Gue­rra y paz en los mun­dia­les de fut­bol

El Sol de Toluca - - Análisis -

Vla­di­mir Pu­tin se em­pe­ñó en co­lo­car a Ru­sia de nue­vo co­mo po­ten­cia mun­dial. Pa­re­ce que lo ha lo­gra­do des­pués de aca­bar con el te­rro­ris­mo che­cheno, ane­xar­se te­rri­to­rios (Ab­ja­sia, Ose­tia del Sur y Cri­mea), ser pro­duc­tor im­por­tan­te de pe­tró­leo y gas, man­te­ner una alian­za mi­li­tar con Chi­na y, co­mo ce­re­za en el pas­tel, or­ga­ni­zar olim­pia­das de in­vierno (Sochi 2014) y un mun­dial de fut­bol: Ru­sia 2018. Y por ser Ru­sia, inevi­ta­ble­men­te me re­cuer­da a esa obra cum­bre de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal de uno de los gran­des es­cri­to­res ru­sos: Gue­rra y paz de León Tols­toi.

Ha­blan­do de mun­dia­les, es­tos tam­bién han si­do in­flui­dos por la gue­rra. Bas­ta re­cor­dar que los de 1942 y 1946 no se ce­le­bra­ron por la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Pe­ro des­de el ini­cio tu­vie­ron pro­ble­mas pues Uru­guay 1930 se reali­zó por­que Eu­ro­pa aún se re­cu­pe­ra­ba de la Pri­me­ra Gue­rra y el Co­mi­té In­ter­na­cio­nal ex­clu­yó la dis­ci­pli­na fut­bo­lís­ti­ca de las Olim­pia­das Los Án­ge­les 1932. En 1934 se reali­zó en Ita­lia por ca­pri­cho del dic­ta­dor fas­cis­ta Mus­so­li­ni y el equi­po an­fi­trión se lle­vó la co­pa; al­go si­mi­lar pa­só en Argentina 1978 cuan­do el dic­ta­dor mi­li­tar, Jor­ge Ra­fael Vi­de­la, or­ga­ni­zó la co­pa y su equi­po ga­nó. Fran­cia 1938 se hi­zo en me­dio del as­cen­so fas­cis­ta y va­rios paí­ses no par­ti­ci­pa­ron (co­mo Es­pa­ña que es­ta­ba en gue­rra ci­vil).

La reanu­da­ción de los mun­dia­les en Bra­sil 1950 fue signo de que, a pe­sar de la Gue­rra Fría, ha­bía con­di­cio­nes de paz pa­ra or­ga­ni­zar tor­neos de­por­ti­vos; más aún, ni Es­ta­dos Uni­dos ni la Unión So­vié­ti­ca (que eran po­ten­cias olím­pi­cas, pe­ro no fut­bo­le­ras) pro­vo­ca­ron pro­ble­mas. Por lo de­más, Suiza 1954 de­mos­tró que Ale­ma­nia, país per­de­dor de la Se­gun­da Gue­rra, se le­van­tó de en­tre

las ce­ni­zas. Sue­cia 1958 y Mé­xi­co 70 de­mos­tra­ron que el co­lor no in­flu­ye en el de­por­te: un ni­ño ne­gro, Pe­lé, se con­vir­tió en re­fe­ren­te del ba­lom­pié mun­dial. Ale­ma­nia 1974 fue el pri­mer avi­so de que las dos Ger­ma­nias (la Fe­de­ral ca­pi­ta­lis­ta y la De­mo­crá­ti­ca co­mu­nis­ta) po­drían vol­ver a unir­se (lo que su­ce­dió en 1992).

Pro­ble­mas de otro ti­po re­gre­sa­ron a par­tir de EEUU 1994 pues se des­ta­pó en la FIFA la cloa­ca del do­pa­je (Ma­ra­do­na), el fa­vo­ri­tis­mo (el ca­so de los anfitriones en Fran­cia 1998 y Co­rea/ Ja­pón 2002), la co­rrup­ción y el la­va­do de di­ne­ro, tan­to de la FIFA co­mo de los paí­ses anfitriones (Ale­ma­nia 2006, Su­dá­fri­ca 2010, Bra­sil 2014 y en tor­neos me­no­res).

Fue­ra de to­do ello, es­pe­re­mos que los mun­dia­les de fut­bol con­ser­ven el es­pí­ri­tu con el que se creó es­te de­por­te en la In­gla­te­rra (que hi­zo su mun­dial has­ta 1966) del si­glo XIX: dos pue­blos arre­glan­do sus dispu­tas de for­ma pa­cí­fi­ca, pre­ci­sa­men­te pa­tean­do un ba­lón. Hoy fe­liz­men­te co­mien­za otro mun­dial de fut­bol. Veá­mo­so­lo y fes­te­jé­mos­lo en paz. Suer­te a la Se­lec­ción Me­xi­ca­na. ro­dri­go.pynv@hot­mail.com Fa­ce­book: @Ro­dri­goSán­chez

Twit­ter: @Ro­dri­goSa­nAr­ce

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.