El ca­lle­jón de Ayot­zi­na­pa (III)

El Sol de Toluca - - Análisis - Doc­tor en De­re­cho @jan­gu­lo­no­ba­ra

El Pri­mer Tri­bu­nal Co­le­gia­do en Ta­mau­li­pas re­co­no­ce la exis­ten­cia del de­re­cho a la ver­dad de las víc­ti­mas y, pa­ra ello, uti­li­za múl­ti­ples sen­ten­cias de la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos que se re­fie­ren a es­te de­re­cho. En mi óp­ti­ca, esos cri­te­rios de la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos no se pue­den apli­car a ta­bla ra­sa en nues­tro an­ti­guo pro­ce­so pe­nal y ca­si en nin­gún pro­ce­so pe­nal. Un teó­ri­co de los de­re­chos en el pro­ce­so cri­mi­nal nos di­ce que: una jus­ti­cia pe­nal com­ple­ta <con ver­dad> es una uto­pía. Una jus­ti­cia pe­nal com­ple­ta­men­te sin <ver­dad> equi­va­le a un sis­te­ma de ar­bi­tra­rie­dad (Lui­gi Fe­rra­jo­li).

La sen­ten­cia del Tri­bu­nal Co­le­gia­do en Ta­mau­li­pas es inata­ca­ble, pe­ro oja­lá po­da­mos asu­mir co­mo so­cie­dad, que la ver­dad no es el fin úl­ti­mo de un jui­cio cri­mi­nal, por ejem­plo: no se ob­tie­ne con tor­tu­ra, ma­los tra­tos, ame­na­zas o cual­quier ti­po de vio­la­ción a de­re­chos hu­ma­nos. Y mu­chos pro­ce­sos pe­na­les que­dan en la lí­nea de la du­da ra­zo­na­ble. El áni­mo de ha­cer jus­ti­cia pue­de ha­cer abs­trac­tas o ma­te­rial­men­te im­po­si­bles las sen­ten­cias, tal vez fue es­to lo que su­ce­dió en es­te ca­so tan trá­gi­co. Más ade­lan­te, el Tri­bu­nal Co­le­gia­do de­mues­tra las de­fi­cien­cias de la in­ves­ti­ga­ción de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do y, con ello, tie­ne que crear un mé­to­do pa­ra ga­ran­ti­zar el de­re­cho a la ver­dad.

El Tri­bu­nal Co­le­gia­do en Ta­mau­li­pas crea la Co­mi­sión pa­ra la Ver­dad y la Jus­ti­cia en el ca­so Igua­la, aquí se sus­ten­ta en el pro­to­co­lo de Min­ne­so­ta. Es­tas re­glas son una guía pa­ra la in­ves­ti­ga­ción le­gal de eje­cu­cio­nes ex­tra­le­ga­les, ar­bi­tra­rias o su­ma­rias por co­mi­sio­nes in­de­pen­dien­tes. El pro­pio pro­to­co­lo in­si­núa tres co­sas: a) emi­te re­co­men­da­cio­nes, b) sus ac­ti­vi­da­des de­ben pro­du­cir prue­bas pa­ra el pro­ce­so pe­nal, es de­cir, es­tá di­se­ña­do pa­ra coad­yu­var y no pa­ra ser par­te en el jui­cio pe­nal y; c) no de­ben par­ti­ci­par los di­ver­sos in­vo­lu­cra­dos.

El Tri­bu­nal Co­le­gia­do cons­ti­tu­yó la Co­mi­sión con los re­pre­sen­tan­tes de las víc­ti­mas, un re­pre­sen­tan­te de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca y la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos pa­ra lle­var las in­ves­ti­ga­cio­nes en el pro­ce­so pe­nal. Con es­to, se in­frin­gen por lo me­nos dos nor­mas del pro­to­co­lo de Min­ne­so­ta: a) par­ti­ci­pan los in­vo­lu­cra­dos (PGR y los Re­pre­sen­tan­tes de las Víc­ti­mas) y b) se uti­li­za pa­ra re­sol­ver un pro­ce­so

En la

prác­ti­ca, pa­re­ce que el ca­mino de la Co­mi­sión pa­ra la Ver­dad y la Jus­ti­cia del ca­so Igua­la tam­bién sue­na im­po­si­ble de an­dar

pe­nal. De nue­va cuen­ta, pa­re­ce que el áni­mo de col­mar de Jus­ti­cia un país con ca­ren­cia de és­te re­ba­sa las re­glas ju­rí­di­cas. No de­be­mos de asus­tar­nos por la no­ve­dad de la re­so­lu­ción o lo avan­za­do de és­ta. El país ne­ce­si­ta nue­vas so­lu­cio­nes. En mi cri­te­rio, el pro­ble­ma es la po­si­ble in­con­gruen­cia de las ba­ses de la re­so­lu­ción con la pro­pia sen­ten­cia.

En la prác­ti­ca, el ca­mino de la Co­mi­sión pa­ra la Ver­dad y la Jus­ti­cia del ca­so Igua­la tam­bién sue­na im­po­si­ble de an­dar. Las gran­des di­fe­ren­cias en­tre la PGR, la CNDH y los re­pre­sen­tan­tes de las víc­ti­mas anun­cia la di­fi­cul­tad de lo­grar acuer­dos pa­ra lle­var a ca­bo la in­ves­ti­ga­ción. Las pri­me­ras reac­cio­nes de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do me­xi­cano de­jan en cla­ro que el ca­mino del diá­lo­go es­tá em­pe­dra­do.

El Tri­bu­nal Co­le­gia­do tu­vo an­te sí la so­lu­ción to­do el tiem­po: el Gru­po In­ter­dis­ci­pli­na­rio de Ex­per­tos In­de­pen­dien­tes. Las per­so­nas que ya co­no­cen el ca­so, emi­tie­ron un in­for­me y cu­ya in­de­pen­den­cia es­tá de­mos­tra­da pues mos­tra­ron la vio­la­ción de los de­re­chos de los acu­sa­dos y de las víc­ti­mas de­bie­ron de ha­ber cons­ti­tui­do la Co­mi­sión in­de­pen­dien­te. Oja­lá que to­das las par­tes con­vo­ca­das por la sen­ten­cia lo­gren acuer­dos pa­ra es­cla­re­cer el ca­so y no se en­tor­pez­ca más es­ta tra­ge­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.