Han cap­tu­ra­do

El Sol de Tijuana - - Análisis -

fun­ción de su­ce­di­do o

Ca­da uno es­tá en cuar­tos se­pa­ra­dos e in­co­mu­ni­ca­dos; la po­li­cía es muy cla­ra: si nin­guno con­fie­sa, ca­da uno con las prue­bas re­ca­ba­das ten­drá so­la­men­te un año de pri­sión; si am­bos con­fie­san, ten­drán ca­da uno seis años de pri­sión, sin em­bar­go, si uno con­fie­sa y el otro no, quien can­te sal­drá lim­pio a la ca­lle y el se­gun­do ten­drá nue­ve años de con­de­na. ¿Qué ha­rán los sos­pe­cho­sos?

Si el com­pa­ñe­ro del de­lin­cuen­te no con­fie­sa, el pre­so sa­be que con­fe­sar le ha­rá sa­lir in­me­dia­ta­men­te de la cár­cel en vez de au­to con­de­nar­se por un año. Si su com­pa­ñe­ro con­fie­sa, en­tre que­dar­se nue­ve años en pri­sión si no con­fie­sa y seis si lo ha­ce, pre­fie­re es­ta úl­ti­ma si­tua­ción. Sin im­por­tar el es­ce­na­rio, la me­jor op­ción que tie­ne ca­da uno de es­tos de­lin­cuen­tes es con­fe­sar.

Es­te sim­ple, pe­ro re­ve­la­dor ejem­plo lla­ma­do Di­le­ma del Pri­sio­ne­ro, mues­tra la re­le­van­cia de los in­cen­ti­vos que las nor­mas im­po­nen so­bre los se­ña­la­dos de­lin­cuen­tes.

No es co­sa me­nor te­ner un plan de­ta­lla­do pa­ra el com­ba­te del cri­men. El di­se­ño de me­ca­nis­mo en­mar­ca­do en las le­yes y las nor­mas in­for­ma­les de las fuer­zas del or­den son cla­ve pa­ra es­ta lu­cha. No lo es to­do, es una abs­trac­ción to­man­do en cuen­ta que el res­to del con­tex­to es­tá con­tro­la­do, pe­ro es un prin­ci­pio.

En es­ta épo­ca de cam­pa­ñas, el es­ce­na­rio utó­pi­co se­ría el es­cu­char los “có­mos” de las pro­pues­tas en los te­mas re­le­van­tes de nues­tra na­ción. Ca­da de­ci­sión cuen­ta. El di­le­ma del can­di­da­to: ¿con­fe­sar o no con­fe­sar los “có­mos”?

El pro­yec­to #Po­rU­nMé­xi­coSe­gu­ro bus­ca dar a co­no­cer las es­tra­te­gias ne­ce­sa­rias en ma­te­ria de se­gu­ri­dad y jus­ti­cia a tra­vés de una pla­ta­for­ma en lí­nea en la que los can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia y a las nue­ve gu­ber­na­tu­ras res­pon­de­rán una ba­te­ría de cues­tio­na­rios so­bre sus pro­pues­tas.

Po­de­mos en­ten­der la par­ti­ci­pa­ción de los can­di­da­tos con es­ta sen­ci­lla abs­trac­ción, pe­ro am­plián­do­la a tres ju­ga­do­res. Aho­rrán­do­nos to­do el ra­zo­na­mien­to pre­vio, pa­ra to­dos los can­di­da­tos es me­jor con­fe­sar. En­ton­ces ¿por qué de los 3 prin­ci­pa­les can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia so­lo uno op­tó por no con­fe­sar? Pro­po­ne­mos una ex­pli­ca­ción: hay quien tie­ne más que per­der al con­fe­sar que los de­más.

Nos me­re­ce­mos te­ner cla­ri­dad so­bre los pa­sos que ca­da can­di­da­to es­tá pla­nean­do se­guir, in­de­pen­dien­te­men­te de sus de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas du­ran­te la cam­pa­ña. Re­cor­de­mos que las con­di­cio­nes en las que re­ci­bi­rá al país se de­te­rio­ran día tras día. Si se con­fir­man los pro­nós­ti­cos pre­sen­ta­dos ayer por el Ob­ser­va­to­rio Na­cio­nal Ciu­da­dano, 2018 po­dría ce­rrar con más de 30 mil víc­ti­mas de ho­mi­ci­dio do­lo­so.

La so­cie­dad ci­vil no pue­de que­dar­se con los bra­zos cru­za­dos y de­jar que más vi­das se pier­dan por de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das. Es nues­tro de­re­cho y nues­tra obli­ga­ción al­zar la voz. Exi­gir pro­pues­tas de ca­li­dad. No es una voz de dis­cor­dia, es una pe­ti­ción ob­je­ti­va de co­no­cer los pla­nes y es­tra­te­gias que es­tán pro­me­tien­do. Y una vez de­ci­di­da la elec­ción, el ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co nos in­ci­ta a con­ti­nuar con el se­gui­mien­to del cum­pli­mien­to y for­ta­le­ci­mien­to de las pro­me­sas elec­to­ra­les.

Aun­que aho­ra no quie­ran con­fe­sar, es­ta in­ter­ac­ción se re­pe­ti­rá ba­jo otras re­glas, pe­ro so­bre el mis­mo asun­to.

a dos de­lin­cuen­tes, pe­ro la sen­ten­cia es­tá en su con­fe­sión. Tie­nen la po­si­bi­li­dad de con­tar a de­ta­lle lo ne­gar­lo to­do.

Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey @GriAy­llon Ob­ser­va­to­rio Na­cio­nal Ciu­da­dano @Ve­le­zMa­nuel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.