35

El Sol de Toluca - - Normal -

NO TE­NE­MOS MIE­DO: TES­TI­GOS DE JEHOVÁ

Si hay un gru­po que ha tra­ta­do de cal­cu­lar el fin de los tiem­pos, ese es el de los Tes­ti­gos de Jehová. Su fun­da­dor, el pas­tor es­ta­dou­ni­den­se Char­les Ta­ze Rus­sell, ha­bía pues­to co­mo fe­cha 1914 pa­ra el co­lap­so de los go­bier­nos hu­ma­nos y el co­mien­zo del rei­na­do de Je­su­cris­to, pe­ro no su­ce­dió.

Su re­in­ter­pre­ta­ción pos­te­rior fue que ese año no mar­ca­ba el fin de las co­sas, sino el co­mien­zo del fin, al­go que no de­jó muy con­ven­ci­dos a sus crí­ti­cos. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes pre­fie­ren ser más cau­tas al mo­men­to de fi­jar una fe­cha pa­ra lo que se­ría el fi­nal del fi­nal.

“No­so­tros cree­mos que sí es­ta­mos muy cer­ca por la evi­den­cia que ve­mos del cum­pli­mien­to de las pro­fe­cías bí­bli­cas, (pe­ro) to­can­te al día y la ho­ra, eso sí no sa­be­mos, na­die sa­be ab­so­lu­ta­men­te”, ex­pli­ca en entrevista An­drés Ve­las­co Aran­da, di­rec­tor de In­for­ma­ción Pú­bli­ca de los tes­ti­gos de Jehová en Mé­xi­co.

Pa­ra los cre­yen­tes de es­ta fe, la ac­tual pan­de­mia es par­te de una pro­fe­cía di­cha por el mis­mo Je­su­cris­to en Lu­cas 21:10-11, que ha­bla de gue­rras, te­rre­mo­tos, ham­bres y epi­de­mias pre­vias al fin del mun­do.

Sin em­bar­go, los más de 850 mil tes­ti­gos de Jehová en Mé­xi­co no tie­nen mie­do, su men­sa­je es más bien es­pe­ran­za­dor por­que es­to sig­ni­fi­ca que en reali­dad “el reino de Dios es­tá cer­ca”.

“No te­ne­mos mie­do, lo ve­mos con op­ti­mis­mo. No so­mos te­me­ra­rios ni ve­mos la si­tua­ción en for­ma fa­ná­ti­ca, al con­tra­rio, sa­be­mos que es­to ven­drá en el lu­gar y en el mo­men­to que así lo es­ta­blez­ca Dios… se­gui­re­mos es­pe­ran­do con pa­cien­cia y con es­pe­ran­za”, con­clu­ye Ve­las­co.

DIOS NO DETONA DESGRACIAS: CA­TO­LI­CIS­MO

Más que bus­car una ex­pli­ca­ción fu­tu­ris­ta, mon­se­ñor Luis Ma­nuel Pé­rez Ray­go­za ve en el vi­rus una ma­ne­ra en la que Dios quie­re que las per­so­nan re­fle­xio­nen.

“Le­jos de aba­tir­nos, de dar­nos por de­rro­ta­dos, de lle­nar­nos de mie­do, por­que el mie­do nos va a pa­ra­li­zar, más bien te­ne­mos que tra­tar de en­con­trar res­pues­tas, de ayu­dar­nos y de con­fiar en Dios”, opi­na el obis­po au­xi­liar de la Ar­qui­dió­ce­sis Pri­ma­da de Mé­xi­co.

Pé­rez Ray­go­za apro­ve­cha la entrevista pa­ra des­lin­dar a la ins­ti­tu­ción de las de­cla­ra­cio­nes emi­ti­das por su ar­zo­bis­po emé­ri­to Juan San­do­val Íñi­guez, quien ca­li­fi­có al Co­vid-19 co­mo una “diz­que pan­de­mia”. “Ha­bría que con­tex­tua­li­zar y di­men­sio­nar cuan­do se tra­ta de una pos­tu­ra ofi­cial de la igle­sia, y cuan­do se tra­ta, en cam­bio, de una opi­nión par­ti­cu­lar”.

