A un clic del mun­do... vir­tual

En la pan­de­mia los jó­ve­nes han po­ten­cia­do la ofer­ta lú­di­ca en el mer­ca­do en lí­nea

El Sol de Toluca - - Jóvenes - EDUAR­DO VALDÉS

Apps de en­tre­te­ni­mien­to, edu­ca­ción, es­ti­los de vi­da, idio­mas, me­jo­ra de la sa­lud o del tra­ba­jo, de em­pre­sas ban­ca­rias y has­ta pa­ra ejer­ci­tar­se, son de uso co­mún en­tre los mi­llen­nials, pues a tra­vés de sus dis­po­si­ti­vos mó­vi­les y aplicacion­es di­gi­ta­les se facilitan sus ta­reas.

Cues­tio­nes aho­ra tan co­ti­dia­nas que a las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res les im­pli­ca­ba una ma­yor in­ter­ac­ción con el mun­do real.

Un cla­ro ejem­plo son las apps re­la­cio­na­das con las em­pre­sas ban­ca­rias, las cua­les nos per­mi­ten ha­cer di­ver­sas transac­cio­nes con un so­lo clic des­de cual­quier lu­gar que cuen­te con co­ne­xión a in­ter­net, es­to pa­ra ma­yor co­mo­di­dad.

Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes son la po­bla­ción que más ha si­do be­ne­fi­cia­da con el uso de es­tas nue­vas tec­no­lo­gías, so­bre to­do aque­llas que es­tán ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­das con la edu­ca­ción, el en­tre­te­ni­mien­to y el es­ti­lo de vi­da.

De acuer­do con los re­sul­ta­dos pu­bli­ca­dos por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (Ine­gi) en co­la­bo­ra­ción con el Ins­ti­tu­to Fe­de­ral de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes (IFT), du­ran­te fe­bre­ro de es­te año en Mé­xi­co nue­ve de ca­da 10 per­so­nas dis­po­nen de un te­lé­fono in­te­li­gen­te.

De es­ta ma­ne­ra po­de­mos de­cir que la ge­ne­ra­ción “Y” o mi­llen­nial son los jó­ve­nes con ma­yor ac­ce­so a las TIC (Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y Co­mu­ni­ca­ción) en com­pa­ra­ción con sus pa­dres o abue­los.

APPS PA­RA TO­DO

A di­fe­ren­cia de lo que se cree, las aplicacion­es mó­vi­les se han in­mis­cui­do en las ne­ce­si­da­des más bá­si­cas del ser hu­mano, al gra­do de que hoy po­de­mos en­con­trar aplicacion­es que nos ayu­dan a ejer­ci­tar­nos, crear há­bi­tos y apren­der otro idio­ma.

In­clu­so se han crea­do pla­ta­for­mas pa­ra me­jo­rar nues­tra sa­lud con re­cor­da­to­rios que in­cen­ti­ven la in­ges­ta de me­di­ca­men­tos, lí­qui­dos, fru­tas y ver­du­ras.

La am­plia va­rie­dad de es­tas he­rra­mien­tas ha ge­ne­ra­do la po­si­bi­li­dad de ob­te­ner aplicacion­es en­fo­ca­das a fa­ci­li­tar la ob­ten­ción de pro­duc­tos o ser­vi­cios y que in­cre­men­ta­ron a raíz de la pan­de­mia.

El con­fi­na­mien­to in­cen­ti­vó el uso de pla­ta­for­mas co­mo Uber eats, DiDi food, Rap­pi, Mer­ca­do Li­bre, Ama­zon, Net­flix, en­tre otras, las cua­les son fá­cil de re­co­no­cer por su al­ta pe­ne­tra­ción en el mer­ca­do na­cio­nal y lo­cal.

Exis­ten aplicacion­es es­pe­cia­li­za­das que tam­bién se han cen­tra­do en me­jo­rar los pro­ce­sos de tra­ba­jo en el ám­bi­to ad­mi­nis­tra­ti­vo, la co­mu­ni­ca­ción, el di­se­ño y la mer­ca­do­tec­nia, así co­mo otras ra­mas del en­torno la­bo­ral.

Aplicacion­es co­mo ”Li­bro con­ta­ble”, ”Con­trol de gas­tos y di­ne­ro” y ”Mi in­ven­ta­rio”, por men­cio­nar al­gu­nas, ya son con­si­de­ra­das co­mo he­rra­mien­tas de tra­ba­jo que le dan un va­lor agre­ga­do a los te­lé­fo­nos mó­vi­les, por su al­to ni­vel de fun­cio­na­li­dad y ca­rac­te­rís­ti­cas.

