DES­APA­RE­CEN MA­NAN­TIA­LES

En un pe­rí­me­tro de sie­te ki­ló­me­tros, ma­nan­tia­les y bio­di­ver­si­dad es­tán a pun­to de des­apa­re­cer, acu­san co­mu­ne­ros

El Sol de Toluca - - Portada - JO­SÉ TREVILLA

Mu­chos ria­chue­los han des­apa­re­ci­do en La Mar­que­sa por la cons­truc­ción del tren; co­mu­ne­ros pi­den a la Fe­de­ra­ción un Plan In­te­gral Am­bien­tal que re­vier­ta el da­ño.

2

MANTOS ACUÍ­FE­ROS han

des­apa­re­ci­do.

16

ME­SES LLE­VAN las obras en la zo­na afec­ta­da.

7

MA­NAN­TIA­LES IN­TE­GRAN el

co­rre­dor hí­dri­co.

172 mil

ME­TROS CUA­DRA­DOS fue­ron ex­pro­pia­dos pa­ra la obra.

Luis Ca­rri­llo, pre­si­den­te del Co­mi­té de Agua de San Je­ró­ni­mo Aca­zul­co, se­ña­la con su de­do ín­di­ce una pla­ni­cie que se pier­de ante la vis­ta en lo al­to del Va­lle de las Mon­jas. Lo ha­ce pa­ra ex­po­ner que to­do ese há­bi­tat se ha per­di­do des­de prin­ci­pios del año an­te­rior, cuan­do ini­cia­ron las per­fo­ra­cio­nes pa­ra la obra del tren in­ter­ur­bano Mé­xi­co-To­lu­ca.

A lo lar­go de sie­te ki­ló­me­tros, que ini­cian des­de el Va­lle del Zar­co y se ex­tien­den has­ta el Va­lle del Por­te­zue­lo, la reali­dad es la mis­ma. Los ma­nan­tia­les se es­tán se­can­do y los ria­chue­los que tras­la­da­ban el agua has­ta la pre­sa de Sa­la­zar ya no exis­ten.

"¡El go­bierno di­ce que no hay afec­ta­ción, pe­ro si es­to no es eso, en­ton­ces a qué se re­fie­re!", re­pro­cha don Luis.

Jun­to con otros in­te­gran­tes del Co­mi­té de Agua de San Je­ró­ni­mo y co­mu­ne­ros, ha­ce un re­co­rri­do por ca­da uno de los ve­ne­ros y ma­nan­tia­les de agua, que ase­gu­ran, han si­do ta­pa­dos con ce­men­to.

Les ur­ge que el go­bierno fe­de­ral con­si­de­re la crea­ción de un Plan In­te­gral Am­bien­tal pa­ra in­ten­tar re­cu­pe­rar el há­bi­tat de la Mar­que­sa, des­trui­do por el pa­so del tren.

"Nos es­ta­mos que­dan­do sin agua en la co­mu­ni­dad, y eso no lo con­si­de­ran, y cuan­do la obra aca­be va a ser peor", pro­nos­ti­ca el co­mu­ne­ro.

Su idea de un “eco­ci­dio”, afir­man, no es una exa­ge­ra­ción. De ello es­tán con­ven­ci­dos los ha­bi­tan­tes de es­ta co­mu­ni­dad oto­mí del mu­ni­ci­pio de Oco­yoa­cac.

CO­RRE­DOR HÍ­DRI­CO

La zo­na que les preo­cu­pa es un co­rre­dor que in­te­gra sie­te ma­nan­tia­les, los cua­les que­da­ron al in­te­rior de la su­per­fi­cie de las obras del tren, y que son: El Zar­co, El Pan­tano, Las Mon­jas, El Ve­na­do I y II, La Lo­ma y El Por­te­zue­lo.

Luis Ca­rri­llo ad­vier­te que el más afec­ta­do es el Va­lle de las Mon­jas, ubi­ca­do so­bre la ca­rre­te­ra La Mar­que­sa-Te­nan­go.

“És­te era un ma­nan­tial don­de bro­ta­ba mu­cha agua, era co­mo un ojo de agua que co­rría has­ta jun­tar­se con otro río aba­jo, pe­ro le echa­ron con­cre­to y lo des­apa­re­cie­ron”, re­cri­mi­na la au­to­ri­dad co­mu­nal.

A unos me­tros de don­de da la ex­pli­ca­ción se le­van­ta un pi­lar de unos 50 me­tros que ser­vi­rá de ba­se pa­ra la vía del tren. En la par­te in­fe­rior de esa to­rre de con­cre­to que­dó ta­pa­do el ma­nan­tial del Va­lle de las Mon­jas, in­di­ca.

En la zo­na só­lo que­dan mues­tras de ria­chu­leos se­cos, lo­do y los ca­mi­nos que mar­ca­ba el agua.

El re­co­rri­do avan­za. Unos 100 me­tros aba­jo, en el Va­lle del Pan­tano, el de­te­rio­ro am­bien­tal es si­mi­lar.

En esa su­per­fi­cie, el cuer­po de uno de los ríos fue mo­vi­do en su cur­so na­tu­ral y unos 50 me­tros de lon­gi­tud fue­ron em­bo­ve­da­dos pa­ra evi­tar que re­blan­dez­ca la ba­se de los pi­la­res que sos­tie­nen las vías del tren.