So­bre los que creen co­mo San­do­val Íñi­guez, e in­clu­so nie­gan la exis­ten­cia del vi­rus, el re­pre­sen­tan­te de la aso­cia­ción re­li­gio­sa con­si­de­ra que es­to só­lo trae­rá más con­ta­gio físico y psi­co­ló­gi­co.

“Aque­llos que con­si­de­ran que es un in­ven­to, que es una ma­ni­pu­la­ción de ma­sas, que es una for­ma de li­mi­tar­nos, de con­tro­lar­nos, que es un triun­fo de cier­tas fuer­zas ad­ver­sas a la religión que han lo­gra­do que se sus­pen­da el cul­to pú­bli­co, fi­nal­men­te no ayu­dan por­que se es­tá ne­gan­do una reali­dad que se im­po­ne por sus múl­ti­ples evi­den­cias.

“Se genera más an­gus­tia so­bre­to­do en la gen­te más sen­ci­lla, que de al­gu­na ma­ne­ra es in­fluen­cia­ble, y lue­go se dan con­se­cuen­cias de ma­yo­res con­ta­gios de aque­llos que di­cen: no pa­sa na­da y si­ga­mos la vi­da co­mo si na­da ocu­rrie­ra”.

A la pre­gun­ta de si el co­ro­na­vi­rus es un cas­ti­go o azo­te de Dios, mon­se­ñor

Luis Ma­nuel Pé­rez Ray­go­za con­si­de­ra que no.

“Dios siem­pre tie­ne mo­dos de ayu­dar­nos a re­fle­xio­nar, a si­tuar­nos en nues­tra pro­pia reali­dad, a ha­cer va­lo­ra­cio­nes pro­fun­das so­bre la vi­da y a dis­tin­guir lo que de ver­dad va­le la pena y lo que es tran­si­to­rio y no va­le la pena, (pe­ro) Dios no detona las desgracias.

“Son cues­tio­nes que tie­nen que ver con la quí­mi­ca, con la evo­lu­ción mis­ma de las co­sas, con las cues­tio­nes am­bien­ta­les. Pe­ro, aun­que no las detona, sí no da la po­si­bi­li­dad de que, a par­tir de esas ex­pe­rien­cias des­afor­tu­na­das, no­so­tros apro­ve­che­mos pa­ra re­fle­xio­nar”, men­cio­nó.

La pan­de­mia, con­si­de­ra el obis­po, de­ja cin­co en­se­ñan­zas al ser hu­mano: so­mos se­res con al­can­ces y lí­mi­tes, de­be­mos cui­dar­nos unos a otros, de­be­mos ser so­li­da­rios, de­be­mos va­lo­rar la vi­da co­mo a un te­so­ro y de­be­mos re­fle­xio­nar so­bre quié­nes so­mos, dón­de es­ta­mos, qué he­mos he­cho con nues­tra vi­da, ha­cia dón­de va­mos y qué es lo que ne­ce­si­ta­mos co­rre­gir.

HAY QUE VOL­VER AL EQUI­LI­BRIO: JUDAISMO

La pan­de­mia de Co­vid-19 nos vino a mos­trar que es­ta­mos des­equi­li­bra­dos y ne­ce­si­ta­mos vol­ver al equi­li­brio, con­si­de­ra Mar­ce­lo Ritt­ner, ra­bino emé­ri­to de la Co­mu­ni­dad

Bet El de Mé­xi­co. “Creo que ése es el ma­yor desafío que de­be­mos te­ner en es­te mo­men­to: po­der en­con­trar jun­tos el equi­li­brio y apren­der de lo que nos ha to­ca­do vi­vir”, se­ña­la.

El re­li­gio­so que es­tá al fren­te de una si­na­go­ga de mil 100 fa­mi­lias con­si­de­ra nor­mal el mie­do de quie­nes ju­ran que el mun­do es­tá por lle­gar a su fin, aun­que no com­par­te su te­mor.

“Dios es­tá con no­so­tros, Dios nos es­tá ayu­dan­do; hay un prin­ci­pio en las fuen­tes ju­días que di­ce que cuan­do hay una en­fer­me­dad o se pre­sen­ta una en­fer­me­dad, Dios ya creó tam­bién la cu­ra”.

