El fun­cio­na­rio y su me­mo­ria

Las ofi­ci­nas de Pa­la­cio de Go­bierno en Tlax­ca­la cuen­tan en su in­te­rior con mor­bo­sas his­to­rias. Si son con­ta­das por ex­fun­cio­na­rios, ad­quie­ren la for­ma de un ex­qui­si­to man­jar ver­bal, digno de ser no­ve­la­do.

El Sol de Tlaxcala - - Análisis - Al­ber­to Aguilar

Uno es el fun­cio­na­rio pú­bli­co que se com­por­ta de acuer­do a su al­ta in­ves­ti­du­ra, que ha­bla an­te el pú­bli­co una y otra vez con len­gua­je de­co­ro­so, que re­ci­be a cien­tos de per­so­nas con ne­ce­si­da­des apre­mian­tes.

Otro es el per­so­na­je co­mún que se ras­ca las in­gles, con­su­me lí­neas de co­caí­na, ma­no­tea el es­cri­to­rio, dis­cu­te el fra­ca­so de su re­la­ción ma­ri­tal, co­me ahí mis­mo don­de ru­bri­ca los do­cu­men­tos ofi­cia­les, trian­gu­la des­pres­ti­gios, sa­ca de su ar­chi­ve­ro pa­que­tes de bi­lle­tes de al­ta de­no­mi­na­ción –to­dos hú­me­dos,apes­to­sos y posh­cos–, ago­ni­za por sus re­ple­tas en­fer­me­da­des, se con­tra­di­ce cons­cien­te­men­te y resucita pa­ra ma­yor con­fu­sión de sus súb­di­tos.

Tlax­ca­la res­guar­da en la me­mo­ria co­lec­ti­va cien­tos de his­to­rias; sus re­la­to­res son los pro­ta­go­nis­tas o tes­ti­gos de lo su­ce­di­do, ahí: en el in­te­rior de Pa­la­cio de Go­bierno o, in­clu­so, en Ca­sa de Go­bierno.

Y es, en­ton­ces, co­mo im­pul­sa­mos el ro­da­je en nues­tra men­te; ini­cia­mos un per­ver­so cor­to­me­tra­je en el que el Go­ber­na­dor en turno es el pro­ta­go­nis­ta in­dis­cu­ti­ble.

Ya se va uno en­te­ran­do, de la bo­ca de los tes­ti­gos ocu­la­res, de aquél que go­ber­nó en­tre pul­que y sa­li­va y fer­vien­tes mal­di­cio­nes; de aque­lla que, lé­pe­ra tam­bién, ex­haus­ta, se que­da­ba dor­mi­da en la si­lla prin­ci­pal de la lar­ga me­sa del sa­lón ro­jo, y tres ho­ras des­pués de que ha­bía des­pe­di­do a sus súb­di­tos (se ha­bían retirado a eso de las tres de la ma­ña­na) los es­ta­ba bus­can­do por te­lé­fono, fre­né­ti­ca, pa­ra con­ti­nuar con su pro­yec­to de go­bierno; la mis­ma que con voz mas­cu­li­na re­par­tía gro­se­rías, bo­fe­tea­ba a quien se de­ja­ba y ani­ma­ba: “Se­ño­res, aquí se go­bier­na obe­de­cien­do, así que go­bier­nen”.

O tam­bién de otro que le ga­na­ba la pol­tro­ne­ría, y, de cuan­do en cuan­do, de­ja­ba en­car­ga­do el man­do má­xi­mo, el su­yo, el de Je­fe del Eje­cu­ti­vo Es­ta­tal, pa­ra lar­gar­se a Cu­ba y des­col­gar­se va­rios días en­tre nu­me­ro­sos tra­gos de al­cohol y más al­cohol; y es­to con una pun­tua­li­dad y dis­ci­pli­na irre­ba­ti­bles.

Otro es el ga­lán que an­da se­du­cien­do co­mo mal ca­za­dor: a lo que se mue­va fren­te a él; otro es el que vi­vió en aguas de có­le­ra y en­cie­rro; otro es el que hi­zo de sí mis­mo un ha­bi­tan­te de nu­bes par­das con un ar­coí­ris de fon­do, allá a lo le­jos y aquí de cer­ca a juz­gar por sus ma­ne­ras fi­nas, afec­ta­das, ex­qui­si­tas.

