Las zo­nas me­tro­po­li­ta­nas y la des­con­cen­tra­ción de opor­tu­ni­da­des

El Sol de Tlaxcala - - Analisis - Luis En­ri­que Ber­mú­dez Fa­ce­book: Luis En­ri­que Ber­mú­dez Cruz Twit­ter: @berm­de­z_­cV21

En Mé­xi­co, el au­tor que inau­gu­ró los es­tu­dios so­bre la cues­tión ur­ba­na fue Luis Uni­kel, quien, ba­jo el aus­pi­cio del El Colegio de Mé­xi­co, ge­ne­ró im­por­tan­tes tex­tos prác­ti­ca­men­te fun­da­cio­na­les en torno al cre­ci­mien­to de las ciu­da­des y la po­bla­ción, así co­mo el des­pla­za­mien­to de una can­ti­dad ca­da vez ma­yor de po­bla­ción de las co­mu­ni­da­des ru­ra­les ha­cia la ciu­dad y, con­se­cuen­te­men­te, el au­men­to en los re­tos de co­ber­tu­ra de ser­vi­cios pú­bli­cos bá­si­cos a mu­chos gru­pos de per­so­nas; fe­nó­meno que él de­no­mi­na­ría: el Pro­ce­so de Ur­ba­ni­za­ción.

Las dos obras de Uni­kel, que has­ta hoy pue­den re­fe­rir­se co­mo vi­gen­tes en sus ideas y pro­pues­tas, son “El Desa­rro­llo Ur­bano de Mé­xi­co (Diag­nós­ti­co e im­pli­ca­cio­nes fu­tu­ras)” y “El Pro­ce­so de Ur­ba­ni­za­ción en Mé­xi­co”, en es­te úl­ti­mo es que de­fi­ne a la ur­ba­ni­za­ción co­mo: “un pro­ce­so com­ple­jo que se ma­ni­fies­ta a tra­vés de dos gran­des fe­nó­me­nos: el pri­me­ro y más pa­ten­te de ellos co­rres­pon­de a la cre­cien­te con­cen­tra­ción de la po­bla­ción ur­ba­na, que opera a tra­vés del cre­ci­mien­to de las lo­ca­li­da­des ur­ba­nas exis­ten­tes y del sur­gi­mien­to de nue­vas lo­ca­li­da­des ur­ba­nas. El se­gun­do, más di­fí­cil de de­fi­nir, con­sis­te en la evo­lu­ción de la for­ma de vi­da de la po­bla­ción, de un ti­po tra­di­cio­nal- ru­ral a otro mo­derno-ur­bano”.

La ur­ba­ni­za­ción en Mé­xi­co ha he­cho que las ciu­da­des es­tén ca­da vez más sa­tu­ra­das y la for­ma de vi­da de las per­so­nas se vea tras­to­ca­da en tan­to el go­bierno y sus ca­pa­ci­da­des ins­ti­tu­cio­na­les, téc­ni­cas, ope­ra­ti­vas, fun­cio­na­les no siem­pre son su­fi­cien­tes pa­ra ofre­cer ser­vi­cios pú­bli­cos su­fi­cien­tes y de ca­li­dad; un ejem­plo cla­ro de es­to es el ser­vi­cio de trans­por­te pú­bli­co o el de agua po­ta­ble.

Los pro­ble­mas que han de­ri­va­do de la ur­ba­ni­za­ción se han tra­ta­do de con­tro­lar por di­fe­ren­tes ma­ne­ras, ejem­plo de ello es que des­de el año de 1993 con­ta­mos con una Ley so­bre los Asen­ta­mien­tos Hu­ma­nos, y pa­ra el 28 de no­viem­bre de 2016 se pu­bli­ca en el Dia­rio Ofi­cial de la Fe­de­ra­ción la Ley Ge­ne­ral de Asen­ta­mien­tos Hu­ma­nos, Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial y Desa­rro­llo Ur­bano.

