Vul­ne­ra­ble a la tra­ta, 49% de me­xi­quen­ses

Cen­troa­me­ri­ca­nos en­cuen­tran en la ca­pi­tal me­xi­quen­se una ru­ta más se­gu­ra

El Sol de Toluca - - Portada - FILIBERTO RA­MOS

Edo­mex, en­tre las en­ti­da­des que han ata­ca­do el pro­ble­ma.

Wil­fri­do por­ta co­mo úni­ca pro­tec­ción en su ca­mino una es­tam­pi­lla del San­to Ni­ño de la Guar­da. Él y su gru­po, en su tra­ve­sía ha­cia la fron­te­ra nor­te, no tie­nen otra ga­ran­tía que les per­mi­ta lle­gar con vi­da a su des­tino.

“Nos asal­tan, nos ex­tor­sio­nan, nos qui­tan to­do, pe­ro aquí es­ta­mos más tran­qui­los”, re­la­ta el mi­gran­te de Puer­to Cor­tés, Hon­du­ras.

La ca­pi­tal me­xi­quen­se es un re­fu­gio pa­ra ellos. Es­ta zo­na del es­ta­do se mi­ra le­ja­na a lo que se vi­ve en las en­ti­da­des del sur e in­clu­so lo que en­cuen­tran los cen­troa­me­ri­ca­nos en Huehuetoca y Eca­te­pec.

“To­do Mé­xi­co es in­se­gu­ro, nos ve­ni­mos cui­dan­do de mi­gra­ción, de los Ze­tas, en Eca­te­pec es­tá du­ro”, di­ce Wil­fri­do.

El mi­gran­te via­ja en gru­po, ha­cer­lo so­lo se­ría un sui­ci­dio, pues el cri­men or­ga­ni­za­do y la de­lin­cuen­cia co­mún agre­de en su ma­yo­ría a los que via­jan so­los.

“¡Ayer a mí me asal­ta­ron al ba­jar de un bus, me qui­ta­ron mis do­cu­men­tos y mi di­ne­ro!”, re­ve­la Arey­ni, otro de los mi­gran­tes del gru­po que lle­ga­ron ha­ce un par de días a To­lu­ca y se ins­ta­lan en la ave­ni­da Jo­sé Ló­pez Por­ti­llo a pe­dir ayu­da pa­ra con­ti­nuar su via­je.

Ha­ce una se­ma­na, en la co­lo­nia Tla­co­pa, un mi­gran­te cen­troa­me­ri­cano fue ase­si­na­do en me­dio de una su­pues­ta ri­ña. Has­ta el mo­men­to el cuer­po con­ti­núa en el Se­me­fo de la Fis­ca­lía es­ta­tal a la es­pe­ra de ser iden­ti­fi­ca­do.

“Via­ja­mos siem­pre en gru­pos, nos que­da­mos po­co tiem­po en un lu­gar pa­ra que no nos iden­ti­fi­quen los ma­los, aquí nos die­ron ayu­da en una ca­sa de mi­gran­tes”, ex­pli­ca Wil­fri­do pa­ra referirse a los al­ber­gues que aso­cia­cio­nes ci­vi­les im­pro­vi­san pa­ra las do­ce­nas de gru­pos que lle­gan ca­da se­ma­na a To­lu­ca.

DIS­CRI­MI­NA­CIÓN

Pe­se a que la ca­pi­tal me­xi­quen­se no es tan in­se­gu­ra co­mo otras ciu­da­des del país, la dis­cri­mi­na­ción es una cons­tan­te pa­ra la ma­yo­ría de los via­je­ros que van ha­cia la fron­te­ra.

“Lo que más pa­de­ce­mos es el des­pre­cio de la gen­te, nos dis­cri­mi­nan por­que no te­ne­mos pa­pe­les y eso es muy feo”, re­la­ta Wil­fri­do.

En el gru­po ubi­ca­do en la Ló­pez Por­ti­llo via­jan in­clu­so ni­ños y mu­je­res. To­dos en ca­da cam­bio del se­má­fo­ro sal­tan al as­fal­to pa­ra pe­dir mo­ne­das y ga­nar la co­mi­da del día. Siem­pre con esas es­tam­pi­llas con las que sa­lie­ron de Hon­du­ras y las úni­cas que sus vic­ti­ma­rios no les han arre­ba­ta­do en su via­cru­cis a Es­ta­dos Uni­dos.

JO­SÉ HERNÁNDEZ.

Los mi­gran­tes per­ci­ben dis­cri­mi­na­ción en la ca­pi­tal me­xi­quen­se.

DA­NIEL CAMACHO.

La mi­gra­ción de Cen­troa­mé­ri­ca no se de­tie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.