Jue­go de tro­nos

El Sol de Tlaxcala - - Analisis - Juan Ma­nuel Cam­brón So­ria

Re­za el co­no­ci­mien­to po­pu­lar que lo que ocu­rre en política nun­ca es obra de la ca­sua­li­dad; in­clu­so exis­te un di­cho muy co­lo­quial que afir­ma “en política no hay sor­pre­sas, sino sor­pren­di­dos”, que re­fie­re que to­do lo que ocu­rre en política tie­ne un tras­fon­do, una ra­zón y es par­te de una es­tra­te­gia. Es esa tal vez la cau­sa que ori­gi­nó que la la­men­ta­ble muer­te de la go­ber­na­do­ra de Puebla, Mart­ha Eri­ka Alonso, y su es­po­so el se­na­dor Ra­fael Mo­reno Va­lle, des­per­ta­ra tan­tas vo­ces lle­nas de teo­rías cons­pi­ra­to­rias.

Nues­tro país es ex­per­to en cons­truir guio­nes com­ple­tos en torno a mag­ni­ci­dios, so­mos es­pe­cia­lis­tas en elu­cu­brar, ima­gi­nar, sos­pe­char, in­ven­tar y cons­truir cul­pa­bles, cuan­do de política se tra­ta. Un mag­ni­ci­dio es el ase­si­na­to de per­so­na­li­da­des de la política por su car­go o po­der y en Mé­xi­co se han sus­ci­ta­do va­rios ca­sos em­ble­má­ti­cos que desata­ron el cla­mor del vox po­pu­li. Está el ca­so de Ál­va­ro Obre­gón en 1928, quien, en vís­pe­ras de to­mar pro­tes­ta por se­gun­da vez co­mo Pre­si­den­te de Mé­xi­co, fue ase­si­na­do y el vul­go atri­bu­yó su muer­te al Pre­si­den­te en fun­cio­nes Plu­tar­co Elías Calles.

Quién no re­cuer­da la muer­te de Luis Do­nal­do Co­lo­sio Mu­rrie­ta en mar­zo de 1994, en­ton­ces can­di­da­to del PRI a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, su muer­te acu­só re­ci­bo en el man­da­ta­rio en fun­cio­nes Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri y en Ma­nuel Ca­ma­cho Solís, ex­re­gen­te del De­par­ta­men­to del D.F. Vie­ne a mi men­te tam­bién el ase­si­na­to de Jo­sé Fran­cis­co Ruiz Massieu en sep­tiem­bre de 1994, con­no­ta­do di­ri­gen­te priís­ta quien fue agre­di­do an­tes de asu­mir co­mo dipu­tado fe­de­ral, y cu­ya muer­te fue acha­ca­da en los co­rri­llos po­pu­la­res a Raúl Sa­li­nas her­mano del en­ton­ces pre­si­den­te Car­los Sa­li­nas.

Ya en tiem­pos más re­cien­tes en no­viem­bre de 2008 está la muer­te de Juan Ca­mi­lo Mou­ri­ño, quien era se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción y cu­yo avión se des­plo­mó en ple­na zo­na de San­ta Fe, el pue­blo se de­jó es­cu­char y los res­pon­sa­bles iban des­de su je­fe el Pre­si­den­te Fe­li­pe Cal­de­rón has­ta ca­pos del nar­co­trá­fi­co. Tres años des­pués, en 2011, al des­plo­mar­se su he­li­cóp­te­ro mu­rió Fran­cis­co Bla­ke Mo­ra, tam­bién se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción y su de­ce­so fue car­ga­do a la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da.

La lis­ta con­ti­núa, con per­so­na­jes de política na­cio­nal has­ta en los ni­ve­les mu­ni­ci­pa­les; lo que sue­le es­tar me­ro­dean­do ca­da ca­so es la lu­cha por el po­der real, que sue­le ser cruen­ta y san­grien­ta; la dispu­ta por el con­trol y los me­dios del es­ta­do no es co­sa fá­cil ni co­sa me­nor, son com­pli­ci­da­des, in­tere­ses, re­la­cio­nes, que se cru­zan, se en­tre­la­zan y a ve­ces se rom­pen.

Por ello, lo ocu­rri­do en Puebla desató los afa­nes cons­pi­ra­cion­ci­tas más pro­fun­dos, res­pon­sa­bi­li­zan­do al Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Ló­pez Obra­dor, quien días an­tes ha­bía di­cho que aca­ba­ría con “la mo­nar­quía en Puebla”, re­fi­rién­do­se con ello al ma­tri­mo­nio Mo­reno Va­lle –Alonso; has­ta lle­gar al can­di­da­to per­de­dor de Mo­re­na, Mi­guel Barbosa Huer­ta.

Si bien las in­da­ga­to­rias es­tán en cur­so, el co­mún de­no­mi­na­dor de los ca­sos en­lis­ta­dos es la fal­ta de res­pues­tas con­tun­den­tes so­bre lo ocu­rri­do, no hay res­pon­sa­bles cas­ti­ga­dos ni con­se­cuen­cias de­ri­va­das, ca­da uno han sido ar­chi­va­dos en car­pe­tas de in­ves­ti­ga­ción in­ter­mi­na­bles y en los re­co­ve­cos de los anales de la his­to­ria. Con esos an­te­ce­den­tes, es muy pro­ba­ble que lo que pa­só en Puebla que­de im­pu­ne, ocul­to por aho­ra en la cor­ti­na de hu­mo que de­ja de­trás el hua­chi­col.

Fi­nal­men­te, pa­ra es­tos ca­sos en política, di­cen los que sa­ben que pa­ra en­con­trar el hi­lo con­duc­tor ha­cia los res­pon­sa­bles se de­ben rea­li­zar tres pre­gun­tas ¿Quién te­nía mo­ti­vos? ¿Quién cuen­ta con los me­dios pa­ra ha­cer­lo? ¿Quién se be­ne­fi­cia di­rec­ta­men­te? Ele­men­tal, mi que­ri­do Wat­son.

“No hay na­da más en­ga­ño­so, que un he­cho evi­den­te” Sher­lock Hol­mes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.