DIS­NEY SE SU­MER­GE A LA RED CON WRECK-IT RALPH 2

En "Ralph Breaks the In­ter­net: Wreck-It Ralph 2" es la pe­que­ña quien ve ame­na­za­do su fu­tu­ro cuan­do un ni­ño de la vi­da real rom­pe la con­so­la ne­ce­sa­ria pa­ra par­ti­ci­par en su jue­go, de co­ches de ca­rre­ras

El Sol de Tijuana - - Gossip -

Bar­ce­lo­na, Es­pa­ña.- Ralph y Va­ne­llo­pe, los sim­pá­ti­cos per­so­na­jes de Dis­ney que tras­la­da­ron al pú­bli­co al mun­do de los vi­deo­jue­gos en "Wreck-It Ralph", re­gre­san en di­ciem­bre a los ci­nes con una his­to­ria que se cue­la en las en­tra­ñas de la red pa­ra re­ve­lar "un mun­do que nun­ca he­mos vis­to".

Se­gún ex­pli­có hoy an­te la pren­sa el pro­duc­tor del fil­me, Clark Spen­cer, que par­ti­ci­pa en Bar­ce­lo­na en el mar­co de la con­ven­ción de dis­tri­bui­do­ras ci­ne­ma­to­grá­fi­cas Ci­neEu­ro­pe, se tra­ta de una pe­lí­cu­la que com­bi­na "emo­ción, comedia y mu­chí­si­mo co­ra­zón".

Mien­tras, en la an­te­rior en­tre­ga, Ralph huía de su vi­deo­jue­go pa­ra de­mos­trar que "po­día ser el ma­lo sin ser una ma­la per­so­na" y aca­ba­ba es­ta­ble­cien­do una fuer­te amis­tad con Va­ne­llo­pe, en "Ralph Breaks the In­ter­net: Wreck-It Ralph 2" es la pe­que­ña quien ve ame­na­za­do su fu­tu­ro cuan­do un ni­ño de la vi­da real rom­pe la con­so­la ne­ce­sa­ria pa­ra par­ti­ci­par en su jue­go, de co­ches de ca­rre­ras.

Co­mo ad­qui­rir la pie­za de se­gun­da mano re­sul­ta de­ma­sia­do ca­ro, el jue­go pa­re­ce con­de­na­do a ser re­ti­ra­do de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va, así que Ralph de­ci­de ayu­dar a su ami­ga de­jan­do atrás el mun­do de los vi­deo­jue­gos y aden­trán­do­se jun­tos en el mar de ca­bles y co­ne­xio­nes que for­man in­ter­net.

Des­ta­ca en el fil­me la pre­sen­cia de per­so­na­jes de to­do el mun­do Dis­ney y sus sa­gas, des­de los sol­da­dos im­pe­ria­les de “Star Wars” has­ta los hé­roes de Mar­vel, pa­san­do por to­das las prin­ce­sas que ha crea­do la com­pa­ñía.

Pre­ci­sa­men­te, uno de los

mo­men­tos más sor­pren­den­tes de la pe­lí­cu­la se­rá el en­cuen­tro en­tre Va­ne­llo­pe y to­das las pro­ta­go­nis­tas fe­me­ni­nas de Dis­ney, des­de Blan­ca­nie­ves has­ta Moa­na, pa­san­do por Po­cahon­tas o Mu­lan, don­de ellas mis­mas po­nen en cues­tión los es­te­reo­ti­pos ro­mán­ti­cos y la fe­mi­ni­dad clá­si­ca.

Se­gún Spen­cer, los crea­do­res "no in­ten­ta­ron cam­biar a los per­so­na­jes, sino pen­sar có­mo re­unir­las por pri­me­ra vez en una mis­ma es­ce­na, res­pe­tan­do sus iden­ti­da­des in­di­vi­dua­les" y per­mi­tien­do que exis­ta una "afi­ni­dad" en en­tre ellas y la pe­que­ña co­rre­do­ra de ca­rre­ras.

