Oí­dos sor­dos del mun­ci­pio de Tlax­ca­la

El Sol de Tlaxcala - - Local - Jaime Ló­pez Molina

Se­gún es­cri­tos pe­ti­cio­na­rios de ciu­da­da­nos ra­di­ca­dos en es­ta pe­que­ña ciu­dad de Tlax­ca­la, han so­li­ci­ta­do a la pre­si­den­cia mu­ni­ci­pal se pon­ga co­to a la se­rie de irre­gu­la­ri­da­des que esa ad­mi­nis­tra­ción ha per­mi­ti­do ejer­cer a ne­go­cios que ope­ran vio­lan­do re­gla­men­tos y le­yes, mis­mas que per­tur­ban la paz so­cial y, al mis­mo tiem­po, en­fer­man la sa­lud del pue­blo, a la fe­cha; se­gún los pe­ti­cio­na­rios, se­ña­lan “oí­dos sor­dos” de la mu­ni­ci­pa­li­dad por­que a la fe­cha las pe­ti­cio­nes de los ciu­da­da­nos no han si­do aten­di­das por la au­to­ri­dad que es­tá obli­ga­da a re­sol­ver.

Una de las do­ce­nas de pe­ti­cio­nes for­mu­la­das con ba­se en ra­zo­na­mien­to cien­tí­fi­co es la au­sen­cia de re­gu­la­ción del so­ni­do que tan­to en ma­ni­fes­ta­ción agu­da y gra­ve se emi­ten a ve­ci­nos y cir­cun­ve­ci­nos de los cen­tros don­de se ex­pen­den vi­nos y li­co­res pa­ra con­su­mo de clien­tes, co­mo los de­nun­cia­dos: “La Te­rra­za Gar­den”, “El Pa­so Te­xas”, “Mi­che­lan­dia”, “La 3ª. Ron­da”, y otros cen­tros de pla­cer y es­par­ci­mien­to que no cum­plen con la nor­ma­ti­vi­dad de la Ley re­fe­ri­da al vo­lu­men de rui­do le­si­vo emi­ti­do por mú­si­ca es­can­da­lo­sa que so­bre­pa­sa los de­ci­be­les per­mi­ti­dos que ge­ne­ran sor­de­ra. La ciu­da­da­nía en ge­ne­ral a edad tem­pra­na pa­de­ce cier­to gra­do de sor­de­ra (se­gún es­tu­dios), por vi­vir en me­dios don­de exis­te so­ni­do de más de 68 dB, mis­mos que so­bre­pa­san la nor­ma es­ta­ble­ci­da.

Ade­más de au­to­ri­za­cio­nes del mu­ni­ci­pio en cuan­to a aper­tu­ra de esos gi­ros que in­cum­plen no so­lo con el rui­do es­tri­den­te y es­can­da­lo­so, in­frin­gen ho­ra­rios su­pues­ta­men­te es­ta­ble­ci­dos por re­gla­men­tos de la mu­ni­ci­pa­li­dad a los que; la au­to­ri­dad no so­lo ma­ni­fies­tan “oí­dos sor­dos” sino aú­nan con “ojos que no ven”. Sur­ge una in­te­rro­gan­te opor­tu­na: ¿Por qué la au­to­ri­dad mu­ni­ci­pal per­mi­te ta­les in­frac­cio­nes? ¿Ha­brá co­rrup­ción de la au­to­ri­dad? ¿Tie­ne mie­do de ce­rrar un gi­ro? ¿Por qué la au­to­ri­dad no ha­ce ca­so a pe­ti­cio­nes ciu­da­da­nas las que die­ron el vo­to pa­ra es­tar aho­ra en el po­der Pú­bli­co? ¿Se ol­vi­da el per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo de la Pre­si­den­cia Mu­ni­ci­pal es­tá pa­ra ser­vir a in­tere­ses de la ciu­da­da­nía en ge­ne­ral y no de in­tere­ses par­ti­cu­la­res? ¿Lo sa­brán?

