Soy una can­di­da­ta sin­ce­ra y au­tén­ti­ca

La can­di­da­ta a se­na­do­ra di­ce que po­see una ex­pe­rien­cia com­pro­ba­da en la ac­ti­vi­dad par­la­men­ta­ria y la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca pa­ra lo­grar el triun­fo, pe­ro es­tá pre­pa­ra­da de no ser así

El Sol de Tlaxcala - - Portada - MÁ­XI­MO HER­NÁN­DEZ Y KAR­LA MUÑETÓN

Bus­car un escaño en el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca no es una ocu­rren­cia pa­ra Minerva Her­nán­dez Ra­mos. Afir­ma con­tar con só­li­da tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca par­la­men­ta­ria y en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca que, su­ma­do a la con­fian­za de la ciu­da­da­nía, la co­lo­can en un buen lu­gar en las en­cues­tas al ser im­pul­sa­da por la coa­li­ción “Por Mé­xi­co al Fren­te”. En en­tre­vis­ta con El Sol de Tlax­ca­la, sos­tie­ne que ser aban­de­ra­da de una coa­li­ción in­te­gra­da por par­ti­dos de iz­quier­da y de de­re­cha, apa­ren­te­men­te con ideo­lo­gías di­fe­ren­tes, más que per­ju­di­car­le le be­ne­fi­cia.

Pa­ra Minerva Her­nán­dez Ra­mos bus­car un escaño en el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca no es una ocu­rren­cia. Ase­ve­ra que cuen­ta con una am­plia tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca par­la­men­ta­ria y en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca que, su­ma­do a la con­fian­za de la ciu­da­da­nía, la co­lo­can en un buen lu­gar en las en­cues­tas al ser im­pul­sa­da por la coa­li­ción “Por Mé­xi­co al Fren­te”.

En en­tre­vis­ta con El Sol de Tlax­ca­la, sos­tie­ne que ser aban­de­ra­da de una coa­li­ción in­te­gra­da por par­ti­dos de iz­quier­da y de de­re­cha, apa­ren­te­men­te con ideo­lo­gías di­fe­ren­tes, no le per­ju­di­ca, por el con­tra­rio le be­ne­fi­cia.

For­ta­le­ci­da es co­mo ac­tual­men­te se sien­te al ser can­di­da­ta de los par­ti­dos Ac­ción Na­cio­nal, de la Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca (PRD) y Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano, pues afir­ma que es be­né­fi­ca la di­fe­ren­cia de ir so­lo con un par­ti­do que ir con el co­bi­jo y arro­pa­mien­to de tres ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas de ma­ne­ra for­mal y una de fac­to (Par­ti­do Alian­za Ciu­da­da­na).

“Me sien­to muy a gus­to por­que mi ori­gen po­lí­ti­co es del PRD y yo ten­go mu­chos ami­gos ahí, me lle­vo muy bien con la mi­li­tan­cia en ge­ne­ral. Con Alian­za Ciu­da­da­na es­ta­mos coha­bi­tan­do muy bien y con Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano nos es­ta­mos co­no­cien­do”, ex­pre­só.

ES UNA CAN­DI­DA­TA COM­PLE­TA, DI­CE

La dipu­tada fe­de­ral con li­cen­cia ex­pli­ca que es una ri­val po­lí­ti­ca pre­pa­ra­da, pues en su am­plio ha­ber po­lí­ti­co des­ta­ca su pa­so en am­bas cá­ma­ras del Con­gre­so de la Unión y sus di­fe­ren­tes car­gos en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y a eso su­ma el ser au­ten­ti­ca y sin­ce­ra.

Se­ña­la que po­see esas dos cua­li­da­des im­por­tan­tes pa­ra tra­ba­jar co­mo le­gis­la­do­ra fe­de­ral, al tiem­po que con­si­de­ra que quien es le­gis­la­dor y no ha pa­sa­do por la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca le fal­ta al­go, y al re­vés, quien es­tá so­lo en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca le fal­ta la ex­pe­rien­cia par­la­men­ta­ria.