Tal le­gis­la­ción con­tem­pla la idea de re­co­no­cer “Zo­nas me­tro­po­li­ta­nas” co­mo una es­tra­te­gia pa­ra de­to­nar el desa­rro­llo de ciu­da­des que, por su ex­pan­sión te­rri­to­rial y cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal, así co­mo ge­ne­ral­men­te, fe­nó­me­nos de co­n­ur­ba­ción; sos­tie­nen pro­ble­mas de pla­nea­ción ur­ba­na, se­gu­ri­dad pú­bli­ca, me­dio am­bien­ta­les, etc. Tal ac­ción de go­bierno des­de el de­ber ser es loa­ble, sin em­bar­go, en los he­chos no exis­ten su­fi­cien­tes me­ca­nis­mos pa­ra ha­cer que los go­bier­nos que coin­ci­den en las zo­nas me­tro­po­li­ta­nas co­la­bo­ren y se coor­di­nen en la re­so­lu­ción de los pro­ble­mas y en el ofre­ci­mien­to con­jun­to de ser­vi­cios pú­bli­cos.

Al­gu­nas de las zo­nas me­tro­po­li­ta­nas más im­por­tan­tes son: la del Va­lle de Mé­xi­co, Mon­te­rrey, Gua­da­la­ja­ra, Pue­bla-Tlax­ca­la, To­lu­ca, Sal­ti­llo y León; de­fi­ni­ti­va­men­te la que aglu­ti­na la ma­yor re­le­van­cia y aten­ción es la del Va­lle de Mé­xi­co que en can­ti­dad de po­bla­ción las ci­fras as­cien­den, se­gún el INEGI, a 20 mi­llo­nes 116 mil 842 per­so­nas y con pro­yec­ción de se­guir cre­cien­do da­da la ta­sa de na­ta­li­dad y la mi­gra­ción des­de otras en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas ha­cía, so­bre to­do, la Ciu­dad de Mé­xi­co.

El enor­me fa­llo del go­bierno fe­de­ral y de los go­bier­nos lo­ca­les ha si­do no au­men­tar en can­ti­dad y eficiencia la in­ver­sión pú­bli­ca pa­ra ge­ne­rar ma­yo­res opor­tu­ni­da­des de es­tu­dio, la­bo­ra­les, cul­tu­ra­les, eco­nó­mi­cas etc. Es­ta ra­zón es la que ex­pli­ca que la Zo­na Me­tro­po­li­ta­na del Va­lle de Mé­xi­co, con cen­tro en la Ciu­dad de Mé­xi­co, ten­ga ma­yor po­bla­ción que mu­chos paí­ses en el mun­do. La sa­li­da más ló­gi­ca es­tá en des­con­cen­trar las opor­tu­ni­da­des y ha­cer víncu­los for­ma­les de co­la­bo­ra­ción en­tre los go­bier­nos de los Es­ta­dos que in­te­gran las de­más zo­nas me­tro­po­li­ta­nas.

De con­ti­nuar es­te ca­mino del pro­ce­so ur­bano, las ciu­da­des se­gui­rán cre­cien­do de ma­ne­ra des­or­de­na­da y los pro­ble­mas pa­ra el ofre­ci­mien­to de ser­vi­cios pú­bli­cos se agu­di­za­rán.

APUN­TES DEL DÍA…

El mar­tes 12 de ju­nio fue el ter­cer y úl­ti­mo de­ba­te en­tre los can­di­da­tos a ocu­par la ti­tu­la­ri­dad del po­der eje­cu­ti­vo fe­de­ral, es im­por­tan­te de­cir que los te­mas que se tra­ta­ron, por ejem­plo, el de la po­bre­za y de­sigual­dad, re­quie­re de to­da la se­rie­dad y la vo­lun­tad por ha­cer efi­cien­te la po­lí­ti­ca so­cial en ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.