CON­FI­NA­MIEN­TO DI­GI­TAL

La ac­tual con­tin­gen­cia de sa­lud por la pan­de­mia de Co­vid-19 ha for­ta­le­ci­do el nú­me­ro de usuarios en Mé­xi­co que han op­ta­do por ha­cer uso de aplicacion­es mó­vi­les pa­ra cu­brir sus ne­ce­si­da­des sin te­ner que sa­lir de ca­sa.

El mie­do la­ten­te de con­traer di­cha en­fer­me­dad de­ri­vó en el in­cre­men­to en la de­man­da de ser­vi­cios en lí­nea.

De acuer­do con los es­pe­cia­lis­tas y a raíz de la im­ple­men­ta­ción de la nue­va nor­ma­li­dad, será co­mún ver có­mo un gran por­cen­ta­je de la po­bla­ción, en su mayoría jó­ve­nes, se­gui­rán re­la­cio­nán­do­se de for­ma vir­tual con sus ami­gos y fa­mi­lia­res.

La in­ter­re­la­ción con las per­so­nas a tra­vés de pla­ta­for­mas vir­tua­les ge­ne­ra­rá una dis­mi­nu­ción del con­tac­to físico, el cual pue­de ser “re­em­pla­za­do” por me­dio de aplicacion­es di­gi­ta­les re­la­cio­na­das con las vi­deo­lla­ma­das.

Por otra par­te, se ha de­tec­ta­do un in­cre­men­to con­si­de­ra­ble en com­pras por

Las aplicacion­es Li­bro con­ta­ble, Con­trol de gas­tos y di­ne­ro y Mi in­ven­ta­rio, son con­si­de­ra­das co­mo he­rra­mien­tas de tra­ba­jo.

in­ter­net, pa­gos con tar­je­ta de cré­di­to o dé­bi­to, que ha sus­ti­tui­do gra­dual­men­te du­ran­te la con­tin­gen­cia de sa­lud el uso de bi­lle­tes y mo­ne­das, pues ya for­man par­te de las me­di­das de hi­gie­ne.

Aun­que tam­bién hay quie­nes sos­tie­nen que es­te ra­di­cal cam­bio en la vi­da co­ti­dia­na dis­mi­nu­ya en cuan­to pa­se la cri­sis del co­ro­na­vi­rus y po­co a po­co se reac­ti­ven las an­ti­guas prác­ti­cas de con­tac­to, las que po­drán ser re­for­za­das y adap­tas a cier­tas aplicacion­es.

FOMENTAN PRO­CE­SOS DE CON­CIEN­CIA

Pa­ra la si­có­lo­ga, Mar­ce­la Mer­ced Nie­to Gon­zá­lez, el in­cre­men­to en el uso de las aplicacion­es mó­vi­les, le­jos de te­ner un as­pec­to ne­ga­ti­vo, ayu­da des­de el en­tre­te­ni­mien­to y diversión has­ta el desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des y pro­ce­sos de con­cien­cia.

En entrevista te­le­fó­ni­ca pa­ra El Sol de To­lu­ca ha­bló so­bre su uso y la ma­ni­pu­la­ción de es­tas tec­no­lo­gías.

”De­be­mos to­mar en cuen­ta que la mayoría de las aplicacion­es que hoy en día co­no­ce­mos ya eran usa­das an­tes de que em­pe­zá­ra­mos a vi­vir es­te pa­no­ra­ma de sa­lud y co­mo to­do de­be­mos ver el la­do po­si­ti­vo y ne­ga­ti­vo de las co­sas”.

¿Con­si­de­ra que el uso ex­ce­si­vo de aplicacion­es mó­vi­les pue­de afec­tar de al­gu­na for­ma a los jó­ve­nes?

"No, ac­tual­men­te po­de­mos ver mu­chas aplicacion­es dis­po­ni­bles en las tien­das en lí­nea, te pue­do de­cir que la mayoría tie­nen una in­ten­ción que pue­de ir des­de el en­tre­te­ni­mien­to y diversión, has­ta el desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des y pro­ce­sos de con­cien­cia", in­di­có.

Hay aplicacion­es que in­clu­so es­ti­mu­lan la in­te­gra­ción y el re­co­no­ci­mien­to.

