Anexos cie­rran por te­mor a aten­ta­dos

Ya hay acuer­dos en­tre autoridade­s pa­ra re­for­zar la se­gu­ri­dad en cen­tros de reha­bi­li­ta­ción de Ira­pua­to

El Sol de Toluca - - Nacional - KAR­LA AGUILERA Y OS­CAR RE­YES/El Sol de Ira­pua­to

IRA­PUA­TO. Dos cen­tros de reha­bi­li­ta­ción han de­ci­di­do dar­se de ba­ja por el mie­do de ser víc­ti­mas de ata­ques ar­ma­dos, lo que pro­vo­ca­rá que al­re­de­dor de 120 adic­tos que­den en las ca­lles; sin em­bar­go, a pe­sar del te­mor, el res­to de los cen­tros si­guen con la ayu­da a las per­so­nas con pro­ble­mas de adic­ción, in­for­mó Ni­co­lás Pé­rez Pon­ce, pre­si­den­te es­ta­tal de los Cen­tros de Reha­bi­li­ta­ción Uni­dos Ba­jío (CRUB).

Ase­gu­ró que lue­go del ata­que ar­ma­do al anexo de Arandas, en Ira­pua­to, y que de­jó co­mo re­sul­ta­do a 26 per­so­nas muer­tas y sie­te he­ri­das, el te­mor y el pá­ni­co pre­do­mi­na en esos cen­tros.

“El día del ata­que to­ma­ron esa de­ci­sión, aún es­ta­mos a la espera de que nos lo con­fir­men, pues si ellos de­ci­den dar­se de ba­ja, se pro­ce­de, pe­ro el res­to va­mos se­guir tra­ba­jan­do, no po­de­mos pa­rar con es­to, por­que así co­mo es­ta la si­tua­ción, to­do lo que es­ta pa­san­do es a con­se­cuen­cia de las adic­cio­nes”, se­ña­ló.

Ni­co­lás Pé­rez reite­ró que ur­ge que los cen­tros de reha­bi­li­ta­ción se re­gis­tren, ya que tan só­lo en Ira­pua­to son 265 y en León 250 los que no es­tán re­gu­la­ri­za­dos y, por lo tan­to, no cuen­ta con la vi­gi­lan­cia de las autoridade­s, pro­ble­má­ti­ca que exis­te en to­do el es­ta­do.

In­clu­so, men­cio­nó que rea­li­za­ron una asam­blea na­cio­nal en el mu­ni­ci­pio de Si­lao, pa­ra pro­po­ner que to­dos los anexos sean re­gu­la­ri­za­dos y mo­ni­to­rea­dos pa­ra evi­tar más ata­ques ar­ma­dos y ho­mi­ci­dios al in­te­rior de es­tos.

Ayer, en reunión de se­gu­ri­dad, los go­bier­nos fe­de­ral y es­ta­tal acor­da­ron re­for­zar las ac­cio­nes en­tre las cor­po­ra­cio­nes de se­gu­ri­dad de los tres ni­ve­les de go­bierno pa­ra in­hi­bir a la de­lin­cuen­cia ade­más de ga­ran­ti­zar la paz y ar­mo­nía social de los gua­na­jua­ten­ses.

El pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ma­ni­fes­tó que es­te he­cho de vio­len­cia en Ira­pua­to “fue muy fuer­te”, por lo que de­jó cla­ro que “no se va aban­do­nar al pue­blo de Gua­na­jua­to”, y re­cor­dó que no tie­ne que ver con cues­tio­nes par­ti­dis­tas, por lo que pi­dió al go­bierno de Die­go Sinhue que exis­ta coor­di­na­ción.

YO AHÍ ME REHABILITÉ: JUAN

En el lu­gar del ata­que só­lo que­da­ron Bo­ris y Mi­lo, dos perritos que des­can­san en el am­plio pa­tio de la ca­sa que fun­cio­na co­mo anexo y que, du­ran­te la no­che an­te­rior, se lle­nó de pe­ri­tos, po­li­cías y mi­li­ta­res que le­van­ta­ron to­da evi­den­cia que les per­mi­tie­ra ob­te­ner in­di­cios pa­ra es­cla­re­cer el mul­ti­ho­mi­ci­dio.

