Des­ho­jan­do el cem­pa­xu­chil

El Sol de Tlaxcala - - Local - www.su­sa­na_­fer­nan­dez2@yahoo.com.mx www.des­ho­jan­doel­cem­pa­xu­chil.com Susana Fer­nán­dez

In­tere­san­te el ejer­ci­cio de com­pa­ren­cias de can­di­da­tos a las Cá­ma­ras a ni­vel fe­de­ral or­ga­ni­za­das por la Co­par­mex. Pa­té­ti­co, pe­ro los re­sul­ta­dos de las en­cues­tas lle­van mano en la in­fluen­cia de­fi­ni­to­ria del vo­to de la gen­te. En el ter­cer de­ba­te na­die ga­nó ni per­dió, ¡que­da­ron igual que es­ta­ban an­tes de par­ti­ci­par en él! In­tere­san­te el ejer­ci­cio de com­pa­re­cen­cia de can­di­da­tos al Se­na­do y a la Cámara de Dipu­tados que con­vo­có la Co­par­mex en el país. En Tlax­ca­la se lle­vó al ca­bo el mar­tes y miér­co­les pa­sa­dos, con un au­di­to­rio com­pues­to ma­yo­ri­ta­ria­men­te por em­pre­sa­rios, así co­mo por re­pre­sen­tan­tes de ca­da uno de los par­ti­dos par­ti­ci­pan­tes en la con­tien­da. En la com­pa­re­cen­cia, el mar­tes, de los can­di­da­tos a se­na­do­res es­tu­vie­ron Ge­la­sio Mon­tiel y Minerva Her­nán­dez por el PAN, el PRD y el Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano; Ana Li­lia Ri­ve­ra y Jo­sé Antonio Álvarez Li­ma, por Mo­re­na, PT y PS y Ana­bel Al­va­ra­do y Flo­ren­tino Do­mín­guez por el PRI, el Ver­de Eco­lo­gis­ta y Nue­va Alian­za. Fun­gió co­mo mo­de­ra­do­ra, con gran pro­fe­sio­na­lis­mo, la pe­rio­dis­ta Amé­ri­ca Mon­to­ya. In­tere­san­te ejer­ci­cio, en el que nos en­te­ra­mos de las po­si­cio­nes de los can­di­da­tos, ali­nea­das con las trayectorias na­cio­na­les de sus par­ti­dos. Lo mis­mo su­ce­dió el miér­co­les en la com­pa­re­cen­cia de los can­di­da­tos a dipu­tados fe­de­ra­les, de To­dos por Mé­xi­co: Mariano Gon­zá­lez Agui­rre, Blan­ca Águi­la Li­ma y San­dra Co­ro­na Pa­di­lla, los tres muy con­gruen­tes, se­gu­ros de sí mis­mos y con­vin­cen­tes; Por Mé­xi­co al Fren­te par­ti­ci­pa­rían: Humberto Agus­tín Ma­cías Ro­me­ro, Lau­ra Ale­jan­dra Ramírez Or­tiz y Ma­ría Gua­da­lu­pe Sánchez San­tia­go -las dos mu­je­res no lle­ga­ron, así que de­ja­ron a Humberto lu­cir­se al má­xi­mo-; por Jun­tos Ha­re­mos His­to­ria par­ti­ci­pa­ron: Jo­sé de la Luz So­sa Sa­li­nas, Ru­bén Te­rán Águi­la y Lorena Cué­llar Cis­ne­ros, por su­pues­to, de los tres Lorena fue quien desem­pe­ñó un me­jor pa­pel. Su­ges­ti­vo co­no­cer de pri­me­ra mano ac­ti­tu­des, ap­ti­tu­des y opi­nio­nes de quie­nes pre­ten­den re­pre­sen­tar­nos en las cá­ma­ras al­ta y ba­ja. ¡Fe­li­ci­ta­cio­nes a la Co­par­mex por or­ga­ni­zar las com­pa­re­cen­cias, y a los can­di­da­tos por apro­ve­char es­te fo­ro que les per­mi­tió un acer­ca­mien­to con los em­pre­sa­rios! ¿Sa­ben que es lo in­tere­san­te de es­tas cam­pa­ñas? Que to­dos los opi­nó­lo­gos ci­tan co­mo pri­me­ra fuente pa­ra sus pre­dic­cio­nes las en­cues­tas. Hay en­cues­tó­lo­gos de to­da cla­se: res­pe­ta­bles, se­rios, apro­ve­cha­dos, a mo­do y mai­cea­dos; en fin, hay has­ta un opi­nó­lo­go que ha­ce un co­lla­ge de to­das las en­cues­tas –se­rias- y de ahí de­ri­va un re­sul­ta­do su­pues­ta­men­te más ape­ga­do a la reali­dad, aun­que lo que ve­mos en los no­ti­cie­ros son los re­sul­ta­dos de las en­cues­tas, ma­yo­ri­ta­ria­men­te trans­mi­ten las ocu­rren­cias in­sul­sas y los in­sul­tos in­so­len­tes que se pro­pi­nan unos a otros can­di­da­tos con depravado en­tu­sias­mo. Aho­ra, con el fre­ga­da­zo que le die­ron a Ana­ya, re­sul­tan dos opi­nio­nes to­tal­men­te con­tra­dic­to­rias: por un la­do, “que es­te gol­pe pue­de vic­ti­mi­zar­lo