"De­be­mos to­mar en cuen­ta que su uso de­be ser por­que nos ge­ne­re un be­ne­fi­cio o una uti­li­dad y no por sen­tir­nos acep­ta­dos por un gru­po de per­so­nas que ya la usan".

APPS PA­RA SA­BER CÓ­MO FUN­CIO­NA TU CUER­PO

¿Re­co­mien­da al­gu­na apli­ca­ción?, se le pre­gun­tó a la es­pe­cia­lis­ta.

"Sí, hay mu­chas pe­ro es­pe­cí­fi­ca­men­te re­co­men­da­ría pa­ra las mu­je­res las aplicacion­es que nos ayu­dan in­clu­so a te­ner con­cien­cia del pe­rio­do mens­trual.

"Hay jo­ven­ci­tas que por la fal­ta de tiem­po o há­bi­tos no co­no­cen có­mo fun­cio­na su cuer­po y es­to es un te­ma que pa­sa en mi­les de ho­ga­res de nues­tro país", di­jo.

Otra se­ría la apli­ca­ción Fa­mily link, la cual nos ayu­da a de­li­mi­tar co­mo pa­dres el tiem­po y ti­po de con­te­ni­do que los hi­jos (ni­ños-jó­ve­nes) pue­den ver en el ce­lu­lar o al­gún apa­ra­to elec­tró­ni­co.

Cual­quier apli­ca­ción que nos fa­ci­li­te un pro­ce­so o ta­rea den­tro de cual­quier en­torno, llá­me­se fa­mi­liar, la­bo­ral y per­so­nal es­tá cum­plien­do su ob­je­ti­vo y de­pen­de mu­cho de ca­da uno dar­le un buen uso a esa tecnología, in­di­có.

¿APPS CO­MO VÁL­VU­LAS DE ESCAPE?

En mo­men­tos de es­trés, el en­tre­te­ni­mien­to jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal pa­ra trans­por­tar­nos a lu­ga­res más fe­li­ces y pla­cen­te­ros que en los que es­ta­mos aho­ra. Se im­po­nen nue­vas for­mas de ocio noc­turno di­gi­tal, las ven­tas de li­bros de fic­ción se dis­pa­ran e in­clu­so au­men­ta el con­su­mo de por­no­gra­fía on­li­ne.

La gen­te no quie­re só­lo co­nec­tar­se pa­ra des­co­nec­tar­se.

El en­tre­te­ni­mien­to es aho­ra la for­ma en la que man­te­ne­mos nues­tras re­la­cio­nes vir­tua­les, uti­li­zan­do la TV, el ci­ne o los vi­deo­jue­gos pa­ra co­nec­tar con la gen­te que más nos im­por­ta.

HOUSE PARTY O DISCORD

Aplicacion­es co­mo House Party o Discord y he­rra­mien­tas co­mo Net­flix Con­nect se han con­ver­ti­do en las pla­ta­for­mas idea­les pa­ra co­nec­tar de for­ma in­for­mal con ami­gos y fa­mi­lia­res, al mis­mo tiem­po que uno pue­de des­co­nec­tar­se del tra­ba­jo y la rutina dia­ria.

Fi­nal­men­te y pe­se a es­tas bon­da­des que nos ofre­cen, el ca­te­drá­ti­co de pe­rio­dis­mo y Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Barcelona, Jo­sé M. Pé­rez Tor­ne­ro, en una entrevista pa­ra el diario El País, se­ña­ló que se de­ben es­ta­ble­cer agen­das en la era di­gi­tal.

“Hay que es­ta­ble­cer agen­das, ru­ti­nas, des­me­dia­ti­zar al­gu­nos puntos (…) ya que la ten­ta­ción de los jó­ve­nes va a ser la adic­ción al mó­vil y es­to es preo­cu­pan­te”, se­ña­la el in­ves­ti­ga­dor.

Es­te es el re­to de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, co­nec­tar­se a un mun­do que siem­pre es­ta­rá en po­si­bi­li­dad de ava­sa­llar­los.

FO­TOS /CUARTOSCUR­O

El uso de apps pa­ra sa­tis­fa­cer cual­quier ne­ce­si­dad es una prác­ti­ca co­ti­dia­na pa­ra los jó­ve­nes.

Hay pla­ta­for­mas di­gi­ta­les que ayu­dan a ejer­ci­tar nues­tro cuer­po

Las aplicacion­es de en­tre­te­ni­mien­to son de las más de­man­da­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.