De las 13 casas que hay en las ca­lles Ler­do y Gua­na­jua­to, de la co­mu­ni­dad de Arandas, na­die sa­le. Di­ce do­ña Mar­ce­la Juá­rez que les asus­ta a sus ve­ci­nos ver tan­to a hom­bre con ar­mas; se re­fie­re a los po­li­cías mi­nis­te­ria­les que res­guar­dan la ca­sa; ella, cuen­ta, sa­lió a lle­var­les de co­mer a Bo­ris y a Mi­lo, pues su­po que las di­li­gen­cias en el lu­gar du­ra­rán va­rios días y na­die ajeno al ca­so podrá en­trar a la zo­na del cri­men.

El te­rreno de la ca­sa de dos pi­sos que fun­cio­na­ba co­mo anexo mi­de po­co más de 200 me­tros cua­dra­dos, pe­ro de cons­truc­ción no so­bre­pa­sa­ba los 100 me­tros cua­dra­dos. Juan Na­va­rro es­tu­vo ane­xa­do cua­tro me­ses en ese lu­gar. Di­ce que es­tá lim­pio y de se­gui­do iba a vi­si­tar­los, pa­ra se­guir es­cu­chan­do a los “pa­dri­nos te­ra­pear”, y cuen­ta có­mo era vi­vir en esa ca­sa.

“En la par­te de aba­jo lo usá­ba­mos pa­ra co­mer y era don­de te­ra­pea­ban los pa­dri­nos; arri­ba era don­de dor­mía­mos. Nos di­vi­día­mos en­tre hom­bres y mu­je­res y yo siem­pre vi res­pe­to, la ca­rri­lla co­mún que lue­go al­guien no aguan­ta, pe­ro no pa­sa­ba de ahí, de unos em­pu­jon­ci­llos.

“Aba­jo co­mía­mos, aba­jo re­zá­ba­mos, aba­jo bai­lá­ba­mos. Arri­ba no­más era pa­ra des­can­sar”, di­ce Juan, quien en mar­zo de 2020 cum­plió su in­ter­na­mien­to.

Juan nun­ca vio na­da ra­ro. In­clu­so, que­ría vol­ver­se “pa­drino”, que es co­mo se le co­no­ce a las per­so­nas que com­par­ten su tes­ti­mo­nio de vi­da, pa­ra de­cir que si ellos su­pe­raron las adic­cio­nes.

Mart­ha Pa­tri­cia vi­ve a dos casas del anexo. Ella vio a cua­tro hom­bres que co­lo­ca­ron una es­ca­le­ra, se brin­ca­ron al anexo y abrie­ron la puer­ta. Lue­go vio a cua­tro mu­je­res sa­lir del anexo y des­pués es­cu­chó más de 60 dis­pa­ros.

En el se­gun­do pi­so fue la ma­sa­cre. A to­dos les or­de­na­ron que se pu­sie­ran bo­ca aba­jo y en fi­la in­dia, uno a uno fue acri­bi­lla­do, se­gún los in­for­mes ofi­cia­les.

Tam­bién lo úni­co que que­da son las san­da­lias de al­guien, un cal­zon­ci­llo azul ma­rino col­ga­do en la ven­ta­na, unas si­llas y tres gua­ya­bas mor­di­das en la es­ca­le­ra. Tam­bién unos tres me­tros de cin­ta ama­ri­lla, la que usa­ron pa­ra acor­do­nar el área del cri­men.

¿El mó­vil? Na­die lo sa­be aún, pe­ro de acuer­do con el al­cal­de de Ira­pua­to, Ri­car­do Or­tiz Gu­tié­rrez, po­dría ser por la gue­rra que man­tie­nen los gru­pos de­lin­cuen­cia­les en el es­ta­do y que de­ri­va­do de ello han ata­ca­do seis anexos des­de di­ciem­bre de 2019, con sal­do de 18 per­so­nas aún des­apa­re­ci­das, 38 ase­si­na­das y seis vi­vien­das aban­do­na­das.

AN­DRÉS MA­NUEL LÓ­PEZ OBRA­DOR PRE­SI­DEN­TE DE LA RE­PÚ­BLI­CA

Hay ca­sos don­de no van, no se tra­ta de cul­par, pe­ro que se ha­ga a un la­do la hi­po­cre­sía”

DIE­GO SINHUE RO­DRÍ­GUEZ GO­BER­NA­DOR DE GUA­NA­JUA­TO

Hoy más que nun­ca es ne­ce­sa­ria la in­ter­ven­ción coor­di­na­da de autoridade­s fe­de­ra­les y es­ta­ta­les pa­ra afron­tar la si­tua­ción”

/COR­TE­SÍA SSC

La zo­na fue res­guar­da­da por po­li­cías fe­de­ra­les, Guar­dia Na­cio­nal y mi­li­ta­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.