Fa­mi­lia y Fis­ca­lía di­fie­ren ver­sio­nes

Deu­dos ase­gu­ran que no pa­de­cía de­pre­sión; FGJEM in­for­ma de men­sa­je pós­tu­mo

El Sol de Toluca - - Portada - MACRINA VÁZ­QUEZ Y SAN­DRA HER­NÁN­DEZ

A raíz del re­cien­te fa­lle­ci­mien­to de la es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­ria Are­li Liz­beth, cu­yo cuer­po fue ha­lla­do en el par­que Sie­rra Mo­re­los, se die­ron ver­sio­nes en­con­tra­das en­tre los fa­mi­lia­res de la joven y la Fis­ca­lía es­ta­tal de Jus­ti­cia.

Ayer es­tu­dian­tes y ac­ti­vis­tas rea­li­za­ron una protesta en la Pla­za de los Már­ti­res pa­ra pe­dir jus­ti­cia no só­lo en es­te ca­so, sino por to­das las mu­je­res que han si­do ase­si­na­das. Pre­sen­te en la ma­ni­fes­ta­ción, una de las pri­mas de la alum­na de Humanidades ne­gó que pa­de­cie­ra de de­pre­sión; al con­tra­rio, se­ña­ló que ama­ba el ar­te y la vi­da, por lo que des­car­tó se hu­bie­se sui­ci­da­do.

Sin em­bar­go, la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Es­ta­do de Mé­xi­co in­for­mó que en­tre los in­di­cios en­con­tra­dos du­ran­te la di­li­gen­cia de le­van­ta­mien­to del cuer­po, se ha­lló un ar­ma de fue­go ca­li­bre 22 y una ca­ja con 30 mu­ni­cio­nes, ade­más de que du­ran­te las di­li­gen­cias se lo­ca­li­zó una ho­ja con un men­sa­je pós­tu­mo.

En me­mo­ria de la uni­ver­si­ta­ria Are­li Liz­beth, cu­yo cuer­po sin vi­da fue en­con­tra­do el 9 de ma­yo en el par­que Sie­rra Mo­re­los, fa­mi­lia­res, es­tu­dian­tes y ac­ti­vis­tas rea­li­za­ron ayer una protesta en la pla­za de los Már­ti­res de la ca­pi­tal me­xi­quen­se.

En la ma­ni­fes­ta­ción pi­die­ron jus­ti­cia por to­das las mu­je­res que han si­do ase­si­na­das, ade­más de re­cha­zar la im­pu­ni­dad. Por­ta­ban pan­car­tas y cru­ces de co­lor rosa con el nom­bre de Fá­ti­ma y Es­te­fa­nía, mu­je­res que han si­do vio­len­ta­das en la en­ti­dad me­xi­quen­se.

Los in­con­for­mes coin­ci­die­ron que a tres años de ha­ber­se de­cla­ra­do la Aler­ta de Gé­ne­ro en 11 mu­ni­ci­pios del Es­ta­do de Mé­xi­co, el 15 de ju­lio de 2015, los ase­si­na­tos de mu­je­res con­ti­núan e in­clu­so son más vio­len­tos, no só­lo al in­te­rior del ho­gar, sino en to­do el en­torno so­cial.

Pre­sen­te en la ma­ni­fes­ta­ción, Sa­raí García Se­gu­ra, pri­ma her­ma­na de Are­li Liz­beth, ne­gó que su fa­mi­liar pa­de­cie­ra de­pre­sión. Ade­más le gus­ta­ba la dan­za y la lec­tu­ra. Era maes­tra de prees­co­lar, lo cual com­bi­na­ba con sus es­tu­dios en Len­gua y Li­te­ra­tu­ra His­pá­ni­cas en la Facultad de Humanidades de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Es­ta­do de Mé­xi­co (UAEM).

"Só­lo pe­di­mos jus­ti­cia por mi pri­ma, no fue sui­ci­dio, no te­nía pro­ble­mas con na­die, era muy de­di­ca­da a su tra­ba­jo, ama­ba el ar­te y la vi­da, pe­di­mos que las au­to­ri­da­des es­cla­rez­can el ca­so", in­di­có García.

