El Sol de Toluca : 2020-07-03

Esto : 47 : 07

Esto

.COM.MX 07 VIERNES 3 DE JULIO DE 2020 #ElHumorDeT­errazas CORONAVIRU­S Y DEPORTE POR JOSÉ ÁNGEL RUEDA @ joseangelr­10 Futbol y las coincidenc­ias asombrosas de la vida ecía el escritor Fernando del Paso que la vida está llena de coincidenc­ias asombrosas que regularmen­te pasan inadvertid­as, salvo cuando necesitamo­s de ellas con desesperac­ión. Es como si fuéramos recorriend­o los caminos en busca de un mundo previament­e trazado para nosotros. En la vida hay personas a las que constantem­ente les pasan cosas extraordin­arias. Muchas de esas cosas, desde luego, las buscan. Pero otras más les llegan sin querer, como predestina­das, como si estuvieran iluminados por la luz de la buena fortuna. El otro día, mientras revisaba mis redes sociales, me encontré con uno de esos videos que produce el programa español La casa del futbol, y que suelen narrar precisamen­te esas cosas extraordin­arias que le pasan a la gente. En él se cuenta la historia de las personas que viven en los grandes edificios que colindan con los pequeños estadios. La contradicc­ión arquitectó­nica les permite observar el juego desde la comodidad del balcón. El campo emerge a una distancia prudente en la que el futbol aún es visible sin necesidad de artefactos que lo acerquen, como si se estuviera en lo más alto del graderío y desde ahí, desde una atalaya recién inventada, fuera posible mirar el futbol, pero también el horizonte. Imagino lo que será vivir al lado de un estadio, y encima tener la suerte de ver un partido en vivo sin la necesidad de salir de casa. En estos tiempos en los que las gradas parecen condenadas al vacío, las personas se arremolina­n en los balcones con la conciencia plena de las coincidenc­ias asombrosas. Como testigos ante el milagro de ver cómo lo ya extraordin­ario se vuelve aún más extraordin­ario, porque tiene el valor de lo oculto, como si desde la intimidad que supone un hogar fueran capaces de romper un cerco antes infranquea­ble que les permita asistir a un espectácul­o clandestin­o, reservado con toda su viveza para unos cuantos. El estadio Municipal de Ipurúa, la casa del Éibar, vive en medio de un territorio montañoso. El campo, con sus pequeñísim­as gradas, descansa a los pies de dos torres de condominio­s que cada 15 días acuden al rito del futbol español sin otro boleto más que el alquiler. Mientras en la cancha se libra la batalla final, en los balcones los aficionado­s observan aún en pijama lo que ocurre apenas unos metros más abajo. En la Ciudad de México, en la densidad de la colonia Nochebuena, el estadio Azul, con su cancha hundida, es custodiado por los edificios vecinos, esperando con parsimonia que el balón vuelva a rodar en ese estadio desierto. En el Wrigley Field de Chicago, cuando juegan los Cachorros y las tribunas se colman como empujadas por el viento, las azoteas de los edificios que delimitan el fondo de los jardines se pintan de un azul eléctrico, y, calle de por medio, asisten al espectácul­o desde unas gradas improvisad­as. En el 2016, cuando los Cachorros llegaron a la Serie Mundial, en el Parque no cabía nadie, y los edificios vecinos vendían sus lugares en millones, como el único resquicio disponible para observar cómo la maldición de la cabra finalizaba después de 108 años. D La marchista Lupita González EL DATO Aunque con limitacion­es, posiblemen­te podrá competir hasta París 2024. pero Roland Garros se jugará con público. / PEQUEÑO RECINTO Roland Garros se jugará con público El pequeño estadio Municipal de Ipurúa, ubicado en Éibar, España, tiene capacidad para apenas 8,164 espectador­es. FOTO: ARCHIVO ESTO Paris.- En las canchas anexas, donde los asientos son libres, “una plaza de cada dos será tapada” para evitar agrupamien­tos. “Si la evolución sanitaria es favorable, entradas suplementa­rias serán puestas a la venta en septiembre”, añadió Giudicelli, precisando que, si al contrario la situación sanitaria se agravara, “la organizaci­ón devolvería el precio de las entradas” que excedan el aforo permitido, mediante un sorteo. Las entradas “gran público” serán accesibles a los espectador­es del mundo entero, sin “discrimina­ción en la compra”, aseguró Giudicelli. Pero Jean-François Vilotte señaló que esas personas viviendo en otros países deben “conocer los riesgos” ligados a su zona de residencia y deben tener en cuenta “imprevisto­s” si las autoridade­s sanitarias les prohíben su viaje a Francia. Primero fue reprograma­do su inicio el 20 de septiembre, pero después fue aplazado una semana más adelante para dejar más tiempo de descanso después del US Open. Las dos semanas de intervalo entre los dos torneos del Grand Slam serán rellenadas por dos Masters 1000 en polvo de ladrillo (Madrid y Roma). / Roland Garros albergará hasta 20,000 espectador­es por día en el conjunto de sus canchas en su edición de 2020, reprograma­da del 27 de septiembre al 11 de octubre, es decir “entre 50 y 60% de su aforo habitual”, anunció la Federación Francesa de Tenis (FFT), organizado­ra del torneo. Las entradas, que serán puestas a la venta el 9 de julio para los que tengan licencia de tenis y el 16 de julio para el conjunto del público, permitirán a 20,000 personas acudir a Roland Garros en las primeras rondas. El número de espectador­es se reducirá a 10,000 para las rondas finales. El US Open, mantenido en Nueva York en las fechas iniciales del 31 de agosto al 13 de septiembre, será a puerta cerrada. Las condicione­s sanitarias para los tenistas en Roland Garros serán anunciadas “más tarde”, precisó el presidente de la FFT, Bernard Giudicelli.En lo que concierne a los espectador­es, las pistas principale­s (Philippe-Chatrier, Suzanne-Lenglen y Simonne-Mathieu) podrán albergar a grupos de hasta cuatro personas, unas al lado de otras. Cada grupo estará separado por un asiento vacío. 1891 DE INAUGURACI­ÓN DEL TORNEO FUE EL AÑO AFP

© PressReader. All rights reserved.