“Es­ta com­ple­men­ta­ción que ten­go, de la for­tu­na de ha­ber tran­si­ta­do por am­bas ca­ras de la mo­ne­da me da cier­to co­no­ci­mien­to y ex­pe­rien­cias, co­noz­co ya el pro­ce­so le­gis­la­ti­vo, sé el diag­nós­ti­co de las le­yes en ma­te­ria eco­nó­mi­ca, de com­ba­te a la co­rrup­ción, de se­gu­ri­dad pú­bli­ca y de sa­lud hay que co­rre­gir”, ex­pre­sa.

SE DI­CE PRE­PA­RA­DA PA­RA CUAL­QUIER RE­SUL­TA­DO EL UNO DE JU­LIO

Aun­que con­fía en que el pró­xi­mo uno de ju­lio los re­sul­ta­dos le fa­vo­re­ce­rán, se di­jo pre­pa­ra­da pa­ra asu­mir in­clu­so una po­si­ble derrota.

“Yo creo que uno tie­ne que es­tar pre­pa­ra­do pa­ra to­do en la vi­da, ca­si siem­pre uno ve el la­do ama­ble y creo que el tran­si­tar de los años te lle­van a es­tar pre­pa­ra­do pa­ra el sí o pa­ra el no”, co­men­tó.

Sin em­bar­go, se sien­te tran­qui­la al in­di­car que ha ga­na­do la con­fian­za de los ciu­da­da­nos, quie­nes la ven co­mo una tlax­cal­te­ca com­pro­me­ti­da, que ha da­do re­sul­ta­dos, que sa­be su ofi­cio par­la­men­ta­rio, po­lí­ti­co y que es una per­so­na honesta y tras­pa­ren­te.

Ex­pli­có que no le apues­ta al tiem­po de la cam­pa­ña po­lí­ti­ca sino a to­do lo que ha cons­trui­do a lo lar­go de va­rios años, eso al re­cor­dar que su tra­yec­to­ria ini­ció a prin­ci­pios de 1990 y que des­de en­ton­ces tie­ne un apren­di­za­je de mu­chos años.

In­clu­so men­cio­nó que el acer­ca­mien­to que ha te­ni­do con los tlax­cal­te­cas le ha da­do la opor­tu­ni­dad de co­no­cer la ne­ce­si­dad que hay de que los ciu­da­da­nos re­cu­pe­ren la con­fian­za en la po­lí­ti­ca y en las ins­ti­tu­cio­nes.

-¿Eres par­te de esa des­con­fian­za? -He si­do par­te de la po­lí­ti­ca por­que siem­pre me he desem­pe­ña­do de es­te la­do, pe­ro creo que mi ejer­ci­cio ha abo­na­do de ma­ne­ra po­si­ti­va. Se tie­ne des­con­fian­za por mu­chas cir­cuns­tan­cias ha­blan­do de la po­lí­ti­ca en tér­mi­nos ge­ne­ra­les.

LA COM­PE­TEN­CIA AL SE­NA­DO ES EN­TRE MU­JE­RES

De­bi­do al te­ma de pa­ri­dad de gé­ne­ro exi­gi­do a los par­ti­dos po­lí­ti­cos, en el ac­tual pro­ce­so elec­to­ral las fórmulas de can­di­da­tos al Se­na­do de la Re­pú­bli­ca de las tres coa­li­cio­nes que com­pi­ten son en­ca­be­za­das por mu­je­res.

Minerva Her­nán­dez Ra­mos es una de ellas y jun­to con Ge­la­cio Mon­tiel Fuen­tes, son im­pul­sa­dos por el pac­to “Por Mé­xi­co al Fren­te”.

Ella aplau­de que la pa­ri­dad de gé­ne­ro conforme pa­sa el tiem­po se con­vier­ta en una reali­dad y aun­que acep­tó que los par­ti­dos han ba­ta­lla­do pa­ra cum­plir con ello, di­jo que es­tá en la le­tra de la ley y que ya no hay re­ver­sa.

“Es un he­cho que lle­gó pa­ra que­dar­se y yo es­pe­ro que en unos años ya no ten­ga que

Pue­do de­cir con con­tun­den­cia que el país se ha vis­to fa­vo­re­ci­do con mi intervención co­mo le­gis­la­do­ra”

es­tar en la ley, que ya sea una cues­tión cul­tu­ral y edu­ca­ti­va, de hom­bres y mu­je­res”, co­men­tó.

