El Mun­dial y las elec­cio­nes

El Sol de Tlaxcala - - Analisis - Al­ber­to Jau­me To­rres* *Vo­cal Eje­cu­ti­vo de la Jun­ta Dis­tri­tal 03 Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral en Tlax­ca­la

Po­cas co­sas ge­ne­ran tan­ta pa­sión

pa­ra los me­xi­ca­nos co­mo la po­lí­ti­ca y el fut­bol, de he­cho, a es­to tam­bién in­clui­mos la re­li­gión. El sa­bio refrán re­co­mien­da que no hay que ha­blar de esos te­mas si es que no que­re­mos que una reunión aca­be en plei­to.

Me pa­re­ce que el Mun­dial y la elec­ción Pre­si­den­cial son even­tos, uno ca­da cua­tro años y otro ca­da seis, en los que sen­ti­mos que nos ju­ga­mos la vi­da y la ver­dad no sé si el dra­ma­tis­mo me­xi­cano sea una co­sa úni­ca o la com­par­ti­mos con mu­chos paí­ses.

El fut­bol co­mo la po­lí­ti­ca de un país es una cons­truc­ción de la so­cie­dad, no exis­ten ge­ne­ra­cio­nes es­pon­tá­neas ni de fut­bo­lis­tas bri­llan­tes ni de es­ta­dis­tas des­ta­ca­dos, lo que a ve­ces su­ce­de es que al­gu­nas ge­ne­ra­cio­nes des­ta­can más que otras o bien exis­ten fi­gu­ras po­lí­ti­cas con más re­co­no­ci­mien­to que otras.

Siem­pre he pen­sa­do que las so­cie­da­des pro­yec­tan a tra­vés de sus de­por­tis­tas y po­lí­ti­cos to­das sus pa­sio­nes, frus­tra­cio­nes, an­he­los, triun­fos y de­rro­tas, y bien mi­ra­do no ten­dría que ser de esa ma­ne­ra.

El mun­dial hoy en día es un gi­gan­te de mer­ca­do­tec­nia que ge­ne­ra mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res, pa­tro­ci­na­do­res, mar­cas, te­le­vi­so­ras, me­dios de co­mu­ni­ca­ción que se acer­can por su ape­ti­to­sa re­ba­na­da del gran pas­tel; la esen­cia del jue­go en­tre na­cio­nes que­da eclip­sa­da an­te es­ta mon­ta­ña de di­ver­sos in­tere­ses, co­mer­cia­les, fi­nan­cie­ros e in­clu­so po­lí­ti­cos.

Los afi­cio­na­dos al fut­bol le da­mos a nues­tra se­lec­ción de­ma­sia­do po­der pa­ra, en sus vic­to­rias, ha­cer­nos fe­li­ces, triun­fa­do­res, exi­to­sos, eu­fó­ri­cos y, por otro la­do, en la de­rro­ta, sen­tir­nos mi­se­ra­bles, per­de­do­res, tris­tes o fu­rio­sos.

En la po­lí­ti­ca y en es­ta elec­ción, veo com­por­ta­mien­tos de los ciu­da­da­nos si­mi­la­res al de los afi­cio­na­dos e ilu­sio­na­dos del mun­dial, co­mo si de los can­di­da­tos fue­ra a sa­lir la fuente de la fe­li­ci­dad, de la re­so­lu­ción de nues­tros pro­ble­mas, de nues­tros atra­sos y mi­se­rias; les otor­ga­mos un in­men­so po­der pa­ra “ilu­sio­nar­nos” con un fu­tu­ro pro­me­te­dor y lleno de es­pe­ran­za, ¿se­rá por eso la enor­me de­silu­sión de los po­lí­ti­cos? ¿no es­ta­re­mos po­nien­do la res­pon­sa­bi­li­dad de nues­tro cre­ci­mien­to en otros?

El lla­ma­do es al ser cau­tos en am­bos es­ce­na­rios, ya que ni so­mos los me­jo­res del mun­do si ga­na­mos un jue­go ni tam­po­co so­mos los peo­res si per­de­mos otro; me pa­re­ce que nues­tra evo­lu­ción po­lí­ti­ca y fut­bo­lís­ti­ca a ni­vel mun­dial es si­mi­lar, es de­cir, so­mos co­mo el país 14 en ta­ma­ño de eco­no­mía y me pa­re­ce que nues­tro fut­bol es­tá más o me­nos por ahí; me pa­re­ce que la cons­truc­ción po­lí­ti­ca y de­por­ti­va de un país van de la mano.

Es por lo an­te­rior que ten­dría­mos que asu­mir co­mo afi­cio­na­dos a nues­tra se­lec­ción y co­mo ciu­da­da­nos vo­tan­tes que, al fi­nal del día, des­pués del mun­dial y de la elec­ción se­gui­re­mos to­dos aquí. Más nos va­le no apos­tar­lo to­do, no hay ne­ce­si­dad, sim­ple­men­te dis­fru­te­mos por un la­do del mun­dial asu­mien­do que la vic­to­ria y de­rro­ta son par­te del pro­pio jue­go; así en la de­mo­cra­cia, y des­pués de ello, ha­brá que dar­se la mano y se­guir ade­lan­te, ya que al fi­nal to­dos so­mos Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.