl y Vio­le­ta, ade­más que la ma­yo­ría de las per­so­nas res­ca­ta­das son mu­je­res y la evo­lu­ción de es­tas a lo lar­go de la pe­lí­cu­la, sus ca­pa­ci­da­des tan­to en el go­bierno co­mo he­roi­ca­men­te.

LA EVO­LU­CIÓN DE LOS HOM­BRES DE LA CA­SA

En su con­tra­par­te, Dash y Bob tam­bién tie­nen gran­des cam­bios, y el más fuer­te es pa­ra “Mr. In­creí­ble” (Víctor Tru­ji­llo), quien tie­ne que aho­ra ha­cer­se car­go de la fa­mi­lia y afron­tar las aven­tu­ras del día a día en el mun­do del ho­gar, ha­cién­do­nos ver a un Bob que en­tra en una fa­ce­ta más hu­ma­na, que­rien­do es­for­zar­se pa­ra que su mu­jer bri­lle en su nue­vo tra­ba­jo, pe­ro a la vez no pue­de evi­tar sen­tir ce­los por las ha­za­ñas que ha­ce ella por el mun­do; por otro la­do, Dash si­gue sien­do el ni­ño in­quie­to y tra­vie­so, pe­ro con tin­tes de ma­du­rez a la ho­ra de cui­dar a su her­mano me­nor o sal­var la ciu­dad.

Por úl­ti­mo, nos pre­sen­tan un an­ta­go­nis­ta que cum­ple en su fun­ción de desatar el caos y que tie­ne un tras­fon­do per­fec­to y a mi pun­to de vis­ta muy vá­li­do, en­ten­dien­do por qué ha­ce las co­sas; pe­ro no tu­vo el mis­mo efec­to sor­pre­sa, pues pue­de ser muy fá­cil des­cu­brir quién es­tá de­trás de to­do es­te caos.

En re­su­men, “Los In­creí­bles 2” cum­ple con su fun­ción, es una en­tre­te­ni­da, nos­tál­gi­ca y sin du­da es una me­re­ci­da se­cue­la, pe­ro so­bre to­do es­tá pen­sa­da pa­ra las per­so­nas que vie­ron la pri­me­ra de ni­ños, que aho­ra son más gran­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.