¡Lle­ga­ron los aca­rrea­dos!

El Sol de Toluca - - Análisis -

¿De dón­de? del Es­ta­do de Mé­xi­co. ¿De qué lu­ga­res? Eca­te­pec, Ne­zahual­có­yotl y Te­cá­mac. ¿A dón­de lle­ga­ron? A las ofi­ci­nas del CEN, del PRI, en la Ciu­dad de Mé­xi­co. En­tre lu­nes 4 y jue­ves 7 del pre­sen­te, per­ma­ne­cie­ron allí.

En esos mu­ni­ci­pios, por su al­to ín­di­ce de po­bre­za, re­si­de par­te de la “es­truc­tu­ra te­rri­to­rial”, or­ga­ni­za­ción en que ra­di­ca el triun­fo del par­ti­do con la com­pra de vo­tos.

En au­to­bu­ses fue­ron tras­la­da­dos. Re­ci­bie­ron –pre­via es­pe­ra500 pe­sos, a cam­bio de en­tre­gar fo­to­co­pia­da la cre­den­cial de elec­tor. 1000 pe­sos, re­ci­bi­rán des­pués de com­pro­bar grá­fi­ca­men­te que vo­ta­ron por el par­ti­do.

Es­ta ma­nio­bra se da, en días en que su can­di­da­to “ciudadano”, Jo­sé An­to­nio Mea­de, reite­ra la exi­gen­cia de res­pe­tar “el Es­ta­do de De­re­cho”. Só­lo que, su par­ti­do, con es­ta tur­bia ma­qui­na­ción ha­ce añi­cos la fi­gu­ra ju­rí­di­ca.

Di­ce un re­frán: “Tan­to pe­ca el que ma­ta la va­ca, co­mo el que le aga­rra la pa­ta”. En es­tos ma­quia­vé­li­cos he­chos, dos son los pe­ca­do­res: los di­ri­gen­tes del CDE y del CEN, del ya no “in­ven­ci­ble” PRI.

Am­bos, al vio­len­tar el or­de­na­mien­to re­la­ti­vo a los “De­li­tos Elec­to­ra­les en Ma­te­ria de Re­gis­tro Na­cio­nal de Ciu­da­da­nos”, co­me­tie­ron de­li­tos con­tem­pla­dos en el Có­di­go Pe­nal Fe­de­ral.

Las Frac­cio­nes V y VI, del ar­tícu­lo 403, con­si­de­ran ilí­ci­tos: “re­co­ger en cual­quier tiem­po, sin cau­sa pre­vis­ta por la ley, cre­den­cia­les pa­ra vo­tar de los ciu­da­da­nos”. “Y so­li­ci­tar vo­tos por pa­ga, dá­di­va y pro­me­sa de di­ne­ro du­ran­te las cam­pa­ñas elec­to­ra­les o jor­na­da elec­to­ral”.

¿Re­ci­bi­rán cas­ti­go al­guno? No. La au­to­ri­dad se­rá in­dul­gen­te.

Ar­gu­men­ta­rán que no re­co­gie­ron el do­cu­men­to y no so­li­ci­ta­ron el vo­to. Pe­dir la co­pia es una for­ma de apo­de­ra­mien­to de la cre­den­cial. Con­di­cio­nar la en­tre­ga de la can­ti­dad de di­ne­ro fal­tan­te, con la com­pro­ba­ción fo­to­grá­fi­ca de que vo­ta­ron a fa­vor del par­ti­do, es pe­ti­ción de vo­to.

“Sí hay com­pra de vo­tos, sa­bes que eso es ca­da elec­ción” di­ría una pro­mo­to­ra, a re­por­te­ros del Re­for­ma, Iris Ve­láz­quez y Jor­ge Ri­car­do.11-VI-2018.

¿Cuán­to cos­ta­rá a la na­ción el ca­pri­cho tec­no­crá­ti­co-priis­ta, por man­te­ner­se en el po­der? Mu­chos mi­llo­nes de pe­sos. ¿Quién los pa­ga­ra? Los me­xi­ca­nos.

Sus coor­di­na­do­res son tan ig­na­ros, que uno di­jo: “son per­so­nas que es­ta­ban sien­do ca­pa­ci­ta­das pa­ra ser fun­cio­na­rios de ca­si­lla”. ¿Qué esa ta­rea, no co­rres­pon­de al INE?

Las coa­li­cio­nes “Jun­tos Ha­re­mos His­to­ria” y “Por Mé­xi­co al Fren­te”, an­te el Con­se­jo Ge­ne­ral del INE, han de­nun­cia­do la ile­gal prác­ti­ca im­pues­ta por la tec­no­cra­cia. La com­pra de vo­to, no la ig­no­ran los con­se­je­ros: la to­le­ran.

El PRI, co­mo par­ti­do po­lí­ti­co, con su ha­bi­tual com­pra de vo­tos, no cum­ple con el fin que le im­po­ne la Cons­ti­tu­ción: “pro­mo­ver la participación del pue­blo en la vi­da de­mo­crá­ti­ca…”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.