Afec­ta a las emo­cio­nes el cam­bio de cli­ma

De­cae el áni­mo con la llu­via y el ca­lor pro­vo­ca irri­ta­bi­li­dad

El Sol de Toluca - - Local - RO­DRI­GO MIRANDA TO­RRES

El cuer­po hu­mano re­quie­re de cier­tas con­di­cio­nes pa­ra fun­cio­nar ade­cua­da­men­te, sin em­bar­go cuan­do esos pa­rá­me­tros se mo­di­fi­can in­clu­yen­do el cli­ma, su­fren al­te­ra­cio­nes y sus emo­cio­nes pue­den ver­se afec­ta­das, se­ña­ló la si­có­lo­ga Ma­ría Ur­qui­za, quien ejem­pli­fi­có que en los días nu­bla­dos mu­chas per­so­nas se sien­ten tris­tes y en los ca­lu­ro­sos au­men­ta la irri­ta­bi­li­dad y las con­duc­tas agre­si­vas de las per­so­nas.

La es­pe­cia­lis­ta de Doc­to­ra­lía, que com­pren­de una pla­ta­for­ma mun­dial que co­nec­ta pa­cien­tes con pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, ex­pli­có que hoy día el cam­bio cli­má­ti­co es tan drás­ti­co que se vuel­ve im­pre­de­ci­ble y muy vo­lá­til, por lo que esos fe­nó­me­nos cli­ma­to­ló­gi­cos ter­mi­nan afec­tan­do el ni­vel emo­cio­nal de las per­so­nas.

Y es que, di­jo, el cuer­po hu­mano de­pen­de de cier­tas con­di­cio­nes am­bien­ta­les pa­ra sen­tir­se có­mo­do, ta­les co­mo la tem­pe­ra­tu­ra, hu­me­dad, ve­lo­ci­dad del ai­re y pre­sión at­mos­fé­ri­ca, por lo que cuan­do es­tos pa­rá­me­tros cam­bian el cuer­po de las per­so­nas su­fre al­te­ra­cio­nes y pue­den ver­se afec­ta­do emo­cio­nal­men­te.

Es así, sub­ra­yó que en los días llu­vio­sos o nu­bla­dos, los áni­mos pue­den an­dar más ba­jos y las per­so­nas pue­den sen­tir­se ale­tar­ga­das y tris­tes, en con­tras­te, si ha­ce ca­lor, pue­de au­men­tar la irri­ta­bi­li­dad y las con­duc­tas agre­si­vas.

Ob­via­men­te, in­di­có Ma­ría Ur­qui­za, esas afec­ta­cio­nes de­pen­den de di­ver­sos fac­to­res de ca­da per­so­na, “en es­te pun­to las per­so­nas ma­yo­res pue­den ser más sus­cep­ti­bles a su­frir es­tas afec­ta­cio­nes cli­má­ti­cas, pues por sus con­di­cio­nes son más pro­pen­sos”, di­jo.

A es­tas afec­ta­cio­nes, de­ta­lló, se les co­no­ce co­mo tras­torno es­ta­cio­nal afec­ti­vo, que se ca­rac­te­ri­za por epi­so­dios de­pre­si­vos con hi­per­som­nia e hi­per­fa­gia, que su­ce­den re­cu­rren­te­men­te en oto­ño e in­vierno; aun­que tam­bién pue­den pre­sen­tar­se sín­to­mas de eu­fo­ria o irri­ta­bi­li­dad con la pri­ma­ve­ra y el ve­rano.

Pa­ra en­fren­tar es­tos cam­bios, lo más re­co­men­da­ble es aten­der cons­tan­te­men­te la sa­lud fí­si­ca y el bie­nes­tar emo­cio­nal, de ma­ne­ra que nos en­con­tre­mos me­nos vul­ne­ra­bles a las al­te­ra­cio­nes pro­vo­ca­das por los cam­bios cli­má­ti­cos, es de­cir que en­tre me­jor es­ta­do de sa­lud se ten­ga en ge­ne­ral, se­rá más fá­cil afron­tar es­tos cam­bios cli­má­ti­cos.

En es­te sen­ti­do, re­co­men­dó aten­der la par­te emo­cio­nal, pues eso pue­de ayu­dar a co­no­cer­te a ti mis­mo, “si co­mien­zas a ver es­te ti­po de cam­bios emo­cio­na­les, es re­co­men­da­ble acu­dir al si­có­lo­go pa­ra aten­der­nos y re­sol­ver las cues­tio­nes que nos ha­gan sen­tir mal o bien pa­ra pre­ve­nir al­gu­na afec­ta­ción por in­fluen­cia cli­má­ti­ca y li­be­rar es­trés”, fi­na­li­zó.

"Las per­so­nas ma­yo­res son más pro­pen­sas".

CORTESÍA

Cuan­do los pa­rá­me­tros at­mos­fé­ri­cos cam­bian, el cuer­po de las per­so­nas pue­de te­ner al­te­ra­cio­nes y re­per­cu­te en los sen­ti­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.