Los ma­ni­fes­tan­tes ela­bo­ra­ron un es­cri­to que di­ri­gi­rán al Go­bierno es­ta­tal pa­ra pe­dir que se im­ple­men­ten me­ca­nis­mos cer­te­ros, con el ob­je­ti­vo de erra­di­car la vio­len­cia con­tra las mu­je­res y aten­der de ma­ne­ra cla­ra los ca­sos de­nun­cia­dos pa­ra evi­tar im­pu­ni­dad.

MEN­SA­JE PÓS­TU­MO

En res­pues­ta, la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Es­ta­do de Mé­xi­co (FGJEM) in­for­mó que en­tre los in­di­cios en­con­tra­dos du­ran­te la di­li­gen­cia de le­van­ta­mien­to del cuer­po de la uni­ver­si­ta­ria, des­ta­ca que a un cos­ta­do de és­te ha­bía una ar­ma de fue­go ca­li­bre 22, así co­mo una ca­ja con 30 ba­las del mis­mo ca­li­bre, es­ta úl­ti­ma lo­ca­li­za­da en una mo­chi­la que por­ta­ba la joven.

La Fis­ca­lía in­di­có que du­ran­te es­tas di­li­gen­cias tam­bién fue lo­ca­li­za­da una ho­ja con un men­sa­je pós­tu­mo, mis­mo que fue exa­mi­na­do por pe­ri­tos en gra­fos­co­pía, los cua­les de­ter­mi­na­ron que di­cho men­sa­je fue es­cri­to por la joven.

Sin em­bar­go, fa­mi­lia­res de la uni­ver­si­ta­ria so­li­ci­ta­ron que se efec­tua­ran dos di­li­gen­cias más, las cua­les es­tán en pro­ce­so.

El ca­so de Are­li Liz­beth tam­bién se en­cuen­tra en re­des so­cia­les, pues se es­tán re­ca­ban­do fir­mas pa­ra exi­gir el es­cla­re­ci­mien­to de su muer­te en la pá­gi­na www.chan­ge.org/p/alfredo-del-ma­zo-es­cla­re­ci­mien­to-so­bre-el-ca­so­de-are­li-liz­beth-sa­la­zar-se­gu­ra.

Has­ta ayer en di­cho si­tio ya se ha­bían re­ca­ba­do 3 mil 465 fir­mas que re­pu­dia­ban la ola de vio­len­cia en la en­ti­dad y país.

SOS

Tras la muer­te de la uni­ver­si­ta­ria, la apli­ca­ción SOS pa­ra los es­tu­dian­tes de la UAEM con­ti­núa en mar­cha, por lo cual el rec­tor Alfredo Ba­rre­ra Ba­ca hi­zo un lla­ma­do pa­ra que se ha­ga buen uso de es­ta he­rra­mien­ta, la cual cons­ta de dos eta­pas: alar­ma (a tra­vés de un GPS) y trans­fe­ren­cia a la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Jus­ti­cia de la en­ti­dad (FGJEM) cuan­do se cons­ta­ta el de­li­to.

“Que­re­mos que quie­nes afron­ten una si­tua­ción com­pli­ca­da en ma­te­ria de in­se­gu­ri­dad pue­dan ha­cer el re­por­te co­rres­pon­dien­te con la tran­qui­li­dad de que ob­ten­drán una res­pues­ta”, in­di­có.

El es­que­ma, di­jo, se en­cuen­tra ope­ran­do, pe­ro ne­ce­si­ta­mos usar­lo.

"Ya se en­cuen­tra en la web y la des­car­ga es gra­tui­ta; has­ta aho­ra he­mos te­ni­do co­no­ci­mien­to de re­por­tes me­no­res de au­xi­lio”, co­men­tó.

No fue sui­ci­dio, no te­nía pro­ble­mas con na­die, era muy de­di­ca­da a su tra­ba­jo ama­ba el ar­te y la vi­da."

Las cru­ces ro­sas fue­ron co­lo­ca­das en la pla­za de los Már­ti­res.

CA­MA­CHO. DANIEL

Es­tu­dian­tes y fa­mi­lia­res pi­den el es­cla­re­ci­mien­to de la muer­te de Are­li.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.