La op­ción de com­prar en lí­nea

El Sol de Toluca - - Jóvenes -

Las cir­cuns­tan­cias ame­ri­tan el uso de pla­ta­for­mas di­gi­ta­les pa­ra ejer­cer el ac­to de com­pra. La con­fian­za es el va­lor en dispu­ta, pues pa­ra po­der com­prar en In­ter­net es im­por­tan­te ase­gu­rar­se quién es­tá ven­dien­do, qué es lo que ven­de y cuán­do re­ci­bes lo que com­pras, el có­di­go es cons­tan­te; la con­fian­za.

Pa­ra po­der ad­qui­rir un pro­duc­to es im­por­tan­te co­no­cer­lo pe­ro más aún sa­ber quién es el me­dio pa­ra com­prar­lo, en par­ti­cu­lar es una per­so­na la que pue­de ven­der­te el pro­duc­to. He­mos si­do abor­da­dos mu­chas ve­ces por al­guien en la ca­lle que pre­ten­der ven­der­nos al­go, la des­con­fian­za sue­le ser el fac­tor de­ter­mi­nan­te por lo que no com­pra­mos lo que nos ofre­ce un tran­seún­te.

Re­cuer­do un ven­de­dor en el trans­por­te pú­bli­co, ven­día se­mi­llas de gi­ra­sol ga­ra­pi­ña­das, lo veía tan­tas ve­ces que ya me sa­bía su dis­cur­so mo­nó­tono y per­fec­ta­men­te en­sa­ya­do; pe­ro ven­día ofre­cien­do “sin com­pro­mi­so” una pe­que­ña por­ción de su pro­duc­to pa­ra pro­bar­lo. Así era co­mo que­ría es­ta­ble­cer con­fian­za.

La ima­gen per­so­nal es la car­ta de pre­sen­ta­ción de un buen ven­de­dor; pe­ro cuan­do la repu­tación de la mar­ca so­bre­pa­sa a los vendedores per­so­na­les, los se­res hu­ma­nos en­tran a se­gun­do tér­mino. Im­por­ta más la mar­ca que tra­ba­ja en la con­fian­za ha­cia su con­su­mi­dor que el ven­de­dor por sí so­lo.

Ase­so­ro un par de pe­que­ñas em­pre­sas, una de ellas lla­ma­da Ci­né­ti­co ven­de a tra­vés de In­ter­net vehícu­los a con­trol re­mo­to. Ha­ce dos años la em­pre­sa par­ti­ci­pó en el even­to DieCast Con­ven­tion en el Pa­la­cio de los De­por­tes de la Ciu­dad de Mé­xi­co; Le­go tam­bién se en­con­tra­ba pre­sen­te, ellos ven­die­ron mu­cho los tres días que du­ró el even­to. -No­so­tros so­mos una mar­ca re­co­no­ci­da, por eso no nos cues­ta tra­ba­jo vender- me ha­bían men­cio­na­do arro­gan­te­men­te. Ci­né­ti­co en cam­bio, es­ta­ba cons­tru­yen­do su pro­pio con­cep­to de mar­ca y le cos­tó mu­cho tiem­po ganarse la con­fian­za de los usuarios en In­ter­net, co­men­zó po­nién­do­le el ros­tro del ven­de­dor a su mar­ca, así co­mo tes­ti­mo­nia­les de quien ya ha­bía ad­qui­ri­do sus pro­duc­tos.

Cu­rio­sa­men­te yo nun­ca ha­bía com­pran­do en In­ter­net has­ta ha­ce al­gu­nos días, lo hi­ce por Mer­ca­do Li­bre; me re­sul­tó in­tere­san­te dar­me cuen­ta que ya per­te­ne­cía a las dos par­tes: quien desea vender a tra­vés de in­ter­net y quien desea ad­qui­rir al­go a tra­vés de ese es­pa­cio di­gi­tal. Sa­bía que pa­ra com­prar al­go te­nía que te­ner con­fian­za en quien me es­ta­ba ven­dien­do.

Mer­ca­do Li­bre a di­fe­ren­cia de pla­ta­for­mas co­mo Ama­zon, tra­ba­ja con vendedores par­ti­cu­la­res que tra­tan de ganarse la con­fian­za de los usuarios con opi­nio­nes, eva­lua­cio­nes, ven­tas fre­cuen­tes y es­pe­ci­fi­ca­ción de sus pro­duc­tos. Com­pré una su­da­de­ra que ha­bía vis­to anun­cia­da en Fa­ce­book, pri­me­ro me pu­se en con­tac­to a tra­vés de in­box, me res­pon­dían ca­si in­me­dia­ta­men­te, me arries­gué a com­prar­la en su pla­ta­for­ma en Mer­ca­do Li­bre, el pro­duc­to lle­gó a mi ca­sa días an­tes de lo pro­me­ti­do, la ca­li­dad era co­mo la ha­bía vis­to en su pá­gi­na, no só­lo por sus fo­to­gra­fías, tam­bién por la opi­nión de sus usuarios. En com­pa­ra­ción, Ama­zon tie­ne la con­fian­za en la mar­ca por sí mis­ma, no por na­da tri­pli­có su cre­ci­mien­to en 2019, y du­ran­te la pan­de­mia lo hi­zo otro po­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.