La en­tra­da de la ul­tra­de­re­cha en AL

El Sol de Toluca - - Mundo - CAR­MEN ES­QUI­VEL /Pren­sa La­ti­na

CON LA VIC­TO­RIA DE JAIR BOL­SO­NA­RO EN AMÉ­RI­CA LA­TI­NA ABRE LAS PUER­TAS A UNA CO­RRIEN­TE UL­TRA­CON­SER­VA­DO­RA QUE AME­NA­ZA LA PAZ SO­CIAL

LA HA­BA­NA, Cu­ba. Al igual que en va­rios paí­ses de Eu­ro­pa, en Bra­sil las co­rrien­tes más con­ser­va­do­ras ga­na­ron te­rreno con la elec­ción del can­di­da­to de la ul­tra­de­re­cha Jair Bol­so­na­ro co­mo pre­si­den­te, pe­ro si en el vie­jo continente el dis­cur­so an­ti­in­mi­gran­te es el mo­tor im­pul­sor, en el gi­gan­te sud­ame­ri­cano el fe­nó­meno tie­ne sus pro­pias par­ti­cu­la­ri­da­des.

Bol­so­na­ro, un an­ti­guo ca­pi­tán del Ejér­ci­to, ob­tu­vo el triun­fo en los co­mi­cios con 55% de los vo­tos, una ventaja de más de 10 pun­tos so­bre su ri­val, Fernando Had­dad, del Partido de los Tra­ba­ja­do­res (PT).

El re­pre­sen­tan­te del Partido So­cial Li­be­ral es co­no­ci­do por su apo­lo­gía de las dic­ta­du­ras que go­ber­na­ron des­de 1960 has­ta 1985; así co­mo por sus ex­pre­sio­nes ra­cis­tas, ma­chis­tas y xe­nó­fo­bas.

En una en­tre­vis­ta ra­dial con­ce­di­da en 2016 de­cla­ró que “el error de la dic­ta­du­ra fue tor­tu­rar, no ma­tar” y cuan­do ese año la pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff fue víc­ti­ma de un gol­pe par­la­men­ta­rio, Bol­so­na­ro de­di­có su vo­to al co­ro­nel Carlos Al­ber­to Bril­han­te Us­tra, quien li­de­ró uno de los ma­yo­res cen­tros de tor­tu­ra en Sao Pau­lo.

Tam­bién cau­san alar­ma sus de­cla­ra­cio­nes con­tra los ho­mo­se­xua­les: “Se­ría in­ca­paz de amar un hi­jo ho­mo­se­xual. No voy a ser hi­pó­cri­ta aquí. Pre­fie­ro que un hi­jo mío mue­ra en un ac­ci­den­te a que apa­rez­ca con un bi­go­tu­do por ahí... Pa­ra mí, es­ta­ría muer­to de cual­quier de­cla­ró en otra oca­sión.

De ahí que su lle­ga­da a la pre­si­den­cia sea ca­li­fi­ca­da por am­plios sec­to­res co­mo un gol­pe a la de­mo­cra­cia. Son va­rios ex­per­tos que han tra­ta­do de ex­pli­car por qué los sec­to­res po­pu­la­res se in­cli­na­ron ha­cia un re­pre­sen­tan­te de ideo­lo­gías fas­cis­tas.

La ana­lis­ta Va­le­ria Fariña, del pe­rió­di­co Re­su­men La­ti­noa­me­ri­cano, ci­tó en­tre las cau­sas de es­te fe­nó­meno la po­lí­ti­ca de ol­vi­do, la fal­ta de me­mo­ria en un país que tu­vo una de las dic­ta­du­ras más lar­gas y san­grien­tas y, sin em­bar­go, no se ha juz­ga­do a los res­pon­sa­bles de los crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad.

En el as­cen­so de la ul­tra­de­re­cha en Bra­sil un fac­tor im­por­tan­te lo cons­ti­tu­yó el pa­pel de las iglesias evan­gé­li­cas que du­ran­te los úl­ti­mos años ga­na­ron te­rreno en las nue­vas ciu­da­des y las fa­ve­las, allí don­de hay po­ca pre­sen­cia de la igle­sia ca­tó­li­ca y del Es­ta­do. Se­gún es­ti­ma­dos, 22% de la po­bla­ción bra­si­le­ña es pro­tes­tan­te.

Bol­so­na­ro fue pre­sen­ta­do co­mo el hom­bre ca­paz de res­tau­rar el or­den en un país con pro­ble­mas de in­se­gu­ri­dad y res­ta­ble­cer for­ma”, los va­lo­res mo­ra­les.

Su pro­pues­ta de mano du­ra con­tra la de­lin­cuen­cia pre­vé fa­ci­li­tar el por­te in­di­vi­dual de ar­mas, al igual que pre­co­ni­za el pre­si­den­te de EU, Do­nald Trump. Es­ta coin­ci­den­cia, uni­da a su re­tó­ri­ca agre­si­va, ra­cis­ta y mi­só­gi­na, pro­vo­có que al­gu­nos lo apo­da­ran co­mo “el Trump bra­si­le­ño”.

Al igual que el je­fe de la Ca­sa Blan­ca, Bol­so­na­ro uti­li­zó pa­ra su cam­pa­ña a las re­des so­cia­les, so­bre to­do Fa­ce­book y What­sapp, con más de 120 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Bra­sil.

Pa­ra el his­to­ria­dor Luiz Fe­li­pe de Alen­cas­tro, la elec­ción de Bol­so­na­ro es una rup­tu­ra. Se tra­ta de la pri­me­ra vez en mu­chos años que la ex­tre­ma de­re­cha lle­ga al po­der por me­dio del vo­to, ase­gu­ró.

Alen­cas­tro com­pa­ró la elec­ción de Bol­so­na­ro con vic­to­rias de po­lí­ti­cos de ex­tre­ma de­re­cha en Eu­ro­pa, co­mo es el ca­so de Hun­gría, Aus­tria, Po­lo­nia, Ita­lia, Fran­cia y Ale­ma­nia, pe­ro -se­gún él-, aun­que ha­ya se­me­jan­za, el continente eu­ro­peo tie­ne un "mar­co po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral que en­mar­ca" esos re­gí­me­nes.

En Eu­ro­pa el au­ge de los par­ti­dos ul­tra­con­ser­va­do­res es­tá li­ga­do a su dis­cur­so con­tra los mi­gran­tes, a quie­nes cul­pan de la cri­sis y de los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y de in­se­gu­ri­dad. Si bien en Eu­ro­pa y Bra­sil las cau­sas del as­cen­so de la ul­tra­de­re­cha tie­nen sus pro­pias pe­cu­lia­ri­da­des, sí hay coin­ci­den­cia por­que las ideo­lo­gías más con­ser­va­do­ras promueven la de­fen­sa exa­cer­ba­da de la iden­ti­dad na­cio­nal y adop­tan po­si­cio­nes ra­di­ca­les vin­cu­la­das a prác­ti­cas an­ti­de­mo­crá­ti­cas.

que in­flu­ye­ron en el as­cen­so de la ul­tra­de­re­cha es la fal­ta de edu­ca­ción po­lí­ti­ca de las ma­sas, la po­lí­ti­ca de ol­vi­do y la fal­ta de me­mo­ria de la so­cie­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.