¿Está en nues­tro ADN?

El Sol de Tlaxcala - - Analisis - Án­gel Á Fran­cis­co Flo­res Ola­yo

El hua­chi­co­leo de “arri­ba” o de “aba­jo” está agra­vian­do eco­nó­mi­ca­men­te al pa­tri­mo­nio na­cio­nal. Es­te la­tro­ci­nio de la co­sa pú­bli­ca se está pro­du­cien­do des­de ha­ce tres se­xe­nios co­mo mí­ni­mo. Es ra­pi­ña que ha en­ri­que­ci­do a mu­chos ban­di­dos dis­fra­za­dos de fun­cio­na­rios, a in­nu­me­ra­bles par­ti­cu­la­res y ex­pen­de­do­res, los cua­les coha­bi­tan en ma­ra­ño­sa ma­fia y por des­gra­cia, es­ta for­ma de co­rrup­ción es una de las tan­tas que exis­ten.

Ha­ce unos días un dipu­tado lo­cal de­nun­ció que die­ci­nue­ve dipu­tados lo­ca­les tlax­cal­te­cas, del pre­su­pues­to es­ta­tal, se re­ser­va­ron mi­llo­na­rias can­ti­da­des pa­ra que ca­da uno la des­ti­ne a equis mu­ni­ci­pios, pe­ro lo es­can­da­lo­so re­sul­tó que por ello exi­gen en­tre vein­te o trein­ta por cien­to pa­ra su pro­pio beneficio. Es lo que en la jer­ga gangs­te­ril par­la­men­ta­ria aho­ra se le co­no­ce co­mo “el mo­che”.

Ejem­plos de es­to hay mi­les en el ser­vi­cio pú­bli­co me­xi­cano. Ello nos di­bu­ja con trans­pa­ren­cia la pro­fun­da des­com­po­si­ción que hoy cam­pea en lo pú­bli­co. En­lis­tar to­do lo que aho­ra de per­ver­so exis­te re­que­ri­ría mu­cho pa­pel y tin­ta pa­ra su pu­bli­ca­ción y sin­ce­ra­men­te no ha­bría edi­ción de pren­sa co­ti­dia­na que abar­ca­ra lo que en esa ma­te­ria se co­no­ce. En ese ar­co ca­be lo mis­mo la es­con­di­da y su­til dá­di­va que se en­tre­ga al fun­cio­na­rio ju­di­cial pa­ra ace­le­rar la tra­mi­ta­ción de un asun­to, que la pro­pi­na que se en­tre­ga al pa­tru­lle­ro po­li­cia­co que mi­ran­do pla­cas fo­rá­neas en un au­to pro­ce­de a la de­ten­ción y re­vi­sa con mi­nu­cio­si­dad sus do­cu­men­tos has­ta la “vo­lun­ta­ria” en­tre­ga de la dá­di­va.

Aho­ra el pre­si­den­te de Mé­xi­co en fun­cio­nes -per­so­na­je a quien sus ad­ver­sa­rios no le han en­con­tra­do ac­to al­guno de des­ho­nes­ti­dad- en­ca­be­za una gue­rra fron­tal pa­ra erra­di­car el ro­bo de com­bus­ti­ble en PE­MEX. Por sus an­te­ce­den­tes pa­re­ce te­ner la ca­li­dad mo­ral pa­ra en­ca­be­zar una re­vo­lu­ción mo­ral. Ló­pez Obra­dor ha di­cho que a cau­sa de la co­rrup­ción se pier­den tan­tos re­cur­sos, que co­rri­gien­do es­te fla­ge­lo se­ría su­fi­cien­te pa­ra cum­plir los com­pro­mi­sos ex­ter­nos, se­guir pa­gan­do ese otro ro­bo des­ca­ra­do a la na­ción que es el res­ca­te ban­ca­rio, crear y man­te­ner cien universidades, pa­lan­quear el de­sa­rro­llo na­cio­nal y to­do es­to sin crear nue­vos im­pues­tos.

Los se­res hu­ma­nos so­mos una re­sul­tan­te de di­ver­sos fac­to­res que a lo lar­go de nues­tra vi­da y en nues­tro me­dio so­cial in­flu­yen y de­ter­mi­nan nues­tra for­ma de ser. En­tre esos fac­to­res está la es­cue­la, el gru­po de ami­gos, el me­dio so­cial, la re­li­gión, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pe­ro más que na­da la fa­mi­lia, que es en

don­de prac­ti­ca­mos y co­no­ce­mos las di­fe­ren­tes creen­cias va­lio­sas que va­mos a res­pe­tar mien­tras sea­mos.

