AU­TO­RI­ZA­DAS

El Sol de Tlaxcala - - Nacional - RO­DRI­GO MI­RAN­DA El Sol de To­lu­ca

TO­LU­CA, Méx.- Aun­que la esen­cia mis­ma de una pe­re­gri­na­ción ra­di­ca en el ac­to de fe, la ca­mi­na­ta im­pli­ca el pa­go del trans­por­te, co­mi­da que se ofre­ce en al­gu­nas es­ca­las, así co­mo la ves­ti­men­ta y en al­gu­nos ca­sos has­ta la li­mos­na que se en­tre­ga a los or­ga­ni­za­do­res, sin em­bar­go, la ma­yor ga­nan­cia es pa­ra el co­mer­cio informal que tam­bién pe­re­gri­na jun­to con el con­tin­gen­te pa­ra ofer­tar des­de cal­za­do, ta­ma­les y ato­le, re­me­dios pa­ra el can­san­cio y has­ta mon­tan ta­lle­res mó­vi­les pa­ra el arre­glo de bi­ci­cle­tas.

Si bien el fer­vor gua­da­lu­pano del Va­lle de To­lu­ca pa­ra es­te 12 de di­ciem­bre se ce­le­bra con ce­re­mo­nias re­li­gio­sas, so­bre to­do en al­gu­nas fies­tas tra­di­cio­na­les co­mo Gua­lu­pi­ta en San­tia­go Tian­guis­ten­co, el mes de fe­bre­ro es cuan­do se des­bor­da la fe de­ri­va­do de la pe­re­gri­na­ción anual que or­ga­ni­za la Dió­ce­sis de To­lu­ca.

Au­na­do a es­te ac­to de fe que con­gre­ga a ca­si 80 mil guadalupanos que ca­mi­nan por va­rios días pa­ra lle­gar a los pies de la vir­gen y se rea­li­za a ini­cios del mes de fe­bre­ro, exis­ten otras pe­re­gri­na­cio­nes co­mo la que or­ga­ni­zan dis­tin­tas empresas de la ciu­dad de To­lu­ca y que se lle­va a ca­bo a fi­na­les del mes.

Si bien el re­qui­si­to in­dis­pen­sa­bles pa­ra po­der par­ti­ci­par es­tos ac­tos re­li­gio­sos es la fe, los participantes tie­nen que cum­plir con otros re­que­ri­mien­tos, tal es el caso del pa­go de trans­por­te, co­mi­da, así co­mo -en al­gu­nos ca­sos- com­prar la ves­ti­men­ta que pue­de con­sis­tir en una pla­ye­ra- y una li­mos­na que se en­tre­ga a los en­car­ga­dos de to­da la lo­gís­ti­ca.

“Yo par­ti­ci­po jun­to con to­da mi fa­mi­lia en la pe­re­gri­na­ción que se ha­ce a fi­na­les del mes de fe­bre­ro, es una tra­di­ción ir a vi­si­tar a la Vir­gen de Gua­da­lu­pe. Pa­ra ello, con to­da la fa­mi­lia ren­ta­mos un au­to­bús que nos lle­va y nos trae”, re­fi­rió Oli­via Her­nán­dez, de­vo­ta de la Vir­gen de Gua­da­lu­pe.

Es­te ac­to de fe, ex­pli­có, re­pre­sen­ta el pa­go de 100 pe­sos pa­ra el au­to­bús y ob­via­men­te los viá­ti­cos, “nos or­ga­ni­za­mos pa­ra la co­mi­da y coope­ra­mos, pe­ro el ca­mión lo pa­ga­mos por­que mu­chos no pue­den ca­mi­nar to­do el tra­yec­to. Yo, por ejem­plo, me voy en el au­to­bús y ya en­tran­do a la Ciu­dad de México me voy ca­mi­nan­do”, aña­dió.