“Quie­ren aven­tar (cons­truir) esa bó­ve­da pa­ra que no afec­te a los pi­lo­tes, to­do es­to era her­mo­so, ríos muy lim­pios y abun­dan­tes, he­mos in­ten­ta­do ha­cer fae­na pa­ra lim­piar­los, pe­ro es im­po­si­ble”, la­men­ta Luis.

De la be­lle­za na­tu­ral que­da po­co, la ma­qui­na­ria lo pi­só to­do, cer­cas con ma­lla y mon­tícu­los de tie­rra que que­da de las per­fo­ra­cio­nes in­va­den los pas­ti­za­les.

En los va­lles del Ve­na­do I y II, ubi­ca­dos a un ki­ló­me­tro de El Pan­tano, pron­to ocu­rri­rá lo mis­mo. El ma­nan­tial que­da­rá fo­rra­do por un alud de con­cre­to, an­ti­ci­pan los cam­pe­si­nos.

“Es­tán des­ga­jan­do el ce­rro, lo van a par­tir y cuan­do eso ocu­rra van a ta­par el na­ci­mien­to del agua que ali­men­ta el ma­nan­tial, co­mo pa­só aquí en es­ta zo­na”, ex­pli­ca otro de los in­te­gran­tes del Co­mi­té del Agua.

VER­SIÓN OFI­CIAL

La re­so­lu­ción del jui­cio de am­pa­ro 109/2018, in­ter­pues­to por las co­mu­ni­da­des de Aca­zul­co y Te­pe­zo­yu­ca, des­es­ti­mó el po­si­ble da­ño am­bien­tal por las obras del tren in­ter­ur­bano.

Tal de­ci­sión no la acep­tan en San Je­ró­ni­mo.

“Aho­ri­ta el abas­to de agua po­ta­ble en la co­mu­ni­dad es­tá a la mi­tad, ya no nos cae agua de to­dos los ríos”, in­di­can.

En es­ta co­mu­ni­dad oto­mí ha­bi­tan al­re­de­dor de 9 mil per­so­nas, quie­nes se abas­te­cen con bom­bas de agua que tras­la­dan el lí­qui­do des­de los ma­nan­tia­les. Pe­ro des­de el cie­rre de los ojos de agua han te­ni­do que tan­dear y ra­cio­nar el ser­vi­cio.

“Una a dos ve­ces por se­ma­na le to­ca a ca­da ba­rrio, ya no a dia­rio co­mo se ha­cía an­tes, ya no hay agua, te­ne­mos mie­do que sea de­fi­ni­ti­vo”, ad­vier­te Luis Ca­rri­llo.

Por esa y otras ra­zo­nes, los co­mu­ne­ros in­sis­ten en que la so­lu­ción es crear un Plan In­te­gral Am­bien­tal, que con­si­de­re re­vi­vir los ma­nan­tia­les, la flo­ra y la fau­na sil­ves­tre que se ha per­di­do.

LA AN­TI­GUA MAR­QUE­SA

El ex­par­que na­cio­nal de La Mar­que­sa co­men­zó a ser un atrac­ti­vo tu­rís­ti­co a mi­tad del si­glo pa­sa­do, ex­pli­ca Te­re­sa So­ler Sa­li­nas, in­te­gran­te del Con­se­jo Au­tó­no­mo In­dí­ge­na Oto­mí de Aca­zul­co.

En ese en­ton­ces no exis­tía to­da al in­fraes­truc­tu­ra de ca­ba­ñas y cen­tros de re­crea­ción que hoy se apre­cian en el lu­gar.

“El si­tio era her­mo­so, los ha­bi­tan­tes siem­pre lo cui­da­mos, tan­to que se le dio la de­no­mi­na­ción de Par­que Na­cio­nal”, re­cuer­da Te­re­sa.

La es­tam­pa de La Mar­que­sa has­ta aho­ra de­ja ver ex­ten­sio­nes de pi­nos y ce­dros, mien­tras que en sus pla­ni­cies se des­plie­gan hec­tá­reas de za­ca­tón, gua­jo­les y ca­pu­li­nes.

Las es­pe­cies so­bre­vi­vien­tes son la ar­di­lla, el tla­cua­che, las tu­zas, co­ne­jos e in­clu­so ar­ma­di­llos, en­lis­tan los co­mu­ne­ros.

“Las tu­zas ya mi­gra­ron de los va­lles por el rui­do que pro­vo­can las má­qui­nas y las otras es­pe­cies se ven muy po­co”, la­men­ta la lí­der oto­mí.

El pro­yec­to del tren in­ter­ur­bano, co­men­tan, tam­po­co con­si­de­ra un pro­gra­ma de res­ca­te pa­ra es­pe­cies en­dé­mi­cas.

“Lo úni­co que que­re­mos es pro­te­ger nues­tro ho­gar, don­de na­ci­mos, aun­que mu­cho ya no sea de no­so­tros”, in­sis­ten los co­mu­ne­ros.

FO­TOS: JO­SÉ

El agua

se ob­ser­va en la cer­ca­nía de los pi­lo­tes de con­cre­to.

HER­NÁN­DEZ.

Ha­bi­tan­tes de­nun­cian

que las obras del tren in­ter­ur­bano es­tán se­can­do los ojos de agua.

Las es­truc­tu­ras

de la obra preo­cu­pan a los co­mu­ne­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.