Cuan­do asu­mió la pre­si­den­cia “ya sa­be­mos quién”, anun­ció el com­pro­mi­so de que su go­bierno com­ba­ti­ría a fondo la co­rrup­ción pú­bli­ca. Y pa­re­ce dis­pues­to a cum­plir su pa­la­bra, a desechar la po­dre­dum­bre, con la que en los pri­me­ros días de su go­bierno tro­pe­zó. Se en­con­tró con que en PE­MEX los hua­chi­co­le­ros de arri­ba se ro­ba­ban dia­ria­men­te más de mil pi­pas, des­de lue­go con la com­pli­ci­dad en­tre au­to­ri­da­des ju­di­cia­les, eje­cu­ti­vo fe­de­ral, fun­cio­na­rios de PE­MEX, sin­di­ca­to y pa­re­cie­ra que has­ta go­ber­na­do­res.

Es­ta no es una visión de­rro­tis­ta, es lo que to­dos los días des­fi­la fren­te a nues­tros sen­ti­dos y nos ofre­ce un am­plio y va­ria­do aba­ni­co de ejem­plos. Nos pre­gun­ta­mos ¿Por qué ra­zón en otros paí­ses el ser hu­mano tie­ne com­por­ta­mien­tos ho­nes­tos y no­so­tros pa­re­cié­ra­mos des­ti­na­dos a la mal­dad y a prac­ti­car los más exe­cra­bles an­ti­va­lo­res éti­cos? Có­mo lo­gra­rá un so­lo hom­bre, con to­da su bue­na in­ten­ción, mo­ra­li­zar a to­da una na­ción que hoy apa­re­ce em­pan­ta­na­da y en la­men­ta­ble

des­com­po­si­ción.

Di­cen que fí­si­ca­men­te so­mos lo que co­me­mos y si es­to es así, en­ton­ces ten­dre­mos que acep­tar tam­bién que mo­ral y éti­ca­men­te so­mos de acuer­do a las ac­ti­tu­des va­lio­sas que apren­de­mos, aque­llo que a lo lar­go de nues­tra exis­ten­cia nos in­flu­ye y de­ter­mi­na. Ape­sa­dum­bra sa­ber que en Tlax­ca­la los ni­ños de Te­nan­cin­go sue­ñan con ser tra­tan­tes de blan­cas, los de Cu­lia­cán so­ña­rán con ser co­mo el Chapo Guz­mán. Con el in­gre­so del neo­li­be­ra­lis­mo a Mé­xi­co se ter­gi­ver­sa­ron los va­lo­res pre­do­mi­nan­tes, aho­ra ri­que­za, lu­jo y po­der eco­nó­mi­co es­tán por en­ci­ma de la de­cen­cia, la ho­nes­ti­dad, hon­ra­dez, tra­ba­jo y res­pe­to.

Un so­lo hom­bre -no obs­tan­te la me­jor in­ten­ción que ten­ga- no lo­gra­rá mo­di­fi­car la éti­ca en la na­ción en­te­ra y pa­re­cie­ra que ni si­quie­ra la de sus co­rre­li­gio­na­rios, por­que los dipu­tados mo­re­nis­tas de Tlax­ca­la lle­ga­ron al pues­to pú­bli­co, pri­me­ro pa­ra res­ca­tar el di­ne­ro que in­vir­tie­ron en sus cam­pa­ñas y se­gun­do pa­ra en­ri­que­cer­se.

To­dos so­mos “go­tas del mis­mo río”, “pie­dra de la mis­ma can­te­ra”. To­dos so­mos pro­duc­to del mis­mo sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Por ello, no creo que sea con dis­cur­sos mo­ra­li­zan­tes co­mo se lo­gre que los mu­ní­ci­pes de­jen de ro­bar, los po­li­cías ac­túen con ho­nes­ti­dad o los mi­nis­tros dis­mi­nu­yan sus es­can­da­lo­sos suel­dos. De­be­rá ser una re­vo­lu­ción que arran­que des­de la in­fan­cia, que es­té pre­sen­te en la con­cien­cia de to­das las fa­mi­lias, en la so­cie­dad en­te­ra. Lo que nos for­me la con­vic­ción de que el ejer­ci­cio de la fun­ción pú­bli­ca no es la vía pa­ra el en­ri­que­ci­mien­to per­so­nal. So­lo la in­tro­yec­ción de va­lo­res y de ejem­plos ha­brá de con­du­cir a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes al ejer­ci­cio de ac­ti­tu­des ho­nes­tas co­mo for­ma de vi­da. Aun­que pa­ra la ge­ne­ra­ción que hoy está en el po­der pa­re­cie­ra que so­lo la san­ción pe­nal y no el per­dón mar­quen co­rrec­ti­vos que la con­cien­cia in­di­vi­dual vo­lun­ta­ria­men­te no quie­re adop­tar.

Por de pron­to de­be­re­mos pre­gun­tar­nos, si ser co­rrup­tos es­ta en nues­tro ADN, en lo per­so­nal me nie­go a re­co­no­cer­lo, por que soy un cre­yen­te de que el ser hu­mano es per­fec­ti­ble y co­rre­gi­ble. Enero de 2019, mes de lu­cha fron­tal con­tra el hua­chi­col.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.