Lo mis­mo pa­sa en la pe­re­gri­na­ción con­si­de­ra­da co­mo de las más gran­des del país, don­de ca­da pa­rro­quia or­ga­ni­za a su con­tin­gen­te y de­ri­va­do de los gas­tos que con­lle­va el ca­mi­nar, co­bran una cuo­ta que cu­bre por ejem­plo el cos­to del trans­por­te de carga don­de va el equi­pa­je de los participantes, así co­mo pa­ra los alimentos.

“Mi­ra, ca­da año con­for­ma­mos una co­mi­sión que es la que se en­car­ga de or­ga­ni­zar to­do lo re­fe­ren­te a la ali­men­ta­ción, trans­por­te e in­clu­si­ve la li­mos­na que se en­tre­ga. Es­ta coo­pe­ra­ción in­clu­ye en oca­sio­nes una pla­ye­ra o al­gu­na pren­da”, co­men­tó Fer­nan­do Oroz­co, or­ga­ni­za­dor de la pe­re­gri­na­ción en el mu­ni­ci­pio de Zi­na­can­tepec.

El ver­da­de­ro ne­go­cio es pa­ra el co­mer­cio informal, ya que des­de que sa­len de los pueblos, se reúnen en los mu­ni­ci­pios y pos­te­rior­men­te sa­len a la ciu­dad de To­lu­ca, los acom­pa­ñan pa­ra ofre­cer des­de alimentos has­ta pro­duc­tos pa­ra ami­no­rar el can­san­cio de los pe­re­gri­nos. En to­tal el con­tin­gen­te que se reúne des­de el do­min­go pre­vio a la sa­li­da a la Ba­sí­li­ca de Gua­da­lu­pe, son 40 mil pe­re­gri­nos y por lo mis­mo el zó­ca­lo se con­vier­te en un mer­ca­do.

Y es que aun­que la ma­yo­ría

LAS PE­RE­GRI­NA­CIO­NES

a la Ba­sí­li­ca de Gua­da­lu­pe y la del Cu­bi­le­te son las úni­cas ofi­cia­les por la dió­ce­sis de To­lu­ca La pe­re­gri­na­ción

OLI­VIA HER­NÁN­DEZ DE­VO­TA DE LA VIR­GEN DE GUA­DA­LU­PE

Yo par­ti­ci­po jun­to con to­da mi fa­mi­lia en la pe­re­gri­na­ción que se ha­ce a fi­na­les del mes de fe­bre­ro, es una tra­di­ción ir a vi­si­tar a la Vir­gen”

de negocios am­bu­lan­tes ofre­cen alimentos di­ver­sos, tam­bién se ven­den pro­duc­tos co­mo cal­za­do có­mo­do pa­ra ca­mi­nar, po­ma­das, al­gu­nos me­di­ca­men­tos pa­ra dis­mi­nuir el can­san­cio, ro­pa, col­cho­ne­tas, co­bi­jas, pa­ra­guas, imá­ge­nes re­li­gio­sas, en­tre otros ar­tícu­los.

Ca­be se­ña­lar que una vez que sa­le el con­tin­gen­te, mu­chos ven­de­do­res tam­bién ca­mi­nan con el con­tin­gen­te pa­ra ofre­cer sus pro­duc­tos al mo­men­to. De he­cho, ta­lle­res mó­vi­les de bi­ci­cle­tas tam­bién son ins­ta­la­dos en dis­tin­tos pun­tos don­de la pe­re­gri­na­ción ci­clis­ta rea­li­za es­ca­las.

PE­RE­GRI­NOS SIN RE­LA­CIÓN CON VEN­DE­DO­RES : VI­CA­RIO

La pe­re­gri­na­ción a la Ba­sí­li­ca de Gua­da­lu­pe y la del Cu­bi­le­te son las úni­cas ofi­cia­les, aun­que hay otras que tam­bién re­ci­ben el vis­to bueno de la dió­ce­sis de To­lu­ca, se­ña­ló el vi­ca­rio ge­ne­ral mon­se­ñor Gui­ller­mo Fernández Oroz­co, quien aun­que acep­tó que al­re­de­dor del ac­to de fe exis­te co­mer­cio, hay que sa­ber dis­tin­guir­lo de los pe­re­gri­nos.