Ha­ce fal­ta no­ve­lar lo su­ce­di­do en las ofi­ci­nas de Pa­la­cio de Go­bierno o de Ca­sa de Go­bierno de Tlax­ca­la.

Mien­tras no su­ce­da es­ta pro­pues­ta mía, te­ne­mos al al­can­ce de la mano los li­bros de me­mo­rias de aque­llos que vi­vie­ron el po­der den­tro y fue­ra de Pa­la­cio Na­cio­nal: José Ló­pez Por­ti­llo, Miguel de la Ma­drid, Carlos Sa­li­nas de Gor­ta­ri.

En el ca­so de Tlax­ca­la, exis­te un li­bro de re­cien­te pu­bli­ca­ción he­cha por un ex­fun­cio­na­rio de go­bierno en los tiem­pos de Beatriz Pa­re­des Ran­gel: Javier Corona Sán­chez, el tí­tu­lo: Soy así.

Soy así, edi­ta­do por Ana­ya, en el 2017, es un li­bro de me­mo­rias que re­la­ta la tra­yec­to­ria to­da del tlax­cal­te­ca Javier Corona Sán­chez.

De va­rias for­mas re­sul­ta ser un li­bro en­can­ta­dor, for­mal, a ra­tos pí­ca­ro en la exposición de vi­ven­cias, re­ves­ti­do de gra­ti­tu­des, y co­mo co­rres­pon­de a un na­rra­dor que rebasa los se­ten­ta años, ofre­ce una es­cri­tu­ra tier­na y anec­do­te­ra.

El li­bro es una suer­te de reunión con aquél que desea na­rrar su vi­da, al ca­lor de una chi­me­nea ho­ga­re­ña, con las de­bi­das pausas que im­po­ne la me­mo­ria y ade­más com­par­te una se­rie de fo­to­gra­fías que ayu­dan a te­ner más idea de a qué per­so­nas re­fie­re.

Nos en­te­ra­mos de sus orí­ge­nes, del am­bien­te cam­pi­rano, de las ex­ha­cien­das tlax­cal­te­cas, de la de­vo­ción ha­cia la equi­ta­ción, el fut­bol, la tien­ta de va­qui­llas, la for­ma­ción es­co­lar je­sui­ta, el re­ga­lo in­va­lua­ble de los ami­gos y la fe ca­tó­li­ca que im­pri­mie­ron rec­ti­tud y buen pro­ce­der.

Con­for­me avan­za el lec­tor, re­ci­be agra­de­ci­do bre­ves con­tex­tos pa­ra ubi­car la his­to­ria de acuer­do al en­torno so­cial, po­lí­ti­co, tan­to a ni­vel na­cio­nal co­mo es­ta­tal.

Es reite­ra­do el re­co­no­ci­mien­to a hom­bres de la ta­lla de Pe­dro Án­gel Pa­lou Pérez, el “Fla­co Pa­lou”, (cro­nis­ta de Pue­bla), y del maes­tro de maes­tros Je­sús Sil­va Her­zog; por ejem­plo.

En reali­dad, en la úl­ti­ma pá­gi­na del

Reite­ro, a Tlax­ca­la le ha­ce fal­ta una his­to­ria no­ve­la­da en la que se na­rre los to­nos y mo­dos de los je­fes del eje­cu­ti­vo es­ta­tal: en su en­tra­ña es­tán los re­fle­jos del mo­do de ser tlax­cal­te­ca, de una ma­ne­ra muy par­ti­cu­lar de go­ber­nar y ejer­cer el po­der, sin omi­tir, cla­ro es­tá, esas for­mas per­ni­cio­sas de cons­truir la vi­da pro­pia, em­pa­pa­da de con­je­tu­ras, ru­mo­res, mur­mu­ra­cio­nes, chis­mes y ver­da­des.