y ha­cer que re­pun­te” y, por otro, “que pue­de ser el úl­ti­mo cla­vo de su ataúd”. De Mea­de nun­ca nos ima­gi­na­mos fue­ra tan ta­jan­te en sus co­men­ta­rios con­tra Ana­ya, y has­ta al Pe­je le han to­ca­do al­gu­nos tran­ca­zos, con eso de que no pro­ce­de­ría le­gal­men­te con­tra Pe­ña Nie­to… y, co­mo Ana­ya sem­bró la du­da, aho­ra ya se ha­bla de com­po­nen­das ba­jo la me­sa. El úl­ti­mo de­ba­te apor­tó muy po­co pa­ra en­ri­que­cer la opi­nión de los vo­tan­tes, la ma­yo­ría coin­ci­di­mos en que des­pués de es­te “ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co” nues­tra per­cep­ción es que no han cam­bia­do los mo­mios, o sea… si la reali­dad se acer­ca a los re­sul­ta­dos de las en­cues­tas, ve­re­mos al­go pa­re­ci­do a lo que es­tán vi­vien­do en USA, una per­so­na sin el per­fil idó­neo pa­ra go­ber­nar, vi­vien­do de ocu­rren­cias y po­nien­do al país en ja­que una y otra vez, pe­ro eso sí, ali­men­tan­do de ilu­sio­nes y es­pe­ran­zas va­nas a un pue­blo ham­brien­to de pro­me­sas, de me­jo­rar la si­tua­ción del país -es­pe­cial­men­te la de los pobres- y de eli­mi­nar la in­se­gu­ri­dad, por­que ¿sa­ben us­te­des que el prin­ci­pal pro­ble­ma de Mé­xi­co es la inequi­dad y la po­bre­za? ¿Al­can­za­rá lo que se qui­te a los co­rrup­tos y a los al­tos ca­pi­tos­tes de la bu­ro­cra­cia pa­ra re­ga­lar el do­ble del di­ne­ro que se da a los vie­ji­tos, a las ma­dres sol­te­ras y aun sub­si­diar a los ni­nis?... Ya fal­ta po­co ¡ve­re­mos y di­re­mos! En lo re­la­cio­na­do con el de­ba­te a ni­vel na­cio­nal, co­mo era de es­pe­rar­se, el Bron­co -que no tie­ne na­da que ha­cer ahí- con sus chis­to­re­tes, Ló­pez rehu­yen­do las respuestas y sa­lién­do­se por la tan­gen­te, aun­que aho­ra es­tu­vo más “se­reno”. Ri­car­do Ana­ya con la son­ri­sa ta­tua­da en el ros­tro tra­tan­do de ata­car a los otros dos y a la vez de­fen­der­se de las acu­sa­cio­nes en su con­tra –va­rios opi­nan que fue co­ci­na­da por el go­bierno fe­de­ral la más re­cien­te pre­sen­ta­ción in­cul­pa­to­ria- y tam­bién hay quie­nes opi­nan que es­to le pue­de pro­por­cio­nar un se­gun­do ai­re a su cam­pa­ña y que pue­de acor­tar la dis­tan­cia con Ló­pez y, otros, que es­te epi­so­dio aca­ba­ría hun­dién­do­lo, sin em­bar­go, apa­ren­te­men­te no se mo­vie­ron los nú­me­ros de las en­cues­tas. Mea­de de­bió ha­ber si­do quien se mo­vie­ra me­jor en esa cancha, por­que se abor­da­ron sus te­mas, des­de el prin­ci­pio de la con­tien­da le ha pe­sa­do la lo­za de Pí­pi­la que car­ga en la es­pal­da, de mo­do que tam­po­co lo­gró va­riar la ba­lan­za, lo úni­co que qui­zá po­dría ha­cer­le ga­nar unos pun­tos se­ría que fa­vo­re­cie­ra –y lo­gra­ra- me­ter a la cárcel a to­dos los go­ber­na­do­res co­rrup­tos, qui­tar­les pro­pie­da­des y di­ne­ro y ha­cer un fon­do pa­ra la crea­ción de em­pre­sas en la co­mu­ni­da­des más aban­do­na­das, sin em­bar­go el ata­car a gen­te de Pe­ña o al mis­mo Pe­ña ¿le se­rá más be­ne­fi­cio­so que da­ñino?... En fin, hoy ve­mos a un Ló­pez ufa­nán­do­se de sus por­cen­ta­jes en las en­cues­tas, a un Ana­ya fin­gién­do­se ga­na­dor de la en­cues­ta y a un Mea­de con­fian­do en la rec­ti­tud de sus es­fuer­zos. Lo que re­sul­ta in­dis­cu­ti­ble, es que con las acu­sa­cio­nes que se hi­cie­ron – si se cum­plie­ra la ley- de es­te in­tras­cen­den­te “ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co” los tres po­drían sa­lir in­di­cia­dos- ¡Que co­sa!… hummmmm…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.