Ex­pli­có que de las pe­re­gri­na­cio­nes ofi­cia­les la más im­por­tan­te es que va a la Vi­lla y ge­ne­ral­men­te se rea­li­za el ter­cer jue­ves de fe­bre­ro sal­vo que se in­ter­ca­le la Cua­res­ma, pe­ro tam­bién a los ocho días se lle­va a ca­bo la pe­re­gri­na­ción noc­tur­na.

La otra pe­re­gri­na­ción ofi­cial es la que tie­ne co­mo des­tino El Cu­bi­le­te, mis­ma que tie­ne lu­gar el ter­cer miér­co­les de ju­lio e ini­cia con una ado­ra­ción noc­tur­na. En es­te ac­to de fe, di­jo, par­ti­ci­pan has­ta 50 au­to­bu­ses de pe­re­gri­nos. El ver­da­de­ro

Sin em­bar­go, co­men­tó que se tie­ne re­gis­tro de otras pe­re­gri­na­cio­nes a la Ba­sí­li­ca, don­de la co­mu­ni­dad es quien lle­va a ca­bo to­da la lo­gís­ti­ca y se lle­van a ca­bo en la co­mu­ni­dad de San Pa­blo Au­to­pan, Pue­blo Nue­vo San Pa­blo Au­to­pan y una más en Me­te­pec.

Ca­be se­ña­lar, des­ta­có mon­se­ñor Fernández Oroz­co, que jun­to a la pe­re­gri­na­ción del mes de fe­bre­ro es­tá la de los ci­clis­tas e in­clu­si­ve en agos­to tam­bién so­bre­sa­le la de San Juan de Los La­gos, “en es­tas pe­re­gri­na­cio­nes nos ha­cen lle­gar un do­cu­men­to que les fir­ma­mos con el fin de que las au­to­ri­da­des les pres­ten el apo­yo ne­ce­sa­rio”, aña­dió.

Au­na­do a ello, re­co­no­ció, exis­ten otros ac­tos que in­clu­si­ve son or­ga­ni­za­dos por fa­mi­lias en­te­ras y en cier­tas épo­cas del año, “hay mu­chos gru­pos que nos pi- den el apo­yo cuan­do van al San­tua­rio de Chal­ma y se les otor­ga”, ase­ve­ró.

Ca­be se­ña­lar, pun­tua­li­zó que en lo que res­pec­ta a la pe­re­gri­na­ción anual a la Ba­sí­li­ca de Gua­da­lu­pe exis­ten reunio­nes ca­da dos me­ses pa­ra che­car los pre­pa­ra­ti­vos y si se de­tec­ta al­gu­na irre­gu­la­ri­dad con los or­ga­ni­za­do­res se dan de baja.

Lo cier­to fi­na­li­zó el vi­ca­rio ge­ne­ral de la Dió­ce­sis de To­lu­ca, es que den­tro de los ac­tos de fe mu­cha gen­te ofre­ce di­ver­sos ser­vi­cios, sin em­bar­go, hay que sa­ber dis­tin­guir a los pe­re­gri­nos y los que ofre­cen ser­vi­cios y pro­duc­tos di­ver­sos.

ne­go­cio es pa­ra el co­mer­cio informal, ya que des­de que sa­len de los pueblos, se reúnen en los mu­ni­ci­pios

FO­TOS: LUIS CA­MA­CHO

a la Ba­sí­li­ca de Gua­da­lu­pe y la del Cu­bi­le­te son las úni­cas ofi­cia­les, aun­que hay otras que tam­bién re­ci­ben apro­ba­ción de las dió­ce­sis/

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.