EN­CUES­TAS SON INS­TRU­MEN­TO PA­RA LA DE­FI­NI­CIÓN

DE LA ES­TRA­TE­GIA

Pa­ra ella las en­cues­tas son so­lo un ins­tru­men­to va­lio­so pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes y pa­ra la de­fi­ni­ción de la es­tra­te­gia, pe­ro no es al­go que otor­gue re­sul­ta­dos fi­na­les ya que son “una fo­to­gra­fía al mo­men­to” y opi­nó que con el vo­to in­de­ci­so las co­sas cam­bian.

-¿Có­mo te po­si­cio­nan a ti? -Creo que an­do bien y creo que es el re­sul­ta­do de tra­ba­jo no so­lo de aho­ri­ta o de es­ta cam­pa­ña, sino de mu­chos años. -Te veo op­ti­mis­ta…

-La ver­dad es­toy op­ti­mis­ta, me va bien en las ca­mi­na­tas y en los to­ques de puer­ta, es­ta es una cam­pa­ña muy cer­ca­na con los ciu­da­da­nos en don­de no so­lo yo ex­pon­go mis plan­tea­mien­tos, sino que es­cu­cho, me gus­ta es­cu­char la pro­ble­má­ti­ca que ex­po­nen los ciu­da­da­nos.

Eso sí, con­si­de­ró que por un la­do com­pi­te con un par de “fan­tas­mas” que no ha­cen cam­pa­ña y se cuel­gan de una mar­ca, y por el otro lo ha­ce con un es­que­ma bas­tan­te des­gas­ta­do y con quie­nes lo re­pre­sen­tan.

LA SE­GUN­DA PAR­TE DEL PE­RIO­DO DE SU CAM­PA­ÑA

En la se­gun­da par­te de la cam­pa­ña elec­to­ral pa­ra lo­grar el vo­to de la ciu­da­da­nía apues­ta al con­tras­te de las ideas y a que sus con­ten­dien­tes po­lí­ti­cos acep­ten el de­ba­te.

“No he te­ni­do bue­nas no­ti­cias res­pec­to del de­ba­te en­tre can­di­da­tos al Se­na­do de la Re­pú­bli­ca, pe­ro yo creo que hoy, sin te­mor a equi­vo­car­me, al ciu­da­dano le fa­vo­re­ce te­ner ma­yor in­for­ma­ción, sa­ber quié­nes so­mos, quié­nes es­ta­mos com­pi­tien­do, sa­ber nues­tro desem­pe­ño, nues­tros plan­tea­mien­tos de tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo, nues­tro con­cep­to de país, el país que que­re­mos cons­truir”, la­men­tó.

-De va­rios can­di­da­tos he­mos es­cu­cha­do la crea­ción de obras de im­pac­to, co­mo puen­tes o ca­rre­te­ras. ¿Tú que ofre­ces?

-Yo ofrez­co un tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo pro­fe­sio­nal, por­que hay que par­tir del he­cho de nues­tras com­pe­ten­cias cons­ti­tu­cio­na­les y el he­cho de que ser se­na­do­ra te lle­va a ser le­gis­la­dor, par­te del Con­gre­so de la Unión, que de­be asu­mir el pa­pel de con­tra­pe­so que le co­rres­pon­de en esa di­vi- sión de Po­de­res que hay en el país.

-Di­me una cua­li­dad que no co­noz­ca­mos de Minerva Her­nán­dez

-Se­ría muy pe­tu­lan­te ha­cer­lo.

“Yo he si­do muy tras­pa­ren­te to­da mi vi­da, creo que co­mo me co­no­cen los ciu­da­da­nos es co­mo soy, tra­to de ser sin­ce­ra, fran­ca, au­tén­ti­ca, di­go siem­pre lo que pien­so no lo guar­do y en ese áni­mo qui­zá, a mu­chos no les gus­ta.

-¿Te mo­les­ta la crí­ti­ca?