Otra de las sor­pre­sas de es­ta en­tre­ga es la apa­ri­ción de un nue­vo per­so­na­je, "el más co­ol de la his­to­ria de Dis­ney" pa­ra el pro­duc­tor, la jo­ven Yesss, idea­da co­mo el al­go­rit­mo de la web Buzzz­tu­be y con la ca­pa­ci­dad de cam­biar de apa­rien­cia se­gún las ten­den­cias del mo­men­to.

Yesss, cu­ya voz es la de la re­co­no­ci­da ac­triz Ta­ra­ji P. Hen­son, ayu­da­rá a los pro­ta­go­nis­tas a con­se­guir di­ne­ro pa­ra ad­qui­rir la con­so­la de se­gun­da mano, a tra­vés de la pro­duc­ción de ví­deos vi­ra­les, otra de las co­ne­xio­nes con la ac­tua­li­dad que de­jan cla­ro el sal­to ge­ne­ra­cio­nal en el que se en­cuen­tra em­bar­ca­da la com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se.

A lo lar­go del fil­me, los es­pec­ta­do­res se su­mer­gi­rán en el océano in­men­so que cons­ti­tu­ye in­ter­net, don­de con­vi­ven sus ha­bi­tan­tes per­ma­nen­tes y los ava­ta­res de los usua­rios del mun­do real, así co­mo la plas­ma­ción fí­si­ca de to­das las mar­cas di­gi­ta­les, des­de Amazon has­ta Tri­pad­vi­sor.

"Ha­bla­mos con nues­tras cen­tra­les de dis­tin­tos paí­ses pa­ra re­unir mar­cas de to­do el mun­do y evi­tar que pa­re­cie­ra al­go do­més­ti­co de EU", ex­pli­ca Spen­cer, que se mues­tra es­pe­cial­men­te

or­gu­llo­so de la re­crea­ción de

Ebay, en for­ma de una gran subas­ta.

En "Ralph Breaks the In­ter­net: Wreck-It Ralph 2" tam­bién hay es­pa­cio pa­ra un dis­cur­so más crí­ti­co con los pe­li­gros de in­ter­net, a tra­vés de es­ce­nas don­de que­da pa­ten­te que "la co­mu­ni­ca­ción en la red pue­de ser com­pli­ca­da".

Tras un pro­ce­so de crea­ción que ha im­pli­ca­do 4 años de tra­ba­jo pa­ra un equi­po de unas 450

per­so­nas, Spen­cer con­si­de­ra que la pe­lí­cu­la lo­gra "un equi­li­brio de es­ce­nas pa­ra ni­ños y adul­tos, que pue­de gus­tar a to­do el mun­do".

Pre­gun­ta­do so­bre la po­si­bi­li­dad de una ter­ce­ra par­te, Spen­cer ha evi­ta­do re­ve­lar in­for­ma­ción y ha res­pon­di­do que "se han enamo­ra­do de los per­so­na­jes y ha si­do muy di­ver­ti­do, pe­ro pa­ra crear una pe­lí­cu­la lo im­por­tan­te es te­ner an­tes una his­to­ria que con­tar, un con­cep­to".

Los crea­do­res

"no in­ten­ta­ron cam­biar a los per­so­na­jes, sino pen­sar có­mo re­unir­las por pri­me­ra vez en una mis­ma es­ce­na, res­pe­tan­do sus iden­ti­da­des in­di­vi­dua­les" y per­mi­tien­do que exis­ta una 'afi­ni­dad' en en­tre ellas y la pe­que­ña co­rre­do­ra de ca­rre­ras", men­cio­nó Spen­cer

Cor­te­sía

Des­ta­ca en el fil­me la pre­sen­cia de per­so­na­jes de to­do el mun­do Dis­ney y sus sa­gas, des­de los sol­da­dos im­pe­ria­les de “Star Wars” has­ta los hé­roes de Mar­vel, pa­san­do por to­das las prin­ce­sas que ha crea­do la com­pa­ñía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.