Aun­que des­car­ta que sea un cas­ti­go de Dios, Ritt­ner cree que la pan­de­mia sí es un lla­ma­do de aten­ción pa­ra que apren­da­mos a cui­dar el pla­ne­ta.

“To­do es­to es un men­sa­je de es­pi­ri­tua­li­dad… El hom­bre tie­ne li­bre al­be­drío, y lo ha usa­do de ma­ne­ra que ha da­ña­do en su egoís­mo la for­ma de vi­da, el equi­li­brio del pla­ne­ta; y es­tos son lla­ma­dos na­tu­ra­les que te es­tán co­bran­do y te es­tán lla­man­do la aten­ción de que de­be­mos te­ner más cuidado de có­mo vi­vi­mos y có­mo usa­mos nues­tros re­cur­sos.

“Creo que es­to es un lla­ma­do a la re­fle­xión de có­mo vi­vi­mos, de có­mo uti­li­za­mos los re­cur­sos na­tu­ra­les”.

A ca­da mo­men­to el ra­bino apro­ve­cha la entrevista pa­ra re­mar­car otra en­se­ñan­za que nos ha de­ja­do la pan­de­mia: la opor­tu­ni­dad de pen­sar en el pró­ji­mo. En sus pa­la­bras, con­vo­ca “a pen­sar en plu­ral y no só­lo en sin­gu­lar”. “Es­ta­mos en es­to co­mo co­lec­ti­vo, es­to no tie­ne que ver con religión, no tie­ne que ver con co­lor, no tie­ne que ver con nin­gún ti­po de áreas o for­ma de di­fe­ren­cias a la gen­te. Es­to tie­ne que ver con que es un pro­ble­ma universal, y si no nos jun­ta­mos co­mo se­res hu­ma­nos… de­fi­ni­ti­va­men­te va a ser un gol­pe muy fuer­te y de mu­cho tiem­po pa­ra to­da la so­cie­dad”.

Mar­ce­lo Ritt­ner, por tan­to, es crí­ti­co de la ac­ti­tud to­ma­da por al­gu­nas co­mu­ni­da­des ju­días or­to­do­xas en Es­ta­dos Uni­dos e Is­rael que se han re­sis­ti­do a adop­tar las me­di­das sa­ni­ta­rias del con­fi­na­mien­to, al se­ña­lar que no tie­nen con­cien­cia de que son par­te de una so­cie­dad.

“Me gus­ta­ría de­jar­les un pen­sa­mien­to que yo siem­pre uti­li­zo en mis men­sa­jes y di­ce: ‘de­be­mos re­zar, co­mo si to­do de­pen­die­ra de Dios, y de­be­mos ac­tuar co­mo si to­do de­pen­die­ra de no­so­tros’”.

Ritt­ner fi­nal­men­te in­vi­ta a ver es­ta pan­de­mia des­de una pers­pec­ti­va más op­ti­mis­ta y a apro­ve­char el la­do que nos ayu­de a ser me­jo­res per­so­nas pa­ra sa­lir de es­ta tor­men­ta re­for­za­dos es­pi­ri­tual­men­te.

“Es im­por­tan­te te­ner una ac­ti­tud po­si­ti­va. En el ju­daís­mo siem­pre el prin­ci­pio es la vi­da, es de­cir, la vi­da sig­ni­fi­ca po­der re­ci­bir el re­ga­lo de Dios, que es la vi­da, y dar­le un sen­ti­do y un con­te­ni­do”, co­men­ta el lí­der espiritual.

MI­LLO­NES de me­xi­ca­nos con­for­man la co­mu­ni­dad evan­gé­li­ca en el país

En Irak, un ra­bino rea­li­za un ser­vi­cio a do­mi­ci­lio pa­ra una fa­mi­lia du­ran­te el Sab­bath

Un ju­dío ul­tra or­to­do­xo uti­li­za ca­re­ta pro­tec­to­ra pa­ra cru­zar un pun­to de con­trol en Is­rael

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.