-No, nun­ca me ha mo­les­ta­do, al con­tra­rio, la crí­ti­ca me re­sul­ta de mu­cha uti­li­dad pa­ra cre­cer y pa­ra co­rre­gir, por­que no hay se­res hu­ma­nos ni pro­fe­sio­na­les per­fec­tos, en­ton­ces to­da crí­ti­ca cons­truc­ti­va me gus­ta y la des­truc­ti­va la to­mo de quien vie­ne y la re­gis­tro.

“EL ÁR­BI­TRO NO ME RE­SUL­TA DEL TO­DO CON­FIA­BLE”

Re­fi­rió que es­te pro­ce­so elec­to­ral es una ex­pe­rien­cia de apren­di­za­je y que re­sul­ta­rá una gra­ta ex­pe­rien­cia, pe­ro pa­ra ella el ár­bi­tro elec­to­ral no le re­sul­ta del to­do con­fia­ble.

Y co­mo ejemplo men­cio­nó el pro­ba­ble mal uso de re­cur­sos pú­bli­cos en las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas y de la pro­pia pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca.

En el ca­so de Tlax­ca­la se­ña­ló la en­tre­ga de be­cas a es­tu­dian­tes de pos­gra­dos y pa­ra quie­nes cul­mi­na­ron el ni­vel me­dio su­pe­rior.

“Me pa­re­ce que es in­su­fi­cien­te so­lo aten­der a seis mil 500 jó­ve­nes cuan­do la po­bla­ción de ese sec­tor en la en­ti­dad es mu­cho ma­yor, y me pa­re­ce tam­bién que es de­li­ca­do que ese pro­gra­ma se dé a co­no­cer aho­ri­ta, cuan­do las cam­pa­ñas elec­to­ra­les de ín­do­le fe­de­ral se lle­van a ca­bo y cuan­do ha trans­cu­rri­do ca­si un año y me­dio de su ad­mi­nis­tra­ción”, ex­pli­có.

Ca­li­fi­có esa ac­ción, sin de­nos­tar la in­ten­ción, co­mo un me­ro cálcu­lo po­lí­ti­co por la tem­po­ra­li­dad y la for­ma en co­mo se ha­ce.

-¿Te sien­tes en des­ven­ta­ja (por esa si­tua­ción)?

-Yo creo que de­be ha­ber pi­so pa­re­jo y es­te ti­po de ju­ga­das que ins­tru­men­ta el Eje­cu­ti­vo en el es­ta­do no po­nen pi­so pa­re­jo, por el con­tra­rio.

SOS­TIE­NE QUE SU TRA­BA­JO LE­GIS­LA­TI­VO HA SI­DO

EN Y POR TLAX­CA­LA

El ser dipu­tada fe­de­ral por otra cir­cuns­crip­ción que no es Tlax­ca­la no sig­ni­fi­ca que ha­ya de­ja­do es­te es­ta­do, afir­ma. Ex­pli­có que por ne­ce­si­dad la­bo­ral ha te­ni­do que emi­grar, co­mo mu­chos hom­bres y mu­je­res, a otra en­ti­dad fe­de­ra­ti­va, pe­ro que a pe­sar de ello nun­ca he de­ja­do de te­ner su ho­gar en la tie­rra de Xi­coh­tén­catl.

De­ta­lló que co­mo le­gis­la­do­ra fe­de­ral com­bi­nó la ne­ce­si­dad de es­tar fue­ra en al­gu­nos mo­men­tos, pe­ro su ho­gar y su tra­ba­jo po­lí­ti­co es­tán en la en­ti­dad, aun­que acla­ró que con su car­go tra­ba­jó pa­ra to­do el país.

“Pue­do de­cir con con­tun­den­cia que el país se ha vis­to fa­vo­re­ci­do con mi intervención co­mo le­gis­la­do­ra”, ex­ter­nó.

MINERVA HER­NÁN­DEZ CAN­DI­DA­TA AL SE­NA­DO

Co­noz­co ya el pro­ce­so le­gis­la­ti­vo, sé el diag­nós­ti­co de las le­yes en ma­te­ria eco­nó­mi­ca, de com­ba­te a la co­rrup­ción, de se­gu­ri­dad pú­bli­ca y de sa­lud hay que co­rre­gir”

CÉ­SAR RO­DRÍ­GUEZ

CÉ­SAR RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.