Soy así,

edi­ta­do por Ana­ya, en el 2017, es un li­bro de me­mo­rias que re­la­ta la tra­yec­to­ria to­da del tlax­cal­te­ca Javier Corona Sán­chez. De va­rias for­mas re­sul­ta ser un li­bro en­can­ta­dor, for­mal, a ra­tos pí­ca­ro en la exposición de vi­ven­cias, re­ves­ti­do de gra­ti­tu­des, y co­mo co­rres­pon­de a un na­rra­dor que rebasa los se­ten­ta años, ofre­ce una es­cri­tu­ra tier­na y anec­do­te­ra.

li­bro Soy así, hay en su es­cri­tu­ra lo que a mi pa­re­cer se­ría el ini­cio de un li­bro de me­mo­rias que aven­tu­ra ser in­ten­so, va­lien­te y sin­ce­ro:

“Los cam­bios en es­ta eta­pa de mi vi­da, ha com­pli­ca­do un po­co la co­mu­ni­ca­ción con los ami­gos de an­ta­ño; mis ho­ra­rios son otros, duer­mo más, tra­ba­jo me­nos. Me en­cuen­tro an­te un ho­ri­zon­te to­tal­men­te dis­tin­to a to­do mi pa­sa­do, los días sue­lo per­ci­bir­los más lar­gos, con una es­pe­ra te­dio­sa”.

Soy así es una ma­ne­ra de reivin­di­ca­ción en el oca­so de la vi­da. El ex­fun­cio­na­rio de Beatriz Pa­re­des Ran­gel du­ran­te tres años de su go­bierno, y au­tor del li­bro, lu­ce sus car­tas cre­den­cia­les co­mo Se­cre­ta­rio de Fi­nan­zas en Tlax­ca­la, pe­ro tam­bién su só­li­da for­ma­ción y ex­pe­rien­cia en las ofi­ci­nas de la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da y Cré­di­to Pú­bli­co, con la mano abier­ta y fran­ca de quien de­ci­dió im­pul­sar­lo y crear una muy sin­ce­ra amis­tad: el ex­fun­cio­na­rio Gus­ta­vo Pe­tro­cio­li Itur­bi­de, Se­cre­ta­rio de Ha­cien­da y Cré­di­to Pú­bli­co en el se­xe­nio de Miguel de la Ma­drid Hur­ta­do.

Que­jo­so, Javier Corona Sán­chez ha­ce no­tar que na­die es pro­fe­ta en su tie­rra; al me­nos así lo vi­vió e in­ter­pre­ta se­gún su aná­li­sis al pa­so de los años. Si prue­ba que es un hom­bre pro­bo y rec­to, se­gu­ra­men­te lo en­fa­ti­za así por­que en el se­xe­nio que le co­rres­pon­dió par­ti­ci­par en Tlax­ca­la las ac­cio­nes ca­re­cie­ron de es­tas vir­tu­des.

Reite­ro, a Tlax­ca­la le ha­ce fal­ta una his­to­ria no­ve­la­da en la que se na­rre los to­nos y mo­dos de los je­fes del eje­cu­ti­vo es­ta­tal: en su en­tra­ña es­tán los re­fle­jos del mo­do de ser tlax­cal­te­ca, de una ma­ne­ra muy par­ti­cu­lar de go­ber­nar y ejer­cer el po­der, sin omi­tir, cla­ro es­tá, esas for­mas per­ni­cio­sas de cons­truir la vi­da pro­pia, em­pa­pa­da de con­je­tu­ras, ru­mo­res, mur­mu­ra­cio­nes, chis­mes y ver­da­des.

Soy así, de Javier Corona Sán­chez, es el ini­cio de una tra­di­ción muy im­por­tan­te pa­ra la his­to­ria de nues­tra Tlax­ca­la: ela­bo­rar un li­bro de me­mo­rias he­cho por un ex­fun­cio­na­rio de go­bierno que es­tá con­ven­ci­do que, a tra­vés de la es­cri­tu­ra, se im­po­ne un tes­ti­mo­nio per­so­nal que re­cu­pe­ra a la Tlax­ca­la de otros tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.