Mon­ta­ñis­mo

El Sol de Tlaxcala - - Deportes - Fran­cis­co Mon­tiel

opinión op

“To­dos ne­ce­si­ta­mos ese mo­men­to de os­cu­ri­dad pa­ra ver lo que real­men­te bri­lla en nues­tras vi­das...” Ray­mun­do Ar­ci­nie­ga D.

¡Qué tal ami­gos! Cuan­do va­mos a mon­ta­ña es co­mún ver a gen­te que su­be con sus pe­rros, la ma­yo­ría des­co­no­ce que es­tá prohi­bi­do lle­var pe­rros a las áreas na­tu­ra­les pro­te­gi­das por el im­pac­to que pro­du­cen.

Los pe­rros de­bi­do a su ca­pa­ci­dad de adap­tar­se a di­ver­sos ambientes, de re­pro­du­cir­se, de com­pe­tir con otros car­ní­vo­ros, trans­mi­tir en­fer­me­da­des a ani­ma­les sil­ves­tres y de­pre­dar gran can­ti­dad de es­pe­cies na­ti­vas, es­tán in­clui­dos en la lis­ta de “Es­pe­cies in­va­so­ras de muy al­to ries­go pa­ra México”. Es­ta lis­ta fue pu­bli­ca­da en el Diario Ofi­cial de la Fe­de­ra­ción del 7 de di­ciem­bre de 2016, en un pá­rra­fo ex­pre­sa que: las es­pe­cies exó­ti­cas pue­den tor­nar­se in­va­si­vas y cau­sar efec­tos di­ver­sos en la bio­di­ver­si­dad (eco­sis­te­mas, es­pe­cies y ge­nes) co­mo los ser­vi­cios eco­sis­té­mi­cos, así co­mo da­ños a la salud y a las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas pro­duc­ti­vas. Al­gu­nos de los im­pac­tos que pro­du­cen son: -Nues­tros pe­rros son des­cen­dien­tes di­rec­tos de los lo­bos y pa­rien­tes cer­ca­nos de los co­yo­tes y al igual que ellos, mar­can el te­rri­to­rio que re­co­rren a tra­vés de ori­nes y he­ces.

-Ori­nes, he­ces y au­lli­dos dan se­ña­les a otros car­ní­vo­ros co­mo zo­rros, lo­bos, co­yo­tes, ja­gua­res, pu­mas, lin­ces o ga­to mon­tés, que les in­di­can la pre­sen­cia de in­tru­sos en su te­rri­to­rio, ge­ne­ran­do es­trés y cam­bios de con­duc­ta en los car­ní­vo­ros sil­ves­tres.

-Ani­ma­les na­tu­ral­men­te de­pre­da­dos por lo­bos y co­yo­tes co­mo co­ne­jos, lie­bres y ve­na­dos, per­ci­ben la pre­sen­cia de los pe­rros co­mo una ame­na­za y mo­di­fi­can su com­por­ta­mien­to pa­ra pro­te­ger­se, de­jan­do in­clu­so de re­pro­du­cir­se y ali­men­tar­se. -Los pe­rros com­par­ten pa­rá­si­tos y en­fer­me­da­des con di­ver­sos ma­mí­fe­ros sil­ves­tres que se pue­den trans­mi­tir a tra­vés de las he­ces o al te­ner con­tac­to di­rec­to en­tre ellos. En al­gu­nos ca­sos ha ocu­rri­do que las va­rian­tes ca­ni­nas de es­tas en­fer­me­da­des han aca­ba­do con po­bla­cio­nes sil­ves­tres al con­ta­giar­las.

-Los pe­rros pue­den cru­zar­se con co­yo­tes y lo­bos ge­ne­ran­do ani­ma­les hí­bri­dos con con­se­cuen­cias ge­né­ti­cas, de com­por­ta­mien­to y eco­ló­gi­cas pa­ra las es­pe­cies sil­ves­tres.

Por to­do es­to, no de­be­mos lle­var a nues­tros pe­rros a la mon­ta­ña, has con­cien­cia y cui­da nues­tro eco­sis­te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.