La ac­ti­tud di­fe­ren­cia Ha­ce unos ha­ce la

El Sol de Toluca - - Análisis -

días, el pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de To­lu­ca, Juan Ro­dol­fo Sán­chez, in­for­mó a tra­vés de re­des so­cia­les que pon­dría a dis­po­si­ción de Pe­mex 78 pi­pas con ca­pa­ci­dad de 20 mil li­tros ca­da una, pa­ra trans­por­tar ga­so­li­na de la re­fi­ne­ría de Tu­la o Aca­pul­co con el fin de abas­te­cer las 78 ga­so­li­ne­ras ins­ta­la­das en el mu­ni­ci­pio. “Las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les no va­mos a cru­zar­nos de bra­zos -pun­tua­li­zó- an­te la crisis que ha afec­ta­do la vi­da de to­dos los ha­bi­tan­tes”.

Dos días des­pués, el al­cal­de in­for­ma­ba, por los mis­mos me­dios, que el di­rec­tor ge­ne­ral de Pe­mex se ha­bía co­mu­ni­ca­do con él per­so­nal­men­te, pa­ra ha­cer­le sa­ber que acep­ta­ba la ayu­da que le ofre­cía el Ayun­ta­mien­to de To­lu­ca. El pre­si­den­te hi­zo la acla­ra­ción que si bien el pro­ble­ma del abas­to de com­bus­ti­ble no era com­pe­ten­cia del mu­ni­ci­pio, an­te los efec­tos de la crisis que se vi­ve y que han afec­ta­do a la po­bla­ción, no pue­de que­dar­se con los bra­zos cru­za­dos, es­pe­ran­do a que se re­suel­va el pro­ble­ma. De es­ta ma­ne­ra, To­lu­ca se­ría la pri­me­ra ciu­dad del país en ha­cer ese plan­tea­mien­to.

An­te la fal­ta del com­bus­ti­ble que afec­ta prin­ci­pal­men­te a los es­ta­dos del cen­tro del país, la reac­ción de la gen­te ha si­do de un enojo bru­tal, to­dos echan “ma­dres”, por de­cir lo me­nos, pues en los lu­ga­res en don­de se pre­sen­ta el desabasto, a los ha­bi­tan­tes les ha cam­bia­do la vi­da. Y sin em­bar­go, y no obs­tan­te las mo­les­tias que im­pli­ca te­ner que ha­cer fi­la, tres o cua­tro o cin­co ho­ras, ya sea de día, de no­che o de ma­dru­ga­da pa­ra car­gar ga­so­li­na, se­gún la úl­ti­ma encuesta pu­bli­ca­da por Re­for­ma, 77% de los me­xi­ca­nos apo­ya el cie­rre de los duc­tos y 90% la pre­sen­cia del Ejér­ci­to en las ins­ta­la­cio­nes de Pe­mex. Sa­ben que de­trás de la drás­ti­ca me­di­da es­tá la in­ten­ción de com­ba­tir la co­rrup­ción que de ma­ne­ra es­can­da­lo­sa se ha ve­ni­do dan­do al in­te­rior de la em­pre­sa.

El ro­bo de com­bus­ti­ble, amigo lec­tor, en el que in­ter­ac­túan el cri­men or­ga­ni­za­do de den­tro y de fue­ra de Pe­mex no es un asun­to me­nor; por sus di­men­sio­nes, es un asun­to que in­tere­sa y afec­ta a to­dos los me­xi­ca­nos; es el ro­bo a la na­ción, casi per­fec­to. Se­gún los úl­ti­mos in­for­mes que ha da­do el pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca, la sus­trac­ción del hi­dro­car­bu­ro con­ta­ba con una es­truc­tu­ra, pa­ra­le­la a la de Pe­mex; era un Pe­mex den­tro de Pe­mex; más de 66 mil mi­llo­nes de pe­sos se fu­ga­ban anual­men­te -200 mi­llo­nes de pe­sos dia­ria­men­te- an­te

el di­si­mu­lo o la com­pla­cen­cia de quie­nes te­nían el de­ber de ad­mi­nis­trar y pro­te­ger el pa­tri­mo­nio de los me­xi­ca­nos.

An­te es­te he­cho in­ca­li­fi­ca­ble que obli­gó al go­bierno fe­de­ral a no uti­li­zar los duc­tos pa­ra dis­tri­buir las ga­so­li­nas, y an­te la crisis que es­ta me­di­da ha pro­vo­ca­do, los go­ber­na­do­res de los es­ta­dos afec­ta­dos han guar­da­do un ro­tun­do si­len­cio; só­lo han ha­bla­do pa­ra exi­gir, eso sí con to­da de­ter­mi­na­ción, a que el go­bierno de Ló­pez Obra­dor to­me me­di­das ur­gen­tes pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma; en ese mis­mo sen­ti­do se han pro­nun­cia­do al­gu­nos em­pre­sa­rios, co­mo los de la Coparmex, o los par­ti­dos po­lí­ti­cos, co­mo el PRI y el PAN, que ade­más de cri­ti­car o con­de­nar la me­di­da to­ma­da, re­sal­tan los da­ños cau­sa­dos por el desabasto del com­bus­ti­ble, pe­ro nin­guno de ellos ha ofre­ci­do el apo­yo en los tér­mi­nos que lo ha he­cho el pre­si­den­te de To­lu­ca.

An­te la crisis del desabasto, las ac­ti­tu­des de unos y otros es dia­me­tral­men­te opues­ta: mien­tras unos es­pe­ran cru­za­dos de bra­zos que el pro­ble­ma se re­suel­va, sin mo­ver un so­lo de­do por no ser del ám­bi­to de su com­pe­ten­cia, in­clu­so es­pe­ran­do con un de­jo de per­ver­si­dad a que el pro­ble­ma se agra­ve y el go­bierno de Ló­pez Obra­dor se ex­hi­ba co­mo el más in­com­pe­ten­te, otros, por cier­to muy po­cos, se apres­tan a ofre­cer par­te de lo que tie­nen pa­ra aten­der el pro­ble­ma, co­mo es el ca­so del Ayun­ta­mien­to de To­lu­ca, a tra­vés de su pre­si­den­te mu­ni­ci­pal, quien, an­te el ta­ma­ño de la crisis y su im­pac­to en la po­bla­ción, ha ofre­ci­do y le ha si­do acep­ta­da el apo­yo de 78 pi­pas pa­ra sur­tir de com­bus­ti­ble a las 78 ga­so­li­ne­ras que se ubi­can en el mu­ni­ci­pio, sin re­pa­rar en el cri­te­rio le­ga­lis­ta de que el pro­ble­ma y su so­lu­ción no son de la com­pe­ten­cia del mu­ni­ci­pio. An­te la emer­gen­cia, co­mo la que se vi­ve, pre­ci­sa del apo­yo so­li­da­rio de to­dos los me­xi­ca­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.