Na­da nue­vo

El Sol de Toluca - - Análisis -

Se ave­ci­na el Mun­dial de Fut­bol Ru­sia 2018 y cla­ra­men­te la opor­tu­ni­dad de los can­di­da­tos de con­ven­cer al elec­to­ra­do in­de­ci­so se aca­bó, exac­ta­men­te el día de hoy la aten­ción del pue­blo me­xi­cano se vuel­ca ca­si en un 100% a los par­ti­dos de fut­bol; por­que sea­mos ho­nes­tos Mé­xi­co, co­mo mu­chos paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos es pam­bo­le­ro.

El mar­tes fue el úl­ti­mo de­ba­te pre­si­den­cial y no hu­bo na­da por re­sal­tar. Es de re­co­no­cer que el for­ma­to del de­ba­te me­jo­ró pues se pres­tó a la dis­cu­sión en­tre can­di­da­tos tal co­mo lo vi­mos con el “mi­ni” en­fren­ta­mien­to en­tre Ana­ya y AMLO, que pu­so a va­rios al fi­lo de la si­lla es­pe­ran­do que al­go más su­ce­die­ra pe­ro no, to­do que­dó en una efí­me­ra dis­cu­sión so­bre si AMLO era co­rrup­to o no y que si és­te le com­pro­ba­ba que lo era que se com­pro­me­tie­ra a re­nun­ciar a la can­di­da­tu­ra. Cla­ro es­tá, AMLO eva­dió res­pon­der a di­cha afren­ta y se li­mi­tó a de­cir que no es co­rrup­to. Li­te­ral na­da nue­vo, to­das man­tu­vie­ron su es­ti­lo fí­si­co y dis­cur­si­vo.

Fue evi­den­te que AMLO iba a cum­plir –igual que en los de­más de­ba­tes- con su es­ti­lo ver­bal len­to y su mu­le­ti­lla “ej­te” se le aca­ba­ba el tiem­po pa­ra po­der ar­gu­men­tar; di­jo mu­cho y al mis­mo tiem­po no di­jo na­da va­mos “can­tin­fleo” la ma­yor par­te del de­ba­te, sin em­bar­go su len­gua­je sen­ci­llo y su po­si­cio­na­da ima­gen con­ven­ce a mu­chos me­xi­ca­nos. La ma­yo­ría de los cua­les van a vo­tar por har­taz­go y no con la ra­zón –re­cor­de­mos que la men­te de­ci­de ma­yo­ri­ta­ria­men­te ba­sa­da en sen­ti­mien­tos-.

Por su par­te Ana­ya se le no­ta­ba ten­so, des­de su for­ma de sen­tar­se has­ta su ma­ne­ra de usar sus ade­ma­nes, a di­fe­ren­cia de AMLO él sí ha­bía es­tu­dia­do pa­ra el de­ba­te y se en­fo­có de nue­vo en la con­fron­ta­ción y el desa­rro­llo

tec­no­ló­gi­co co­mo motor pa­ra me­jo­rar el rum­bo del país, se le vio agre­dien­do en un ini­cio a AMLO pa­ra per­der el rum­bo y ter­mi­nar en­fo­cán­do­se en Mea­de –lo que al fi­nal des­vir­tuó su “tra­ba­jo” de gol­pe­teo ini­cial-.

Mea­de, ni aquí ni allá se le veía can­sa­do y bas­tan­te re­la­ja­do, sa­be que la tie­ne per­di­da y que el ob­je­ti­vo aho­ra es no per­der el Con­gre­so. Lo que es la­men­ta­ble, pues a pe­sar de ser un pé­si­mo can­di­da­to pues su dis­cur­so plano no con­ven­ce y su ca­ris­ma no es mu­cha, es un hom­bre ins­ti­tu­cio­nal que creo ten­dría la ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer un buen tra­ba­jo en la pre­si­den­cia, lás­ti­ma que la gen­te tie­ne mu­cho re­sen­ti­mien­to en con­tra del par­ti­do que lo pa­tro­ci­na. Aquí la ima­gen de la ins­ti­tu­ción in­du­da­ble­men­te per­meó en la ima­gen del can­di­da­to.

“El Bron­co” pa­re­ce que su vi­da es un con­ti­nuo show de Stand Up Co­medy por­que ge­nui­na­men­te ha­ce reír a la au­dien­cia con sus co­men­ta­rios dis­fra­za­dos de pro­pues­tas -¿o es al re­vés?-. En de­fi­ni­ti­va él es quien más ha ga­na­do en es­te pro­ce­so, po­si­cio­nó su ima­gen a ni­vel na­cio­nal, pe­ro to­do pa­re­ce in­di­car que no es su mo­men­to.

Al fi­nal del día, el pue­blo co­mo sea pier­de o va a vo­tar por “ya sa­bes quien” y sus se­cua­ces o no tie­ne idea o le va­le; el me­xi­cano lo que ya quie­re es ver el Mun­dial, el men­sa­je que de­ben di­ge­rir ins­ti­tu­cio­nes, par­ti­dos y can­di­da­tos de es­te pro­ce­so: la gen­te se har­tó de nue­va cuen­ta del pro­ce­so elec­to­ral o ¿no? Twit­ter: @Ma­r_Naa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.