Re­co­men­da­ble pa­ra la Pre­si­den­cia Mu­ni­ci­pal ad­qui­rir el apa­ra­to me­di­dor de de­ci­be­les, con el pro­pó­si­to de apli­car de­bi­da­men­te mar­ca­je que de­be ha­cer­se a los co­mer­cian­tes que ope­ran en las di­fe­ren­tes ca­lles de la ciu­dad así co­mo a los gi­ros de pla­cer y en­tre­te­ni­mien­to. Exis­te una ta­bla de la Nor­ma Ofi­cial Me­xi­ca­na (Nu­me­ral 5.4), “Que es­ta­ble­ce los lí­mi­tes má­xi­mos per­mi­si­bles de emi­sión de rui­do de las fuentes fi­jas y su mé­to­do de me­di­ción”. El lí­mi­te má­xi­mo pa­ra in­dus­tria­les y co­mer­cia­les es de 65 a 68 de­ci­be­les. No más. Pa­ra com­pro­bar lo que aquí se ano­ta en cuan­to a la pro­pa­gan­da so­no­ra es­tán los re­par­ti­do­res de gas así co­mo los que anun­cian es­pec­tácu­los por to­das las ca­lles de la ciu­dad. Rui­dos emi­ti­dos que de­ben es­tar res­trin­gi­dos en be­ne­fi­cio de la sa­lud pú­bli­ca. No se es­tá con­tra las fuentes de tra­ba­jo, sino en fa­vor del aca­ta­mien­to de los re­gla­men­tos que a la fe­cha el pro­pio mu­ni­ci­pio no ha apli­ca tal vez por des­co­no­ci­mien­to o por co­rrup­ción, sin em­bar­go; ur­ge apli­car la Ley.

Las ano­ma­lías que per­tur­ban la paz de fa­mi­lias de la ca­pi­tal del Es­ta­do que día a día au­men­tan de no aten­der­se por el ac­tual go­bierno mu­ni­ci­pal, se­gu­ra­men­te lo de­ja­rá sin co­rre­gir al pró­xi­mo go­bierno, pe­ro; no so­la­men­te de­ja es­te pro­ble­ma sin aten­der sino otros que es­ta ad­mi­nis­tra­ción los creó y los de­ja co­mo vi­cios que la so­cie­dad opor­tu­na­men­te so­li­ci­tó eli­mi­nar­los.

Que no ol­vi­de el Mu­ni­ci­pio que: el Ar­tícu­lo 4° Cons­ti­tu­cio­nal es­ta­ble­ce de­fen­der la sa­lud del pue­blo y ob­ser­var la Nor­ma Ofi­cial Me­xi­ca­na: NOM- 081- ECOL1994-SE­MAR­NAT, mis­ma que se­ña­la los lí­mi­tes má­xi­mos per­mi­si­bles de emi­sión de rui­do de las fuentes fi­jas y su mé­to­do de me­di­ción. Ejem­plo de los so­ni­dos que so­bre­pa­san el lí­mi­te se­ña­la­do: mo­to­ci­cle­tas, mú­si­ca en al­to vo­lu­men, rui­do de ca­mio­nes, pro­pa­gan­da so­no­ra en vía pú­bli­ca, uso del “cla­xon” de las com­bis, etc.

La pro­pia ins­ti­tu­ción en­car­ga­da de ha­cer ob­ser­var la nor­ma an­tes ano­ta­da ha da­do a co­no­cer me­dian­te una ta­bla el nú­me­ro de de­ci­be­lios que pro­du­cen des­de el mur­mu­llo has­ta el rui­do pe­li­gro­so que emi­te un mo­tor de avión, así co­mo los pe­río­dos de tiem­po so­por­ta­bles por el oí­do hu­mano. To­da ciu­dad co­mo la de Tlax­ca­la, tie­ne sus rui­dos ge­ne­ra­dos por el trá­fi­co au­to­mo­vi­lís­ti­co que de­be ser con­tro­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.